¿SABÍAS QUE… Halo hizo que Steve Jobs se agarrase un monumental enfado?

Bienvenidos una semana más a nuestra sección semanal ¿Sabías que…? En ella nos gusta repasar ciertos momentos de la historia de los videojuegos, si bien el de hoy es bastante reciente comparado con otros, y por ello quizá mucho más conocido. Pero merece la pena mencionar que los orígenes del juego más famoso relacionado con Microsoft estaban enteramente ligados a su competencia. Es más, la empresa de Redmond le dió un soberano disgusto a Steve Jobs cuando se hizo con su marca insignia.

Pero es lo que cabe esperar cuando alguien de la talla y la personalidad de Steve Jobs sale a un escenario y anuncia una exclusiva que solo se podrá jugar en ordenadores Macintosh. El juego es un título de acción en tercera persona con una trama de ciencia-ficción futurista. Su título, Halo. Si en esta historia os falta un tramo para completar con lo que ya conoce todo el mundo, no dejéis de leer esta entrega de ¿Sabías que…? que empieza a continuación.

El día de furia de Steve Jobs



En la década de los noventa empezaron a diferenciarse dos corrientes en los ordenadores personales. Por un lado estaban los Mac, los ordenadores de Apple que, por lo general, se asociaban sobre todo con el diseño gráfico. Por otro, bueno, estaba el resto. Los Commodore Amiga antes de dar sus últimos coletazos y los PCs compatibles, a los que los primeros cedieron progresivamente el testigo como plataforma de juegos. Con la mejora del hardware, los desarrolladores empezaron a ver más posibilidades en los PC, y a lo largo de la década fueron surgiendo grandes juegos. Los Mac, en cambio, estaban asociadas al concepto de ser un ordenador “para trabajar”.

Pero el asunto no era del todo así. En realidad, había grandes juegos para Mac, solo que no muy numerosos ni se les daba tanto bombo. Entre los títulos destacados para estas máquinas en los años noventa se encontraba la trilogía Marathon, una serie de juegos de ciencia-ficción y acción en primera persona creados a partir de 1994 por un estudio que os será familiar: Bungie. La historia de Marathon nos ubica en el lejano año 2794, y nos pone en el papel de un oficial de seguridad que acude a investigar una señal de rescate enviada desde la nave Marathon, en órbita sobre Tau Ceti IV. El motivo del embrollo es el ataque de una raza alienígena, los Pfhor, pero bajo el clásico enfrentamiento entre dos facciones subyacía un argumento más profundo en el que tomaban parte inteligencias artificiales y sobre el que flotaba la sombra de la conspiración.

La buena fama de la trilogía Marathon dio un cierto nombre a Bungie dentro del universo de Apple, y por ello, cuando se le quiso dar a los Mac una mayor presencia dentro de la industria del videojuego, fue el propio Steve Jobs el que anunció a bombo y platillo en su conferencia del evento Macworld de 1999 el nuevo desarrollo de Bungie.

Era un juego que haría uso de las nuevas técnicas de aceleración gráfica con las librerías OpenGL para gráficos de alto rendimiento. Sin embargo, a diferencia de Marathon, sería un juego que abandonaría la primera persona para pasar a la tercera. No obstante, sí tendría algunas similitudes con la trilogía anterior, principalmente algunos detalles reminiscentes de ésta, y sobre todo seguiría contando con un marcadísimo tono de ciencia-ficción. El nombre del proyecto era Halo, y una versión muy preliminar se mostró en esa conferencia de 1999. Un juego que solo se podría jugar en Mac y en ningún otro sitio. Solo un año después, las cosas serían muy diferentes.



En el año 2000, Bungie y su proyecto Halo pasaron a formar parte de Microsoft. Una parte que hoy se antoja indivisible por lo que respecta al juego. Y es que Xbox es sinónimo de Halo y viceversa. Un buen movimiento por parte de Microsoft, que quería ir haciendo músculo de cara a su propia consola, la Xbox, para la que necesitaba títulos de relumbrón si quería irrumpir en el mercado que se repartían Nintendo, Sega y Sony. Ese Halo que Steve Jobs había presentado el año anterior parecía una buena pieza, sobre todo en ese momento, cuando en Bungie le habían dado un lavado de cara, habían rediseñado el juego para que fuera un FPS y se estaba fraguando un sonoro pelotazo. Como se podría imaginar cualquiera, a Jobs no le hizo ni pizca de gracia.

Mientras, en su despacho, Steve Ballmer estaba a sus cosas de CEO de Microsoft. Tenía mucho en lo que pensar, toda una estrategia que organizar, pero estos chicos, este tal estudio Bungie, parecían buenos en lo suyo. Buena compra, sí señor. Ballmer se hallaba, pues, en sus tareas cuando sonó el teléfono. Minutos después estaba recibiendo la bronca de su vida. Al otro lado de la línea se encontraba un iracundo Steve Jobs, que estaba que echaba fuego por las muelas. Juraba en arameo contra su tocayo Ballmer, y el motivo era, precisamente, que la empresa de Redmond le acaba de birlar a la de Cupertino a su mejor estudio de desarrollo de videojuegos. Del terreno en el que querían empezar a destacar. Y con el agravio de que el propio Jobs había anunciado Halo en exclusiva para Mac el año anterior ante todos los asistentes al Macworld. A nadie le gusta quedar mal, pero a Steve Jobs menos todavía.

Ed Fries, el entonces vicepresidente de publicación de juegos de Microsoft, contó hace pocos años a la web Develop cómo se llevó a cabo este encontronazo, un episodio que hasta el momento no había salido a la luz: “Tan pronto como anunciamos que habíamos comprado Bungie, Steve Jobs llamó. Estaba furioso con Ballmer y le había llamado por teléfono muy enfadado porque acabábamos de comprar al principal desarrollador de juegos para Mac y convertirlo en desarrollador para Xbox. Así que ese día, recibí un correo electrónico de Steve Ballmer pidiéndome que llamara a Steve Jobs y le tranquilizara”. No era una tarea envidiable la que tenía Fries por delante, ya que Jobs también tenía su bastante mal genio. Y estaba muy, muy enfadado.



Para apaciguar las iras de Jobs, Microsoft llegó a un acuerdo salomónico: “Hicimos un trato con Apple según el cuál haríamos ports de algunos juegos para PC a los Macintosh, ayudamos a Peter Tamte [ejecutivo de Apple que iba a estar al frente de la rama de desarrollo de juegos] a crear una nueva empresa para ello y yo tuve que ir a una conferencia de desarrolladores de Mac a dar una charla en el escenario sobre esta nueva asociación. Fueron días muy extraños”. Lo fueron especialmente porque las relaciones entre Microsoft y Apple habían sido tradicionalmente tirantes, sin embargo ahora estaban en un mismo escenario codo con codo, y todo por un juego. Lo que había que hacer para apaciguar el rebote de Steve Jobs.

Aquí termina esta entrega de nuestra sección ¿Sabías que…?, que regresará la próxima semana con otro episodio perteneciente a la historia de los videojuegos. Nosotros pensamos que no vale la pena enfadarse, pero si alguien os quita un estudio de desarrollo a golpe de talonario, ya sabéis que pegándole cuatro gritos por teléfono os quedaréis como nuevos. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar