Retrospectiva generacional: ¿Cómo fue el primer E3 de PS3 y Xbox 360?

¿Cómo fue la puesta de largo de PlayStation 3 y Xbox 360 en el E3? ¡Recuérdalo con nosotros!

En el mundo de los videojuegos todo está en constante cambio y, a la vez, parece que siempre todo se mantuviera igual. Los relevos generacionales, los grandes lanzamientos, los enfrentamientos entre consolas… ¿qué hay de nuevo y qué varía? Es difícil diseccionar algo así, pero sí nos da la impresión de que muchas veces lo mejor es mirar al pasado para entrever el futuro.

Por eso en AlfaBetaJuega hemos decidido rememorar uno de los momentos más importantes de nuestro pasado reciente -la llegada de PlayStation 3 y Xbox 360– para intentar adivinar cómo podría ser el próximo E3. Un experimento en forma de retrospectiva que, además, puede saciar nuestra constante sed nostálgica.

Hace ocho años…

Corría el año 2005, y todos nos encontrábamos expectantes. El reinado de PlayStation 2 llegaba a su fin, y era el turno de una nueva generación de consolas. Microsoft ya había tanteado el mercado de los videojuegos con su primera Xbox, y ahora quería apretar el acelerador con su sucesora, Xbox 360. Y, contrariamente a lo que parece su postura actual, teniendo un objetivo muy claro: el público más jugón.

Mientras tanto, Sony se mostraba confiada, orgullosa y muy segura de que su imperio PlayStation no iba a sufrir muchos reveses, por mucho que Wii y Xbox 360 pudieran suponer una amenaza. Así, con Xbox 360 ya encima de la mesa, se presentaba un E3 que prometía ser alucinante. Vamos, justo lo mismo que sucede ahora. ¿Y qué paso entonces?

Entonces llegó PlayStation 3…

A diferencia de Microsoft, que adelantó con cierta astucia la presentación de Xbox 360 unos días, Sony se mostró fiel al E3. Fue entonces cuando mostró al mundo su nueva máquina: PlayStation 3. Una consola de elegante diseño que, sobre el papel, iba a hacer realidad los sueños de todos los jugones. En parte gracias a las bondades de su compleja tecnología, que se dio a conocer con el famoso Chip Cell a la cabeza.

Una tecnología desarrollada por Toshiba, IBM y la propia Sony, que en aquel momento parecía poder dar más de sí que la competencia (esto es, Xbox 360). El tiempo diría lo contrario (o al menos no mostraría las diferencias que entonces se preveían entre ambas máquinas), y además añadiría un dolor de cabeza más para Sony: lo complicado de desarrollar para su nuevo invento.

Muchos desarrolladores se quejaron de la molesta arquitectura de PlayStation 3, hasta el punto de que muchos decidieron solo crear juegos para Xbox 360. Existieron muchos casos significativos durante aquellos primeros años de generación, como el célebre culebrón protagonizado por Itagaki, padre del Team Ninja.

Pero no nos adelantemos en el tiempo. Estamos en 2005, y lo cierto es que Sony convenció con la puesta en largo de PlayStation 3, una consola que quizás pecara de ambiciosa, pero que en cualquier caso se mostró poderosa y convincente durante este primer vistazo.

Justo entonces Sony también aprovechó para presentar elementos que actualmente conocemos más que de sobra, pero que por aquel entonces nos eran más o menos desconocidos: PlayStation Network, blu-ray o hasta el Sixaxis. En el caso de este último, era el primer mando de la familia PlayStation en ser totalmente inalámbrico, aparte de contar con funciones de sensor de movimiento, probablemente implementadas en el último momento tras la revolución que ya empezaba a suponer Wii.

También célebre sería poco después la guerra ente formatos, con el blu-ray a la cabeza, o términos hasta entonces lejanos, como la alta definición, que ya empezaban a tomar formar y resultarnos cotidianos. Qué duda cabe de que aquella fue una renovación generacional que trajo muchas cosas nuevas debajo del brazo.

Por supuesto, en el paso de Sony por aquel E3 tampoco faltaron los juegos. Algunos de ellos exclusivos (Heavenly Sword, Metal Gear Solid, Killzone 2) y otros multiplataformas, como Tekken 6 o Devil May Cry 4.

Pero incluso así la confianza de Sony le había llevado a tomarse las cosas con calma y dar a Microsoft una ventaja inicial de varios meses que, a l. Xbox 360 llegaría a las tiendas en noviembre de 2005, mientras que PS3 no lo haría hasta la primavera siguiente.

Microsoft irrumpe en el E3

Como antes señalábamos, Microsoft daba muestras de haber creado una consola por y para jugones. Una máquina a la medida del público consolero de toda la vida, que además estaba a punto de tomar forma definitiva. Y el E3 no fue ninguna excepción. Microsoft hizo un rápido repaso a algunas de las funciones de la consola (podríamos ver DVD en ella), comentó las posibilidades de Xbox Live y entró rápidamente en materia: los videojuegos.

De hecho, ¿quién no recuerda el esfuerzo inicial que hizo la compañía americana por presentar juegazos exclusivos? En el E3 de 2005 vimos algunos de ellos, como por ejemplo el increíble Lost Oddysey. Un claro intento de meterse en el bolsillo al público más hardcore (se consiguió), así como de hacerse un hueco dentro del mercado japonés (no se consiguió tanto). Pero incluso a día de hoy sigue siendo uno de los mejores juegos de rol de la generación, y eso que ha llovido lo suyo.

También recordamos la presentación de todo tipo de juegos deportivos (FIFA, Tiger Woods, etc.), así como de lanzamientos por aquel entonces importantes, como Kameo, Dead or Alive 4, Ghost Recon 3, Call of Duty 2 o el propio Oblivion. A la cita, por supuesto, tampoco faltó Gears of War, que por aquel entonces deslumbraba con el debutante motor Unreal 3.

¿Qué aprendimos entonces?

No exageramos ni un ápice al decir que el E3 de 2005 fue importante, muy importante, tanto para las compañías desarrolladoras de videojuegos como para los propios usuarios. Allí se aprendieron varias cosas que, en cierta manera, parecen haberse tenido muy en cuenta a día de hoy. Por ejemplo, Sony ha sido mucho más rápida a la hora de mostrar y poner a la venta su nueva consola, y parece que ha apostado por un hardware menos elitista y más accesible. Nos referimos a la hora de programar para él, aunque posiblemente PlayStation 4 no llegue a los 600 euros que en día llegó a valer PS3.

Por su parte, Microsoft parece querer recuperar su espíritu inicial y centrarse en el público más jugón, sobre todo después de las críticas sufridas durante la primera puesta en largo de Xbox One, en la que parecía estar más interesada en vender un reproductor “para toda la familia”.

En cualquier caso, lo cierto es que muchas cosas de las que pasarán a partir del día 11 seguramente nos recordarán a lo vivido hace ocho años. Era entonces cuando dos consolas aún desconocidas asomaban por el horizonte. Una nueva generación que ya es vieja. ¡Hay que ver cómo pasa el tiempo dentro de este frenético sector!

Cerrar