Review MSI Trident 3 VR7RC: El PC de sobremesa que puede usarse como una consola

Aunque no sea algo tan complejo como podría ser la retroiluminación de un teclado también disponemos de un programa para personalizar el color y la frecuencia de iluminación a través del modo Mystic Light, que nos permite elegir entre las funciones Estático, Gradiente, Audio y Respiración, además de escoger el color o colores que más nos gusten. También tenemos la posibilidad de habilitar la opción de que el LED se ilumine cuando el equipo está en modo de suspensión.

En Configuración de dispositivo encontramos opciones tan básicas y necesarias como configurar el nivel de volumen del micrófono o los altavoces. Del mismo modo en esta sección nos encontramos con las funciones Inalámbrico, HDD LED y Super Charger, que viene desactivado de serie. El último de los apartados es Monitor del sistema, a través del cual podemos revisar información útil sobre nuestro ordenador MSI Trident 3.

Podemos ver el estado del disco, la CPU, la memoria y la tarjeta gráfica, así como la velocidad de red a la que está yendo nuestro equipo, ya sea Ethernet o inalámbrica. Pero vayamos a lo verdaderamente importante para un aficionado al mundo de los videojuegos: conocer cómo es el rendimiento del MSI Trident 3 VR7RC cuando nos metemos de lleno en la acción y nos disponemos a jugar a algunos conocidos videojuegos.

Como es costumbre en nuestras reviews, los videojuegos que hemos probado para comprobar el buen hacer del sistema han sido Overwatch y The Elder Scrolls V: Skyrim. De este modo por un lado tenemos uno de los títulos más punteros en cuanto a potencia gráfica de los últimos meses (y que sigue siendo un fenómeno mundial) y por el otro contamos con uno de los grandes éxitos de la última década y que actualmente sigue estando de rabiosa actualidad, pues lanzará nuevas versiones próximamente.

En el caso de Overwatch hemos probado algunas de las configuraciones gráficas más exigentes y el equipo ha podido con él, haciéndolo correr entre los 40 y 60 frames por segundo, por lo que la estabilidad es sumamente regular en este equipo. Los gráficos cartoon del shooter multijugador de Blizzard permiten poder alcanzar estos registros en cuanto a fotogramas por segundo y te aseguramos que el título se ve estupendamente gracias a la potente tarjeta gráfica de la que hace gala el equipo, aunque a fin de cuentas todo dependerá en gran medida del monitor que tengas para jugar.

El refrigerador Silent Storm Cooling 2 que lleva incorporado el MSI Trident 3 VR7RC no solo impide que la unidad central se sobrecaliente pese a que pasemos extensos periodos de tiempo jugando, sino que además, como su propio nombre indica, hace de él un aparato increíblemente silencioso. Se acabaron esos ordenadores que parece que vayan a echar a volar en cuanto iniciamos un juego, pues con este Trident 3 no volveremos a tener ese problema, al menos con los títulos que hemos probado.

Página anterior 1 2 3 4Página siguiente
Cerrar