¿SABÍAS QUE… Assassin’s Creed iba a ser un spin-off de otra franquicia?

¿SABÍAS QUE… Assassin’s Creed iba a ser un spin-off de otra franquicia?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, el apartado de AlfaBetaJuega dedicado a las curiosidades relativas a los videojuegos. Lo que ha resultado curioso a muchos este año es la ausencia de un Assassin’s Creed de nuevo cuño que llevarse al ordenador o la consola. Tenemos una película, eso es verdad, pero no es lo mismo. Ubisoft ha querido soltar el pie del pedal en su franquicia estrella porque considera que necesita pasar un año en barbecho, y hay a quien casi le parece anatema. ¿Qué pensaría si supiera que en realidad el primer Assassin’s Creed no surgió con la idea de ser lo que finalmente fue?

Puede que lo sepamos tras la edición de esta semana en la que veremos que Assassin’s Creed no nació en su concepto bajo ese nombre, sino bajo otra denominación que también conocemos de sobra. Una marca que también tiene una fama bastante notable, aunque de un tiempo a esta parte haya perdido el brillo que a su vez recuperó tras un tiempo de olvido. Veamos qué une a dos grandes sagas de videojuegos en esta entrega de ¿Sabías que…?



Príncipe de los asesinos

No habíamos reparado realmente en los efectos de un año de sequía de Assassin’s Creed después de que Ubisoft reculase en su decisión de una entrega anual hasta su conferencia en el pasado E3. En nuestros corazones, quien más quien menos pensamos que no es mala idea dejar respirar un poco a los asesinos y que repongan fuerzas, que vuelvan con mejores entregas y savia nueva, eso nunca viene mal. Pero fue extraño ver esa conferencia sin los acostumbrados buenos minutos de jugabilidad en vídeo a los que los galos nos tienen acostumbrados cada verano. Se nos mostró un nuevo avance de la película, pero no es lo mismo.

Al fan recalcitrante de Assassin’s Creed no le consuela por la ausencia de su saga favorita ni la presencia de diez Fassbenders. El fiel seguidor de las aventuras de los assassin frente a los templarios lo que quiere son más saltos, más peleas con armas de filo y más gente con ropajes en los que embozarse y ocultarse entre la multitud. Quién lo iba a decir, porque no hace tanto que la serie que se llevaba las miradas en Ubisoft era otra que también tiene mucho que ver con carreras y saltos. Y que, casualidades de la vida, también ha sido llevada al cine. Assassin’s Creed ha recogido en cierto modo el testigo de Prince of Persia, la franquicia adquirida de Broderbund e iniciada por Jordan Mechner. Y lo ha hecho en más de un sentido. En realidad, ambas series tienen un grado de parentesco mucho mayor del que se podría pensar.



Porque, de hecho, Patrice Desilets no tuvo la idea de crear Assassin’s Creed un día de la nada absoluta. Patrice Desilets trabajó en idear un juego, cierto. Un juego en el que un asesino era el protagonista. Y aunque ciertamente conoce maneras de causar la muerte, este protagonista es más un protector. Es un individuo al que sus bocetos conceptuales mostraban portando una hoja oculta, en ocasiones dos filos, pero siempre con ropas blancas. Y no estaba solo, en realidad parecían ser varios, pertenecientes a una misma orden. Todo muy familiar, tanto que a día de hoy nada hace presagiar el que era su título de trabajo. Y sin embargo, en aquel año 2004, lo que existía no era Assassin’s Creed, ni siquiera Altair. Lo que Ubisoft tenía en preparación hace ya 12 años se llamaba a nivel interno Prince of Persia: Assassin.

En esta idea primordial, que en su día recordó Game Rant, el papel de los asesinos no era el de librar una guerra oculta con los templarios. Los assassin, en el momento de su concepción, no eran sino una especie de cuerpo de guardaespaldas del Príncipe de Persia, que en esta nueva encarnación paralela a la saga “oficial” sería un jovencísimo muchacho nada apto para la lucha. El propio Desilets lo tenía claro, un príncipe no es un guerrero, es un gobernante en ciernes. No le corresponde al heredero al trono derramar sangre, ya tiene todo un escuadrón que lo haga. Una lógica muy plausible, pero a la que Ubisoft no le vió la gracia.



¿Porque para qué tener una entrega de Prince of Persia en la que el Príncipe de Persia no iba a hacer nada? Si son los asesinos los que van a protagonizar el juego, no tenía mucho sentido usar la franquicia, que además estaba recién reflotada tras Las Arenas del Tiempo, por mucho que la intención fuera hacer lo que a todas luces parecía un título paralelo. A decir verdad, ni el mismo estudio tenía muy claro lo que se llevaba entre manos, ellos daban por sentado que era un Prince of Persia por la mecánica de juego, pero con lo que sería una tetralogía en ciernes no terminaba de encajar. Al final, lo más sensato era seguir la saga principal por esa trama con el nuevo príncipe y el porvenir ya diría. Aunque eso de los asesinos podía estar bien, mejor no dejarlo muy lejos, por si acaso lo del Príncipe se acaba agotando y había que buscarle un recambio, pero claro, qué probabilidades existían, ¿verdad? Sí, seguramente Desilets no le veía muchas tampoco hasta que la bombilla se le volvió a encender solo tres años después. Ahora, Prince of Persia aún se recupera de un largometraje bastante deslavazado y los asesinos que en su día fueron despreciados parten el bacalao en la desarrolladora francesa. Con que no corran la misma suerte…

Hasta aquí esta entrega de ¿Sabías que…?, que se retira en la sombras hasta dentro de siete días. Hasta entonces, si tienes que saltar por cornisas, mejor reconsidéralo. Esas cosas se dejan a los profesionales. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar