Review MSI GS73VR 7RF Stealth Pro: El portátil gaming que todo jugón desea tener

14688

En el mundo del gaming en PC es habitual oír que jugar a videojuegos en portátil no tiene sentido pudiendo hacerlo en un ordenador de sobremesa. Esta clase de afirmaciones siempre han tenido algo de razón, pero el GS73VR 7RF Stealth Pro de MSI ha llegado para cambiarlo. Ahora hemos podido tenerlo en nuestras manos y hemos probado todo lo que es capaz de ofrecer como equipo portátil y, sobre todo, cuál es su rendimiento con videojuegos, que es lo que más nos gusta en AlfaBetaJuega.

Empecemos por el principio y lo que a todo usuario de PC le interesa saber antes de entrar en materia: las especificaciones. La pantalla no será un problema para los que den el paso a hacerse con este MSI, pues tenemos una de un maravilloso tamaño de 17,3 pulgadas y Full HD 1920×1080 píxeles. Esta resolución nos permitirá disfrutar de una increíble calidad que resaltará todavía más cuando le demos al Play y empecemos a jugar a nuestros videojuegos, ya sean actuales o tengan más años. Otras de las cararacterísticas de la pantalla del equipo es que es una IPS con una tasa de refresco de 120 Hz, lo que permite una mejor reproducción del contenido de videojuegos.

En cuanto a los componentes internos del equipo nos encontramos con un procesador Intel Core i7 7700HQ a 2,8GHz de séptima generación, una memoria RAM de 16 GB o una potentísima tarjeta gráfica Nvidia GeForce GTX 1060 con 6GB GDDR5 de memoria. A ello hay que añadir una increíble capacidad de almacenamiento interno destinado a almacenar todos aquellos juegos a los que queramos dedicar nuestro tiempo. Para ello el portátil cuenta con disco SATA de 2TB y un disco PCIe Gen3 x4 SSD de 512 GB.

Una de las grandes fortalezas del GS73VR 7RF Stealth Pro es el enorme número de puertos y conexiones que podemos encontrar en su exterior. Los enumeramos: un puerto Tipo-C USB3.1/DP/Tunderhbolt, tres puertos USB 3.0, uno USB 2.0, un puerto Ethernet RJ45, lector de tarjetas SD, un puerto HDMI 4K, uno Mini-Display, un jack de 3.5mm para auriculares y otro jack de 3.5mm para micrófono. Terminamos esta sección apuntando que el equipo llega con Windows 10 como sistema operativo y que tiene un peso aproximado (con la batería introducida) de 2.43 kg, una cifra muy reducida gracias a la aleación de magnesio con la que ha sido fabricado el equipo.

Pasemos ahora a hablar del diseño que presenta este portátil gaming de MSI. Lo primero de lo que nos daremos cuenta al sacarlo de la caja es que se trata de un equipo con un diseño sobrio y elegante aderezado con un acabado en negro de lo más refinado. Otra de las características fundamentales del GS73VR 7RF Stealth Pro es considerable delgadez, lo que lo hace tremendamente portátil (valga la redundancia) a pesar de su gran tamaño de pantalla. A ello contribuye enormemente la ausencia de lector de discos, por lo que deberás jugar a videojuegos digitales o hacerte con uno externo para leer tus juegos físicos antiguos (pues actualmente pocos juegos físicos llevan disco).

Ya en el interior del portátil nos encontramos con un teclado con iluminación LED (rojo cuando se enciende y de diversos colores cuando está encendido, todo ello personalizable a través del software de control del equipo) que le aporta distinción y más elegancia si cabe al equipo. Se trata de un teclado SteelSeries Engine 3 cortesía de la compañía SteelSeries, lo que ya nos permite conocer que estamos ante unos acabados de gran nivel. Por poner un pero, cabe señalar que el material interior del MSI es una mina de huellas, por lo que cada ligero roce que se produzca contra la carcasa se quedará marcado a no ser que lo limpiemos con frecuencia. Sin embargo, no se trata de un problema en absoluto grave.

El teclado no solo tiene la característica de contar con iluminación RGB, sino que hace gala de unas teclas que sobresalen lo suficiente de la carcasa para hacernos sentir cómodos con su uso. A ello hay que sumar la ya clásica separación de las teclas, lo que nos aporta mayor confortabilidad a la hora de mover nuestros dedos para presionar cada tecla sin rozar una que no deseábamos. No se queda atrás un touchpad de grandes dimensiones, que se siente ágil y agradable al tacto y que, como es habitual, permite que diferentes gestos con nuestros dedos nos ayuden a movernos más rápidamente por los menús y al navegar en internet.

No obstante sí debemos reseñar un pequeño fallo (a nuestro parecer) con el touchpad. Los botones que sirven para hacer clic izquierdo y derecho y que se sitúan en la parte inferior del pad son increíblemente rígidos y requieren demasiada fuerza para accionarse. En nuestras labores de ofimática o edición podría no suponer ningún problema, pero si decides jugar a algún videojuego haciendo uso de esta herramienta podrías toparte con imprecisiones en las acciones que deseas ejecutar en el título en cuestión.

Antes de saltar al terreno gaming, que es el que más nos importa en AlfaBetaJuega, también debemos hacer mención al software llamado MSI Dragon Center que incluye por defecto el GS73VR 7RF Stealth Pro de la mencionada marca. En él encontramos seis submenús diferentes, a saber: Portal de App, Monitor de sistema, Asistente para LED, Sintonizador del sistema, Centro móvil y Herramientas y Ayuda. Desde estas categorías podremos personalizar todos los detalles del equipo y también consultar la información necesaria para saber cómo está funcionando. Pasemos ahora a señalar brevemente qué podemos encontrar en cada uno de los apartados.

En Portal de App hallamos herramientas para personalizar las distintas características del equipo, como SteelSeries Engine III (empresa encargado del teclado del portátil), la gama de colores o la aplicación GeForce Experience. En Monitor de sistema tenemos acceso a toda la información de nuestro equipo, como el rendimiento de la CPU y la GPU, el espacio libre que queda en el disco duro y en la memoria interna del ordenador, la velocidad de red o la temperatura que está alcanzando el equipo.

En Asistente para LED podemos configurar los colores que queremos que adopten los LED de nuestro teclado al ser encendidos. Como decíamos anteriormente pueden tener hasta tres colores diferentes al mismo tiempo, pues el teclado está dividido en tres bloques distintos. En Sintonizador de Sistema podemos personalizar a nuestro gusto la intensidad lumínica de la pantalla (activar o no el ahorro de energía) o la velocidad del ventilador (el cual podemos agilizar para nuestras sesiones de juego o configurar para que sea más silencioso).

Finalmente en Centro móvil podemos establecer una conexión entre el GS73VR 7RF Stealth Pro y nuestro dispositivo móvil para tenerlo todo al alcance del bolsillo, mientras que en la categoría Herramientas y Ayuda, como su propio nombre indica, tenemos acceso al manual de usuario y diferentes menús de ayuda a los que podemos acceder si tenemos alguna duda sobre el sistema o sobre el propio equipo MSI.

Pero pasemos a lo verdaderamente importante: el gaming. Hemos querido que nuestra principal y primera experiencia en el GS73VR 7RF Stealth Pro de MSI sea con Overwatch, el popular shooter multijugador de Blizzard lanzado en mayo del pasado 2016. Se trata de un título exigente en cuanto a lo gráfico y muy colorido, por lo que nos ha servido para hacernos una rápida idea de cómo funciona este equipo al ponernos a jugar, que es lo que uno más desea cuando se hace con un portátil MSI.

Por defecto Overwatch se encontraba en la configuración Ultra, conocida por aprovechar al máximo el potencial del juego. Sin embargo nosotros quisimos probar cómo rendía el ordenador si situábamos la configuración en Épica, la máxima permitida en el videojuego de Blizzard. El resultado, ya te lo anticipamos, fue soberbio. La estupenda resolución de la pantalla a la que hacíamos referencia anteriormente nos permite disfrutar de la variada gama de colores de los que hace gala Overwatch y disfrutar del fantástico detallado de cada uno de sus personajes y escenarios.

Al saltar a la acción nos encontramos con una fluidez increíblemente sorprendente. Y es que a pesar de haber colocado la calidad gráfica en el máximo permitido por el título de acción, el MSI GS73VR 7RF Stealth Pro nunca baja (salvo alguna que otra excepción) de los 120 frames por segundo, una cifra que supera todas nuestras expectativas. Incluso en los momentos de acción más frenética Overwatch sigue desenvolviéndose a esa envidiable fluidez sin ofrecer ni un solo ápice de debilidad en lo técnico o gráfico.

El ventilador del equipo ha resistido a la perfección nuestras pruebas un título tan puntero y reciente como Overwatch, aunque es cierto que en sesiones prolongadas comienza a hacerse notar un ligero zumbido completamente comprensible. Del mismo modo, el ordenador sí alcanza temperaturas bastante elevadas cuanto más tiempo pasamos dentro de un juego exigente como este, de modo que ponérnoslo encima de las piernas tal vez no sea la mejor de las ideas. Cabe recordar que a través del Dragon Center podemos configurar el ventilador a nuestro gusto para adaptarlo a nuestras sesiones de juego.

La batería base del equipo MSI tiene una duración aproximada de cuatro horas en su carga completa y realizando tareas no demasiado exigentes y bajo un brillo medio. Evidentemente jugando a Overwatch la carga se redujo en nuestro caso personal con mayor velocidad que si tan solo estábamos en el escritorio indagando en los menús del portátil. Es algo que ocurre en todos los ordenadores portátiles, pero no queríamos dejar pasar la oportunidad de reseñarlo para que quede constancia de este hecho. Ni que decir tiene que jugar a títulos de acción en un portátil no es tan cómodo como hacerlo en uno de sobremesa, pero siempre tenemos la opción de conectar un ratón externo o hacer lo propio con un mando de consola (en nuestro caso hemos jugado con uno de Xbox One).

La segunda y última de nuestras grandes probaturas ha sido con un videojuego con más años a sus espaldas pero que sigue siendo todo un éxito a día de hoy. Hablamos de The Elder Scrolls V: Skyrim, la obra maestra de Bethesda y uno de los grandes títulos de rol de acción del último lustro. En este caso ya no nos encontramos ante un juego tan exigente técnicamente como Overwatch (cinco años más moderno), pero sí con un completo, detallado y gigantesco mundo abierto que teníamos ganas de descubrir cómo funcionaba con el MSI GS73VR 7RF Stealth Pro.

El resultado, como podrás imaginar tras haber leído nuestra experiencia con Overwatch, es inmejorable. Nuestro primer paso fue colocar todas las configuraciones gráficas en su máximo permitido, incluido el global en Ultra. Una vez arrancamos el videojuego no pudimos más que quedarnos boquiabiertos con el resultado. Y es que para tratar de poner más al límite al equipo instalamos un buen número de mods gráficos que mejoraran el apartado general de Skyrim y lo convirtieran en algo más exigente.

Una vez más nos encontramos con una fluidez extrema que jamás bajó de los 120 frames por segundo, algo que se agradece sobremanera (especialmente si jugaste a este título originalmente en PlayStation 3 o Xbox 360, donde apenas alcanzaba los 30 fps). Como era de esperar nos topamos con las mismas vicisitudes que en el caso de Overwatch: nos referimos a ventiladores que empiezan a sonar en sesiones de juego prolongadas y una alta temperatura que hace inviable sostener el equipo sobre las piernas.

No cabe duda de que el MSI GS73VR 7RF Stealth Pro es el portátil gaming que todo aficionado a los videojuegos querría. Estamos ante un ordenador elegante, atractivo visualmente y tremendamente fino, lo que lo hace ideal para llevarlo a cualquier parte. La excelente calidad de la pantalla (1920×1080 píxeles) y el fantástico sonido de los altavoces (potente y de calidad aunque algo punzante en algunos agudos) son otras de las características que han de este equipo de MSI uno imprescindible para los jugones.

A ello cabe añadir un peso muy reducido teniendo en cuenta las considerables medidas tanto de la pantalla como del propio ordenador. Por no hablar de unas especificaciones técnicas deslumbrantes: una tarjeta gráfica puntera en el mercado, una enorme memoria RAM e incluso una capacidad interna que quita el hipo. Es cierto que el calentamiento del equipo cuando está al máximo rendimiento o el material interior de la carcasa (que queda marcada por huellas con suma facilidad) están presentes como problemas, pero resultan muy menores si tenemos en consideración todas las bondades del equipo.

Unas bondades que hemos manifestado al señalarte cómo ha sido nuestra experiencia con el GS73VR 7RF Stealth Pro cuando nos hemos puesto manos a la obra con lo más importante: los videojuegos. Lo que hemos encontrado en acción no solo ha sido satisfactorio, sino que ha superado todas nuestras expectativas al ejecutar en la máxima calidad un juego tan puntero y reciente como Overwatch con solvencia y solidez. Si lo tuyo es el gaming y te apetece dar el salto al mundo de los videojuegos en PC, este portátil podría ser una de las opciones más completas y equilibradas del mercado.

Publicaciones relacionadas

Cerrar