¿SABÍAS QUE… alguien contrató ciberasesinos para matar a un personaje de World of Warcraft?

¿SABÍAS QUE… alguien contrató ciberasesinos para matar a un personaje de World of Warcraft?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, la sección de AlfaBetaJuega dedicada a la historia de los videojuegos y sus curiosidades. Quién no ha tenido alguna vez una sesión intensa de juego, unos «vicios» de toda la vida. Una actividad bastante común en los jugadores, y que ejercida con moderación es una manera como cualquier otra de darse un homenaje. Pero eso sí, con moderación. No olvidemos nunca la moderación.

Porque en el término medio está la virtud, y porque la vida son dos días, hay que ser bastante consciente de que tampoco se puede darle a una distracción un valioso tiempo que nos puede hacer falta en determinadas etapas de nuestro progreso vital. Las prioridades han de estar claras, porque si no, alguien las pondrá claras por nosotros, y eso puede no ser muy agradable.

El protagonista de una historia que se vivió no hace mucho, precisamente cinco años, no aguantó más al ver que su hijo, ya crecidito, no hacía nada de provecho con su vida e insistía en no hacer otra cosa que jugar non-stop a World of Warcraft. Así que hizo bueno el dicho de que a grandes males, grandes remedios.

Esta semana, te hablamos de la manera más drástica de hacer que alguien deje de jugar a World of Warcraft en nuestra sección ¿Sabías que…?

¿SABÍAS QUE… alguien contrató ciberasesinos para matar a un personaje de World of Warcraft?

Búscate la vida

Con muchas cosas de esta vida, el secreto radica en la moderación. Con los videojuegos, sucede especialmente. Está bien que te gusten, que te apasionen incluso, pero no hay que olvidar que son ocio, y que el ocio es solo una parte de nuestras actividades. O por ponerlo claro, de vez en cuando hay que soltar el mando, el teclado o el ratón y ponerse a hacer algo de provecho, porque lo contrario no es plan. No es aguar la fiesta, es que es lo que hay. Hay que saber medirse.

Si además se vive aún en el nido familiar, la cosa puede llegar a alcanzar tintes delicados. A todos nos resuena en la cabeza la murga de nuestros padres con que dejáramos los marcianitos, o lo que corresponda a la época, y nos pusiéramos a estudiar. Un recuerdo que no rememoraremos, seguramente, con mucho cariño. Pero hay que entender que, para un padre, ver a su hijo todo el día frente a la pantalla mientras su vida va a la deriva, no es plato de buen gusto.

Que se lo digan al protagonista de la historia que asombró al mundo, al de World of Warcraft, para ser exactos, a principios de 2013. Si por aquel entonces estuviste al tanto de lo que se cocía en los mentideros del juego de Blizzard, seguramente te enterarías de este curioso episodio. Si no, hemos de hablarte del señor Feng, cuyo hijo de 23 años, Xiao Feng, pasaba sus días viendo la vida pasar desde su cuenta de World of Warcraft. Viendo que las reprimendas convencionales para que su retoño buscase trabajo e hiciese algo con su vida no surtían efecto, llegó el momento de las medidas drásticas.

Un día, Xiao Feng se encontró con que alguien le atacaba en el juego. Alguien la había tomado con su personaje y lo machacaba sin ninguna piedad hasta conseguir liquidarlo. Xiao Feng se encontró con esta vicisitud una y otra vez en días sucesivos, alguien aparecía, sacaba sus armas y lo molía a palos. Una vez, pase. Pero repetidas veces en poco tiempo podían ser síntoma de que quizá algo no funcionaba como era debido.

Determinado a tirar del hilo, Xiao Feng siguió empleando sus horas en el juego de Blizzard hasta que pudo preguntar a uno de sus atacantes por qué tanto empeño en su persona. Para su sorpresa, era su propio padre el que estaba detrás. Pero no a los mandos, eso hubiera sido demasiado genial. No, el adversario confesó que el señor Feng le había contratado a él y a otros asesinos virtuales para dar buena cuenta de los avatares de Xiao Feng las veces que hicieran faltan hasta que, de puro desánimo y por no poder jugar a gusto, regresara a la vida real. El señor Feng hizo un trabajo de investigación exhaustivo para poder dar con jugadores de alto nivel capaces de superar a su hijo, un jugador dedicado.

Sin embargo, y como recogió en su momento el medio TG Daily, el episodio no hizo sentar la cabeza a Xiao Feng. El joven se desmarcó del asunto con estas declaraciones: «Puedo jugar o puedo no jugar, eso no me importa. No voy a buscar trabajo, quiero tomarme un tiempo para encontrar alguno en el que pueda encajar«. Esperemos que, un lustro después, el señor Feng ya haya visto cómo su hijo endereza su vida y se haya quedado más tranquilo. O por lo menos, que no se haya enganchado a otro juego. A saber lo que puede cobrar un sicario en PlayerUnknown's Battlegrounds

Hasta aquí esta entrega de ¿Sabías que…?, no sin antes recordarte que volvemos en siete días. Pero hasta entonces, aprovecha bien el tiempo. Hazlo por la familia, aunque sea.

Cerrar