¿SABÍAS QUE… el gol más polémico de la historia sirvió como reclamo para un juego?

¿SABÍAS QUE… el gol más polémico de la historia sirvió como reclamo para un juego?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, el apartado de AlfaBetaJuega dedicado a la historia de los videojuegos y sus curiosidades. Si nos ponen un mando en la mano y cargamos el FIFA, podemos ser ases del fútbol y ganar un Mundial la mar de bien, pero si nos vistiesen de corto y nos hicieran saltar al campo frente a la selección de Argentina, y más cuando militaban en ella Maradona, Valdano y demás, que a la postre serían campeones del mundo en 1986, lo mismo ni salíamos del vestuario. Más capacitados estaban los jugadores de Inglaterra cuando se enfrentaron en cuartos de final del Mundial ese año y al final los ingleses se fueron para casa con un gol de Maradona marcado claramente con la mano. La famosa “mano de Dios”.

¿Y qué tiene que ver esto con los videojuegos, preguntras con mirada inquisitiva? Pues que el portero Peter Shilton, que fue quien encajó el gol más polémico de la historia del fútbol, vería su nombre en un videojuego. La mala noticia es que para darle más bombo, iba a ir acompañado del apodo de esta famosa infracción. Hoy te vamos a hablar del olvidado Peter Shilton’s Handball Maradona, y de por qué para más inri no tiene nada que ver con Maradona, tras el salto.

Échame una mano

En 1986, el portero Peter Shilton, jugador del Southampton, era un hombre feliz. Iba a participar con su selección en el Mundial de México, con la que se plantó en la ronda de cuartos de final. Se enfrentan Argentina e Inglaterra, un partidazo por todo lo alto, y Shilton va a estar bajo los palos. La primera mitad había terminado con el marcador inicial, sin goles de uno ni de otro equipo, y eso le venía muy bien a Shilton. No ya deportivamente, sino también porque la empresa Argus Press Software, la división de videojuegos de un grupo editorial, le estaba preparando su propio simulador de fútbol. En Inglaterra, cuna del balompié, siempre ha habido una fascinación por este deporte, y cuando sus estudios de desarrollo lo abordaron en los ochenta lo hicieron intentando buscarle vueltas para que el género no se quedara solo en darle patadas al esférico hasta que entrara en la portería. Pero no nos adelantemos.

Se reanuda el partido con Shilton bajo los palos y Argus Press frotándose las manos. Mira que si Inglaterra gana el mundial y ellos tienen la licencia de su portero para su próximo juego, eso sí que sería el premio gordo. En el minuto 51, Diego Armando Maradona, leyenda viva de este deporte, se planta ante Shilton tras una jugada en la que intentaba combinar con Jorge Valdano, pero que un defensa inglés acertó a desbaratar parcialmente tocando el balón. La suerte quiso que el rechace, no obstante, le quedase al “Pelusa”, desatando la emoción en la grada. Shilton le saca un par de palmos al argentino y el balón viene alto, así que no hay problema. El arquero sale, el atacante llega, ambos saltan y… Maradona le da disimuladamente con el puño y el balón supera a Shilton para marcar el 1-0. Los ingleses protestan y el argentino se hace el sueco. Finalmente el gol sube al marcador. El primero de los 2 que marcaría Maradona para eliminar a Inglaterra. Resultado, 2-1 y Shilton se vuelve a casa. Y allí le espera una sorpresa.

Peter Shilton’s Football era el juego que Argus Press Software, empresa que poco después sería renombrada como GrandSlam Entertainment, había desarrollado para lanzar al mercado, pero lo cierto es que aunque la idea era poco común, seguramente no fuera demasiado profunda ni entusiasmara mucho a los usuarios. Y es que Peter Shilton’s Football te ponía en el papel del portero y únicamente del portero. En otras palabras, la labor del jugador en el juego era afrontar reiteradas ocasiones de gol del equipo rival y evitar que los tantos subieran al marcador. El resto del tiempo, solo se podía rezar por que los compañeros pudieran marcar por su cuenta, algo que no veíamos.



Con la mano de Dios de por medio, la cosa cambiaba. Y no porque de repente el juego fuera a ser un simulador de voleibol o de balonmano, iba a seguir siendo el mismo juego, pero ahora tenían la campaña publicitaria perfecta. Peter Shilton’s Football se renombró en su carátula como Peter Shilton’s Handball Maradona, se introdujo esta misma denominación en la pantalla de carga y en 1987 salió a las tiendas de Reino Unido primero y del resto de Europa después, España incluida, para Commodore 64, Spectrum y Amstrad. Por si el bueno de Shilton había tenido poco cachondeo con la manita de marras, ahora le faltaba que su videojuego oficial también hiciera suya la chufla del gol que les costó el Mundial.

Y sin embargo, pese a que como juego de fútbol no es ninguna maravilla, y es que recordemos que por algo controlar al portero ha acabado siendo algo relegado a la CPU, hay usuarios que guardan un grato recuerdo de este Peter Shilton’s Handball Maradona. El oportunismo por la jugada había sido tan grande que en la pantalla principal del juego todavía se podía leer su título original, y ni qué decir tiene que ni Argentina ni Maradona, ni ningún rematador con puño en alto, hacían acto de aparición. Eran los mismos clubes de la liga inglesa lanzando sus chupinazos al portero del equipo que a cada uno más le gustase. Pero si estaba tocado por la mano de Dios, por algo tenía que ser.

Hasta aquí esta edición de ¿Sabías que…? Nos vemos de nuevo la próxima semana con más curiosidades del pasado de los videojuegos. Hasta entonces, recuerda que como decía Oliver Aton, el balón es tu amigo. Salvo que le metan mano…

Cerrar