Resident Evil y el peculiar origen del nombre de la saga

Existen pocas sagas de terror en el mundo de los videojuegos (por no decir que no existe ninguna) que superen en popularidad y éxito a Resident Evil. Su andadura comenzó en 1996 y tras más de dos décadas la franquicia creada por Shinji Mikami y propiedad de Capcom vive un momento dulce. Las últimas entregas han sido las más vendidas, pero muchos fans clásicos se mostraron decepcionados con el enfoque ofrecido.

Es por ello que la compañía japonesa decidió dar un golpe de timón con Resident Evil 7 y apostar por la perspectiva en primera persona y por el regreso a los orígenes terroríficos de la saga. Y hablando de orígenes de la saga hay una historia muy interesante sobre el nombre de la serie. Todos la conocemos como Resident Evil, aunque es probable que sepas que en Japón siempre se la ha conocido como Biohazard.

Esta palabra hace referencia a amenazas biológicas como las que tienen lugar en la franquicia, pero Capcom no pudo mantener ese título en Occidente, donde la palabra ya estaba registrada y no podía ser utilizada como nombre. Nunca se ha llegado a confirmar, pero parece que el conflicto de derechos de copyright se producía con una banda musical de punk-metal que tenía ese mismo nombre y que no permitía que la franquicia de terror se llamara del mismo modo.

Lo más curioso de todo el asunto es que Capcom no reunió a los máximos responsables del proyecto para pensar un nombre diferente para Occidente (o para cambiarlo también en Japón), sino que lanzó una especie de encuesta interna en el estudio para que fueran los propios trabajadores los que decidieran con qué nombre debía conocerse su trabajo más allá de las fronteras del país del sol naciente, que se quedaría con Biohazard.

Como es evidente acabó ganando la opción de Resident Evil, que no tiene demasiado sentido pero sí mucho gancho. La traducción al castellano, para que te hagas una idea, sería algo así como “el mal que reside”, por lo que podría hacer referencia a que hay un gran mal dentro de la mansión Spencer, localización en la que se desarrollaba la primera entrega. A partir de ella ya no encaja demasiado el nombre con la saga, pero sigue teniendo mordiente y es pegadizo.

Como curiosidad final diremos que el primer Resident Evil fue pensado inicialmente para el público nipón, de modo que se hizo todo un doblaje al japonés. Sin embargo Shinji Mikami no se quedó satisfecho y, dado que el juego se desarrollaba en Estados Unidos, reclamó más realismo, se descartó el ya terminado doblaje nipón y se volvió a doblar completamente en inglés. Puede que no sea el mejor doblaje de la historia, pero Mikami decidió que era lo mejor que podía hacer.

Resident Evil tiene más de veinte años de vida y seguirá estando con vida durante mucho más tiempo, pues a finales de este mismo año recibiremos los dos esperados DLCs de Resident Evil 7. Hoy te hemos contado algunas interesantes particularidades del desarrollo de la franquicia, pero todavía hay muchas más que podemos explorar si así lo deseas. Si te ha gustado el artículo háznoslo saber a través de la caja de comentarios.

Publicaciones relacionadas

Cerrar