Review MSI GS73VR 7RF Stealth Pro: El portátil gaming que todo jugón desea tener

El teclado no solo tiene la característica de contar con iluminación RGB, sino que hace gala de unas teclas que sobresalen lo suficiente de la carcasa para hacernos sentir cómodos con su uso. A ello hay que sumar la ya clásica separación de las teclas, lo que nos aporta mayor confortabilidad a la hora de mover nuestros dedos para presionar cada tecla sin rozar una que no deseábamos. No se queda atrás un touchpad de grandes dimensiones, que se siente ágil y agradable al tacto y que, como es habitual, permite que diferentes gestos con nuestros dedos nos ayuden a movernos más rápidamente por los menús y al navegar en internet.

No obstante sí debemos reseñar un pequeño fallo (a nuestro parecer) con el touchpad. Los botones que sirven para hacer clic izquierdo y derecho y que se sitúan en la parte inferior del pad son increíblemente rígidos y requieren demasiada fuerza para accionarse. En nuestras labores de ofimática o edición podría no suponer ningún problema, pero si decides jugar a algún videojuego haciendo uso de esta herramienta podrías toparte con imprecisiones en las acciones que deseas ejecutar en el título en cuestión.

Antes de saltar al terreno gaming, que es el que más nos importa en AlfaBetaJuega, también debemos hacer mención al software llamado MSI Dragon Center que incluye por defecto el GS73VR 7RF Stealth Pro de la mencionada marca. En él encontramos seis submenús diferentes, a saber: Portal de App, Monitor de sistema, Asistente para LED, Sintonizador del sistema, Centro móvil y Herramientas y Ayuda. Desde estas categorías podremos personalizar todos los detalles del equipo y también consultar la información necesaria para saber cómo está funcionando. Pasemos ahora a señalar brevemente qué podemos encontrar en cada uno de los apartados.

En Portal de App hallamos herramientas para personalizar las distintas características del equipo, como SteelSeries Engine III (empresa encargado del teclado del portátil), la gama de colores o la aplicación GeForce Experience. En Monitor de sistema tenemos acceso a toda la información de nuestro equipo, como el rendimiento de la CPU y la GPU, el espacio libre que queda en el disco duro y en la memoria interna del ordenador, la velocidad de red o la temperatura que está alcanzando el equipo.

En Asistente para LED podemos configurar los colores que queremos que adopten los LED de nuestro teclado al ser encendidos. Como decíamos anteriormente pueden tener hasta tres colores diferentes al mismo tiempo, pues el teclado está dividido en tres bloques distintos. En Sintonizador de Sistema podemos personalizar a nuestro gusto la intensidad lumínica de la pantalla (activar o no el ahorro de energía) o la velocidad del ventilador (el cual podemos agilizar para nuestras sesiones de juego o configurar para que sea más silencioso).

Finalmente en Centro móvil podemos establecer una conexión entre el GS73VR 7RF Stealth Pro y nuestro dispositivo móvil para tenerlo todo al alcance del bolsillo, mientras que en la categoría Herramientas y Ayuda, como su propio nombre indica, tenemos acceso al manual de usuario y diferentes menús de ayuda a los que podemos acceder si tenemos alguna duda sobre el sistema o sobre el propio equipo MSI.

Pero pasemos a lo verdaderamente importante: el gaming. Hemos querido que nuestra principal y primera experiencia en el GS73VR 7RF Stealth Pro de MSI sea con Overwatch, el popular shooter multijugador de Blizzard lanzado en mayo del pasado 2016. Se trata de un título exigente en cuanto a lo gráfico y muy colorido, por lo que nos ha servido para hacernos una rápida idea de cómo funciona este equipo al ponernos a jugar, que es lo que uno más desea cuando se hace con un portátil MSI.

Por defecto Overwatch se encontraba en la configuración Ultra, conocida por aprovechar al máximo el potencial del juego. Sin embargo nosotros quisimos probar cómo rendía el ordenador si situábamos la configuración en Épica, la máxima permitida en el videojuego de Blizzard. El resultado, ya te lo anticipamos, fue soberbio. La estupenda resolución de la pantalla a la que hacíamos referencia anteriormente nos permite disfrutar de la variada gama de colores de los que hace gala Overwatch y disfrutar del fantástico detallado de cada uno de sus personajes y escenarios.

Al saltar a la acción nos encontramos con una fluidez increíblemente sorprendente. Y es que a pesar de haber colocado la calidad gráfica en el máximo permitido por el título de acción, el MSI GS73VR 7RF Stealth Pro nunca baja (salvo alguna que otra excepción) de los 120 frames por segundo, una cifra que supera todas nuestras expectativas. Incluso en los momentos de acción más frenética Overwatch sigue desenvolviéndose a esa envidiable fluidez sin ofrecer ni un solo ápice de debilidad en lo técnico o gráfico.

Página anterior 1 2 3 4Página siguiente
Cerrar