¿SABÍAS QUE… el port de Halo 2 para PC se retrasó por unas nalgas?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, la sección de AlfaBetaJuega dedicada a las curiosidades relacionadas con la historia de los videojuegos. Esta vez no nos vamos a tener que remontar muy al pasado, apenas 9 años. Pero el hecho que vamos a narrar es lo bastante curioso como para quedar grabado en la historia. Al menos para que se tenga presente en lo sucesivo que las “lunas” es mejor dejarlas en el cielo.

Y es que el mensaje de error que escondía Halo 2 en su versión para Windows Vista traía un invitado sorpresa que era, como diría Homer Simpson, bastante mofletudo. El juego venía retrasando su aparición en PC sucesivamente, y uno de estos retrasos fue, precisamente, porque Microsoft no quería meterse en el jardín en el que no hacía mucho se había plantado Grand Theft Auto: San Andreas. Vamos a darte los detalles a continuación.



La luna llena sobre París


No hace tanto del sistema operativo Windows Vista y de la poco popular plataforma Games For Windows, a la tuvieron que suscribirse juegos como Dark Souls para poder ser disfrutados en su versión PC. No se puede culpar a Microsoft de pretender dar un espaldarazo a su sistema haciendo que la comunidad de jugadores tuviera que pasar por él, pero hay cosas que no son agradables a los ojos del usuario. Y si lo llevamos al sentido más literal, pues con más razón aún.

En 2007, los propietarios de una Xbox ya llevaban tres años disfrutando de Halo 2. De hecho, la tercera entrega ya asomaba en lontananza para una todavía joven Xbox 360. Y mientras, el sector afín a los ordenadores personales se preguntaba por qué la serie que ya había sido llevada a su sistema, e incluso a uno de la competencia como era el OS X, se hacía tanto de rogar para volver a la que era su segunda casa. Finalmente, Halo 2 se anunció en Estados Unidos para mayo de 2007, para el día 8 concretamente. Dicho día llegó, pero Halo 2 para PC no. Desde Microsoft se adujeron errores en el proceso de instalación y algunos fallos menores que había que solventar. No pasa nada, porque solo llevaría un par de semanas. Sobre el 20 de mayo el juego debería estar disponible.

Pero el 20 de mayo, Halo 2 tampoco estaba disponible en PC en territorio norteamericano. Microsoft volvió a pedir un poco más de paciencia. Que les dieran hasta el 31 de mayo, que ese día todo estaría en orden y todo el mundo podría disfrutar de Halo 2 en sus ordenadores. Todos los que tuvieran Windows Vista, eso sí. ¿Pero cómo, es que no habían podido resolver ese error en la instalación del juego? A ver si íbamos a salir de Guatemala para entrar en Guatepeor. Pero no, Microsoft había corregido el código rebelde y ya no había problema. No, lo que se encontraron los de Redmond fue otra cosa. Algo más… redondo.



Los técnicos que revisaban el código del juego no daban crédito a lo que veían en pantalla. Pero ahí estaba. No había confusión posible. Era un tipo haciéndoles un calvo. La imagen estaba incluída en el programa como parte del mensaje de error en ficheros de formato, no te lo vas a creer pero así es, de formato .ass. Amalgam Scene Specification, eso quería decir la extensión, pero de propina, en inglés significa “culo”. Y claro, qué mejor para ilustrarlo que una visión en todo su pálido esplendor de donde la espalda pierde su honesto nombre. La cuestión ya no era que a Microsoft no le pareciera serio que sus desarrolladores les colaran un pompis así de gratis. Es que como la cosa trascendiera, y conociendo a los usuarios no tardarían en destripar el código, se iban a ver en serios problemas.

Problemas como los que sacudían a Grand Theft Auto: San Andres con el affaire Hot Coffee, un feo episodio que se dió al descubrirse que había contenido sexual oculto dentro del juego, si bien éste no era accesible. Pero eso no cambiaba el hecho objetivo de que estuviera ahí, y por ello había que recalificar el juego con una calificación para edades más estricta. Algo que suponía la retirada del producto de las tiendas, su reetiquetado y posterior redistribución. En cristiano, muchos gastos. Y lo que quedaba por venir, porque el fiscal Jack Thompson, el abogado que emprendió una particular cruzada contra los videojuegos violentos, se frotaba las manos con este tipo de cosas. Así, mientras las demandas arreciaban contra Rockstar y Grand Theft Auto: San Andreas, en Microsoft se ajustaban el cuello de la camisa porque por culpa de un culo veían peligrar su ídem.

Los de Redmond actuaron rápido y atajaron el problema antes de que fuera tal. El último retraso fue precisamente para llevar a cabo un control de daños por parte de Microsoft e intentar interceptar todas las partidas del juego que ya hubiesen sido puestas en los comercios para colocarles una etiqueta que advirtiera de la presencia de “desnudos parciales” ante la imposibilidad de retirar la imagen de sus entrañas. Hecho esto, lo mejor era curarse en salud y ponerlo en conocimiento de la ESRB, el organismo calificador de edades, y del público en general: “Ha llegado a nuestro conocimiento que un desafortunado y oscuro error de contenido que incluye desnudez parcial se ha incluido en nuestra remesa inicial de Halo 2 para Windows Vista. Por tanto, hemos actualizado la caja inicial del juego en las tiendas con una etiqueta para que los compradores sean conscientes antes de su compra. Además, hemos desarrollado una actualización en línea que puede descargarse desde www.halo2.com para retirar el contenido”, decía un portavoz de Microsoft.



La ESRB también reconoció que Microsoft había contactado con ellos al respecto, y puesto en conocimiento sus medidas de actuación pese a que el contenido era “inaccesible para la vasta mayoría de usuarios”, algo que al organismo le pareció bien. “Hemos sido avisador por Microsoft de que las futuras ediciones del juego serán producidas sin el contenido en cuestión, negando así la necesidad de que se incluya el descriptor [de “desnudos parciales”] en dichas versiones”. Bala esquivada. Halo 2 había salvado su trasero, y nunca mejor dicho.

Hasta aquí esta entrega de ¿Sabías que?, que regresará en 7 días sin necesidad de avisos de última hora y con los pantalones a la altura que deben estar. Hasta entonces, desconfía de los glúteos que aparecen en sitios donde no deberían estar. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar