¿SABÍAS QUE… el prototipo de Tony Hawk’s Pro Skater estaba protagonizado por Bruce Willis?

Bienvenidos a nuestra sección semanal ¿Sabías que…?, donde cada jueves miramos hacia el pasado, a veces más remoto a veces menos, de los videojuegos para rescatar algunas de las curiosidades que han acontecido en las décadas de historia con las que ya cuenta este medio. En esta ocasión visitaremos dos generaciones muy diferenciadas y distantes en el tiempo. Nos remontaremos a los tiempos de los primeros sistemas de 32 bits para asomarnos a la primera versión de Tony Hawk’s Pro Skater. ¿El por qué, decís? Pues porque no era Tony el que iba sobre el monopatín, sino un duro del cine de acción que conocemos muy bien.

Y también viajaremos al pasado, en más de un sentido, para remontarnos a la época de los 8 bits y rememorar una aventura conversacional con el sambenito de ser el primer videojuego clasificado para mayores de 18 años. ¿Qué podía tener una aventura principalmente de texto para que se recomendase a los menores que se mantuvieran alejados de ella? Lo sabremos enseguida.

Yipee-kay-yay, Tony



Tony Hawk’s Pro Skater no siempre llevó el nombre de Tony Hawk en la portada. Es un paso lógico, puesto que cuando Neversoft y Activision abordaron el proyecto de hacer un juego con la imagen y el nombre de la estrella del skateboard para lucir bien hermoso en su caja y atraer a la chavalería que alucinaba con las piruetas de este buen mozo, no partieron de inicio con los derechos de imagen de Hawk. Había que emprender negociaciones, llevar a cabo reuniones con el bueno de Tony y, en pocas palabras, convencerle de que el juego al que querían ponerle su cara no iba a mermar su popularidad, sino al contrario.

Para presentar a Tony Hawk un producto a la altura de Tony Hawk, Neversoft y Activision prepararon una demostración consistente en un primer prototipo confeccionado con el motor de su anterior juego, el primero que ambas firmas realizaban en colaboración después de que Neversoft atravesara por varias cancelaciones por parte de diversos editores y se viera entre la espada y la pared. Por suerte para ellos, Activision se les presentó con un proyecto llamado Apocalypse, que iba a estar protagonizado por nada menos que Bruce Willis, por entonces una superestrella del cine de acción. Dado que hacía falta un “voluntario” para subirse a la tabla y enseñar a Tony Hawk lo que podían ofrecerle los videojuegos, lo que el skater se encontró ante sus ojos nada más ver el prototipo debió dejarlo ojiplático. El que estaba ocupando su lugar era el propio Bruce Willis, y encima, pistola en mano.

Tony Hawk debió quedar impresionado con esta demostración, y no solo por ver esa estampa poco usual del amigo Bruce con camiseta de tirantes y pistola en ristre haciendo piruetas a troche y moche. Las posibilidades del juego debieron emocionar a Hawk hasta el punto de que no solo consistió en ceder sus derechos de imagen a Activision para lo que sería una saga de juegos, sino que él mismo se ocuparía de realizar la captura de movimientos para dar mayor realismo. Es más, Tony Hawk era el primero en probar cada una de las entregas de sus propios juegos y no dudaba en darles un toque a Activision si algo no le convencía. ¿Es Bruce Willis el involuntario benefactor de estos simuladores? Nosotros solo damos una cosa por segura, y es que jamás hay bastante Bruce.


Dos rombos para Jack



Coged la caja de un videojuego al azar, cualquiera de los que podáis tener ahora mismo enfrente. Lo normal, a menos que hablemos de juegos anteriores a este siglo, es que en su misma portada y contraportada aparezca la clasificación por edades que, en nuestro caso, dicta el PEGI. Y es posible que tengáis alguno en vuestra colección, sobre todo si os van las emociones fuertes, que luzca ese cuadrado de color rojo intenso y contenga un enorme 18 bien visible, dejando claro que el juego no es apto para menores. El famoso PEGI 18 se suele aplicar a ciertos tipos de juegos que hacen gala, entre otras cosas, de violencia extrema, pero ¿alguna vez os habéis preguntado cuál fue el primer juego en ser declarado solo apto para mayores de edad?

Como no podía ser de otra forma, se trata de un juego un tanto truculento, y además con ilustre protagonista. Se trata de Jack The Ripper, de la empresa CRL, un juego que data de 1987 y que pertenece al género ya extinguido de las aventuras conversacionales. Como indica su título, este videojuego nos llevaba al Londres victoriano de la década de 1880 con la misión de esclarecer los asesinatos cometidos por el célebre Jack el Destripador, y de paso limpiar nuestro nombre, ya que nosotros mismos éramos sospechosos de ser el famoso y esquivo asesino.

Pero ¿cómo puede una aventura de texto ser clasificada para mayores de 18, diréis? Para saber la razón no tenéis más que mirar la propia caja del juego. Los pantallazos que se mostraban tenían elementos gore muy inusuales para la época, y el revuelo que armó este juego en países como Alemania, donde fue prohibido junto con otros juegos de la misma desarrolladora que compartían temática, fue de escándalo. Tanto fue así que la British Board of Film Classification, el organismo de regulación por edades británico para el material audiovisual, hizo lo que nadie había hecho hasta el momento: plantar un “18” en su portada debido a esta dosis de sangre, vísceras y mutilaciones mostrada en imágenes que no por ser estáticas y pixeladas resultaban menos turbadoras en la época. Su camino lo seguirían varios juegos más a lo largo de los años, pero desde luego si alguien tenía que ser el primero, alguien como Jack reunía todos los números.

Y aquí cerramos por hoy nuestra sección ¿Sabías que…?, despidiéndonos hasta el próximo jueves, donde conoceremos algún otro episodio curioso de la historia de los videojuegos, posiblemente equiparable a superestrellas patinadoras o a asesinos en serie de dos rombos. Y es que en este mundillo, como véis cada semana, no nos privamos de casi nada. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar