¿SABÍAS QUE… Homefront dió un susto al mundo en 2011?

¿SABÍAS QUE… Homefront dió un susto al mundo en 2011?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, la sección de AlfaBetaJuega dedicada a las curiosidades sobre los videojuegos y su historia. Para historia, la que podría figurar en los libros de texto si los vaticinios del videojuego de acción Homefront, de la ahora extinta THQ, llegan a materializarse, porque de haber sido así, en estos momentos medio continente americano estaría hablando en coreano. Y de ahí, a saber lo que le hubiera deparado al resto del mundo.

Pero por suerte, el punto de partida de Homefront solo es una invención, una trama ficticia sin ningún viso de cumplirse en realidad. ¿Verdad? Sí, eso es lo que pensaba cualquiera… hasta el 17 de diciembre de 2011. Ese día, no pocos pares de ojos nerviosos se posaban sobre sus ejemplares de Homefront, repasando incrédulos su premisa y puede que hasta rezando todo lo que supieran. El por qué, te lo contamos en esta edición de ¿Sabías que…?



La profecía


Año 2011. Kim Jong-il, que goberna el estado comunista de Corea del Norte está siendo portada en no pocos medios por sus más y sus menos con sus homólogos de Estados Unidos. Las tiranteces entre ambas naciones han venido en aumento y son vox populi, especialmente porque el régimen norcoreano pone especial empeño en su propaganda. De todos es sabido que, llegado el momento, las cabezas nucleares de Corea del Norte apuntarían a territorio estadounidense, y a partir de ahí se liaría la marimorena. Son tiempos de tira y afloja en las tormentosas relaciones diplomaticas entre las dos naciones que no son flor de un día. Y entonces llegó Homefront.

Homefront, el juego de acción de THQ que se lanzaba a mediados de ese 2011, planteaba un futuro distópico con dos características bastante llamativas. La primera, la inmediatez de su detonante. La segunda, su muy inquietante plausibilidad. Hasta cierto punto, todo sea dicho. Porque en el fondo, nadie en su sano juicio se planteaba en serio que las tropas norcoreanas pudieran invadir suelo norteamericano y hacerse con todo el país. Ese era el setting que el juego planteaba partiendo de la supuesta muerte a finales de diciembre de 2011 de Kim Jong-il y el ascenso al poder de su hijo y heredero, Kim Jong-un. Un nuevo líder que, según el juego, “unifica Corea del Norte y del Sur para formar la Gran República de Corea. La influencia de China y de los Estados Unidos decae frente a un estancamiento económico continuado y una guerra entre Iran y Arabia Saudí que emerge en Europa del Este por la disputa del suministro de petróleo, mientras que el suministro de gas y combustible a Europa Occidental es interrumpida por un tratado de interés mútuo entre Rusia y Ucrania.”

“Mientras Estados Unidos retira sus tropas en el extranjero para tratar con la inestabilidad doméstica, incluyendo el debate de secesión de Texas y un estallido de gripe aviar conocido como la Tos de Knoxville, la Gran República de Corea anexiona a Japón y el sudeste asiático. En 2022, los Estados Unidos se enfrentan a la extrema confusión económica y la intranquilidad social masiva, lo que culmina en un colapso económico total.” Lo que sigue, bueno, todos los conocemos. Una invasión y conquista con todas las letras de Estados Unidos por parte de la Gran República Coreana. Este argumento que recuerda poderosamente a otra distopía como es la invasión ruso-cubana de Estados Unidos en la película Amanecer Rojo, no es casualidad. Y es que sale de la mente de su director y guionista, John Milius, que trabajó en el guión de Homefront dejando su impronta.



Está bastante claro que esa muerte Kim Jong-il en diciembre de 2011 y su sucesión por parte de Kim Jong-un es lo que en el género de las ucronías, de la literatura de ciencia-ficción, se conoce como un “punto Jonbar”. O lo que es lo mismo, un acontecimiento singular de relevancia tal que supone un punto de disgregación de la línea temporal tal como la conocemos. En cristiano, un hecho que da lugar a una realidad alternativa. Dicho esto, imagina con qué cara se desayunan los estadounidenses el 17 de diciembre de 2011 con la noticia de que Kim Jong-il ha muerto. Y sí, su sucesor es Kim Jong-un. Más de una camisa no toca el cuerpo, pero el primer sorprendido sin duda debe ser el propio Milius. Porque no clavó el pronóstico de la muerte del líder norcoreano y enemigo jurado de su nación por dos escasas semanas.

Nunca sabremos si el Kim Jong-un que hereda el poder allá por la nochevieja de 2011 lleva la idea de unificar las dos Coreas, anexionar al sudeste asiático y convertir Estados Unidos en su tablero de Risk en vivo, pero parece que para alivio de los más agoreros, el Kim Jong-un del 18 de diciembre de 2011 estaba más por otras labores. Los ánimos parecen haberse enfriado desde entonces, aunque este mismo año ha vuelto a la carga la maquinaria propagandista para recordar a Washington que hay una cabeza nuclear con su nombre. En cualquier caso, sabiendo que los videojuegos ya habían hecho de oráculos en ocasiones anteriores, como aquella vez que Deus Ex profetizó la caída de las Torres Gemelas, es probable que hubiese quien ya estuviera memorizando la receta del kimchi, por lo que pudiera pasar. Quién sabe si realmente existe un universo paralelo en el que dentro de 7 años la Gran República de Corea será la dueña y señora del mundo. Todo porque un videojuego les enseñó el camino.

Hasta aquí esta entrega de ¿Sabías que…?, que se despide si no pasa nada que altere el curso de la historia de manera drástica hasta dentro de siete días. Hasta entonces, recuerda que los videojuegos no lo saben todo. Al menos, no siempre.

Cerrar