¿SABÍAS QUE… el ojo vago de Tina Chiquitina es realmente un error en el juego?

Bienvenidos a ¿Sabías que…?, nuestra sección semanal en la que comentamos, y esperamos que os descubrimos algunas de las curiosidades que rodean a los videojuegos. Y si en anteriores entregas nos hemos remontado al pasado distante de esta industria, tampoco se nos caen los anillos por quedarnos por las cercanías. Como haremos en la entrega de esta semana.

Es mentalmente inestable, experta en explosivos y demoliciones y, seguramente, la niña de trece años más letal que haya existido. Borderlands 2 cuenta entre su reparto con Tina Chiquitina, uno de los personajes más carismáticos y, a la vez, más controvertidos de todos cuantos ha creado Anthony Burch, guionista principal del juego. Sin embargo, su rasgo distintivo, ese ojo “pipa” que se mueve a su antojo no estaba planeado. Si queréis conocer el secreto de la mirada difusa de Tina, esta semana os lo revelamos de boca de su propio autor.

Mientras clavas en mi pupila tu pupila azul

9391

Es difícil jugar a Borderlands 2 y no ser al instante un fan incondicional de Tina Chiquitina, un personaje completamente desquiciado y sádico a pesar de ser únicamente una niña de trece años bastante hiperactiva. Eso sí, la niña de trece años hiperactiva más peligrosa, mortal y chalada del mundo. Tina es experta en hacer que las cosas vuelen por los aires y tiene un cierto desequilibrio mental que la hace muy inestable. El trasfondo del personaje es obra de Anthony Burch, el guionista principal del juego, pero el rasgo más distintivo de Tina no ha surgido precisamente de la imaginación de este escritor.

Burch es capaz de escribir historias con bastantes dosis de mala baba, y esto queda patente en sus trabajos, no solo para Gearbox y Borderlands sino en otras producciones propias como la webserie Hey Ash, Whatcha Playin’?, que protagoniza a medias con su hermana Ashley Burch y donde no se priva de bromas escatológicas a puñados. Pero aunque Tina tiene bastante del puño y letra de Burch, en realidad se podría considerar una obra coral de varios de los departamentos que intervinieron en el juego.

“Hay una sección en el juego sobre este personaje llamado Tina Chiquitina, una treceañera fabricante de bombas realmente intensa e hiperactiva. Y después de que todo el mundo escuchara los diálogos que le habíamos grabado, vimos que cada departamento aportó algo. Desde arte añadieron un montón de conejitos desgastados por todas partes. Diseño de niveles puso un montón de bombas en el nivel en que se cuenta cómo Tina es capaz de sobrevivir aquí – básicamente existen para dañarte a ti, a tus enemigos, pero sirven para contar una historia. Animación le dio a Tina una animación realmente divertida en cuando se echa sobre su cama para dormir. Y Skyler Jermyn, el diseñador de las misiones de Tina, me pasó un bajillón de peticiones de frases adicionales y cosas chulas que Tina podía hacer con su entorno”, contaba en su día el propio Burch.



“Además, hay algo que se puede ver ahí mismo, y es que el movimiento de su ojo no funciona y de vez en cuando la hace bizca. Pero ya que el equipo comprendía la broma de que Tina fuera una loca hiperactiva y les gustaba que fuera así, decidieron que, joder, era un bug fantástico. Y se lo quedaron”. Y así, con una parte de código defectuoso, Tina Chiquitina quedó marcada para la posteridad con un ojo que de tanto en tanto tiene vida propia y que lo mismo mira para Cuenca que para Ferrol. Pero Burch y compañía vieron al instante que era el toque perfecto para su alocado personaje. Con ojo vago o sin ojo vago, Tina Chiquitina está como un rebaño de cabras. Pero esto le ha valido para protagonizar su propio DLC, así que por algo será.

La semana que viene volveremos con más curiosidades de los videojuegos en nuestra sección ¿Sabías que…?, exactamente dentro de otros siete días. Hasta entonces, desconfiad de adolescentes artificieras con ojos camaleónicos, a menos que estén en la pantalla de vuestros ordenadores o consolas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar