¿SABÍAS QUE… el primer juego publicado por Ubisoft se inspiraba en El Amanecer de los Muertos?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, el apartado de AlfaBetaJuega dedicado a la historia de los videojuegos y sus curiosidades. Ubisoft está de aniversario, lo habrás notado, entre otras cosas, porque a lo largo de los últimos meses han estado regalando un juego por mes. La compañía gala cumple 30 años, y lo va a hacer viendo cómo la segunda adaptación al cine de una de sus franquicias, Assassin’s Creed, llega las pantallas de cine. Muy adecuado, puesto que precisamente hace tres décadas se recorría el camino inverso. 

El primer juego que desarrolló y publicó Ubisoft fue un título que llegó primero al Amstrad CPC y cuyo nombre te sonará por dos razones. La primera, porque un reciente relanzamiento toma su mismo título y temática, pero sobre todo por la segunda, que es que su título es el mismo que lleva una de las películas de George A. Romero en nuestro país. Y no es el título lo único que Zombi comparte con la secuela de La noche de los muertos vivientes antes de que su remake la formalizase como El amanecer de los muertos. Juntemos todas las piezas en esta entrega de ¿Sabías que…?



Terror en el hipermercado


El género de los zombies de cine lleva a cuestas una serie de tópicos que tenemos que agradecer a obras de culto del género, y que llevan en muchos casos el nombre de George A. Romero. Tanto que hay un antes y un después en esta figura, que ya existía de mucho antes, pero no tanto como un cadáver decrépito antropófago y sí más como un sirviente con la voluntad anulada merced a ritos vinculados a la religión vudú. Cuando Romero llegó, con él lo hizo el monstruo que conocemos como el zombie, el muerto que regresa a la vida por causas a priori desconocidas (aunque se admiten cometas, compuestos químicos, radiaciones extrañas, etc.) y que pese a que parece que su raciocinio es bastante limitado, sus instintos le gritan que debe devorar a los vivos. Luego, Dan O'Bannon ampliaría el mito estableciendo que si puede ser que el menú consista en sus jugositos cerebros, mejor.

La noche de los muertos vivientes, del año 1968 y con toda clase de anécdotas detrás (como el hecho de que al inocente Romero se le pasó registrar los derechos después de tener que cambiarle el título) significó el punto y aparte, el casi fin del zombi haitiano (hasta que La serpiente y el arco iris dijera lo contrario) y la llegada del terrorífico zombie, acabado en “e”. Imparable, salvo por impactos en su cabeza; implacable si llega en grupos, sin importar su lentitud. Los protagonistas de la película experimentan en sus carnes lo difícil que es sobrevivir a la noche de los muertos vivientes. Y hasta 10 años después no habría secuela. Se llamaba El amanecer de los muertos, pero en países como España o Italia se tituló Zombi. Su cartel era bastante inquietante, con una cabeza de una persona un tanto inexpresiva emergiendo del horizonte junto a la frase “Cuando no quede sitio en el infierno, los muertos caminarán sobre la Tierra”. ¿Qué más necesitas? Zombi cuenta los esfuerzos por sobrevivir al apocalipsis de varias personas pertrechadas en un centro comercial que tienen algo más de qué preocuparse que de los muertos cuando los vivos también lleguen dispuestos a hacer de las suyas.

Pues bien, Zombi es también, ya lo sabes, el título que lleva el relanzamiento de ZombiU, uno de los primeros juegos de la consola Wii U y que nos lleva a un Londres devastado por la plaga. Pero además es una especie de reinicio de una marca que existe desde 1986 y que supone el primer juego editado por Ubisoft. El Zombi original se lanzó para el ordenador Amstrad CPC, donde fue desarrollado, y luego se portó a sistemas como Spectrum, Commodore 64 y Commodore Amiga. Y hay una serie de coincidencias que dejan bastante claro que los desarrolladores tomaron cierto grado bastante alto de inspiración de la película de Romero. No solo porque el título es, cuanto menos y concediendo que ese “Zombi” no se usó en todos los países, bastante similar sino porque su inquietante pantalla de presentación muestra una calavera que emerge del horizonte sobre un lago a semejanza del póster de la película.



Más similitudes llegan cuando se ve que el juego trata de cuatro personas que intentan huir de un centro comercial asediado por zombies. En este caso, los personajes son el propio equipo de Ubisoft, o al menos toman sus nombres: Patrick, Yannick, Sylvie y Philippe. La suerte es que disponen de un helicóptero del que huir en el tejado de dicho centro comercial. La desgracia, que no tiene combustible. El jugador tenía que ir alternando entre los cuatro jugadores para, en una aventura en primera persona, recorrer todo el centro comercial en busca de los objetos necesarios para poder abastecer su medio de huida.

Y aún más similitudes se dan con la aparición, como en la cinta de Romero, de una banda de moteros que rompe las fortificaciones del centro comercial y deja vía libre a los zombies para que invadan el recinto, un quebradero de cabeza extra por si el tener que bajar unos tenebrosos sótanos, jugársela para llegar a un camión aparcado sin que los zombies se nos echen encima o ver de dónde narices se puede llenar un bidón de gasolina para salir echando humo fuera poco. El juego era muy original al mezclar disparos en primera persona, en una mecánica bastante primitiva en pero con control sencillo en base a iconos, con puzles que a veces requerían de más de un personaje en el mismo lugar, y lo cierto es que para ser un primer desarrollo en el año 1986 no está nada mal, al contrario. Es un título bastante meritorio y que tiene un cierto culto a su alrededor, pero si ha sido resucitado, valga la expresión, está claro que por algo será.

Otra anécdota es que Ubisoft se permitió el insertar un anuncio de personal en el juego, con un letrero que animaba a otros programadores a contactar con ellos. Treinta años después sabemos que la cosa les fue bastante bien, así que quizá alguien acabó llamando. Alguien que no se imaginaba que una nueva generación volvería a retomar, 30 años después, el juego que había estado jugando en su ordenador y lo llevaría a máquinas mucho más modernas. Aunque ahora ya sin demasiadas referencias directas a una película concreta.

Hasta aquí esta entrega de ¿Sabías que…? En siete días volvemos, quién sabe si de la tumba, para hincarle el diente a más curiosidades sobre videojuegos. Hasta entonces, si vas a una gran superficie comercial a comprar regalos y ves que hay mucha gente pálida y tambaleándose, mejor haz tus compras online.

Cerrar