¿SABÍAS QUE… Jean-Claude Van Damme iba a ser el protagonista de Mortal Kombat?

¿SABÍAS QUE… Jean-Claude Van Damme iba a ser el protagonista de Mortal Kombat?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, el apartado de AlfaBetaJuega dedicado a la historia del videojuego y sus curiosidades. Mortal Kombat es un título que evoca música techno, tatuajes con forma de cabeza de dragón, la rivalidad con Street Fighter y a la figura de Jean-Claude Van Damme. Y es que aunque el belga no aparece en el juego, aunque sea el protagonista de la adaptación al cine de su archirrival, su espíritu está muy presente. Tanto como que Mortal Kombat no fue concebido como Mortal Kombat, sino como adaptación de una de sus películas.

Hay hasta cuatro films con los que Mortal Kombat, en un modo u otro, guarda una relación directa. Y todo porque un día, ciertos productores pidieron hacer una conversión de una de ellas. Así empezamos con Jean-Claude Van Damme y terminamos con Jackie Chan en un carrusel de vínculos que recogeremos en esta entrega de ¿Sabías que…?, y eso con el juego en desarrollo todavía.



Golpe mortal en el puño borracho del combate sangriento universal

Uno de los juegos que más ha dado que hablar en toda esta historia ha sido Mortal Kombat, la máquina recreativa creada por Ed Boon y John Tobias y fabricada por Midway que acabó con la creación del ESRB, el organismo de calificación por edades para videojuegos en Estados Unidos, a raíz de la polémica montada al ver padres y educadores un juego en el que sus niños podían arrancarle a alguien la cabeza de cuajo. Un episodio que da para una película, y no sería la primera con la que Mortal Kombat tiene relación.

Y es que esta semana no te vamos a hablar del escándalo que armó el senador Liebermann a comienzos de los noventa, porque es más bien el final de la historia. Esta semana vamos a hablarte del comienzo, de cuando Mortal Kombat ni siquiera iba a llamarse Mortal Kombat. Vamos a hablarte de la película que iba a adaptar Midway inicialmente, de la película de la que luego tomó inspiración, de otra película de la que tomó dos personajes y de una cuarta en la que trabajó el actor que daba vida a uno de esos personajes.



Todo empieza en 1991. Ed Boon, de 27 años de edad, y el dibujante de cómics John Tobias, de 22 años, reciben un encargo que les iba a cambiar la vida. Midway les había encargado un videojuego, y no era un videojuego cualquiera. La condición era una y muy firme, y es que tenía que estar terminado en tan solo 10 meses. Así lo pedían los productores, unos señores con caros trajes que venían desde Hollywood y que iban a estrenar al año siguiente una película que esperaban se conviertiera en un pelotazo. Tenían a sendas estrellas muy válidas del cine de acción y artes marciales y un argumento como para hacer que la chavalada se cayera de espaldas. Así, Ed Boon, John Tobias, John Vogel y Dan Forben se prepararon para iniciar el desarrollo de Soldado Universal, el videojuego.

Pero el tole tole no tardó en hacer acto de presencia en las mentes de Midway, que consideraron que por qué licenciar una película que a fin de cuentas usaba como gancho a un actor si bien podían licenciar al propio actor en sí mismo. De esto modo, el proyecto Soldado Universal, el videojuego, evolucionó en Jean-Claude Van Damme, el videojuego, y la idea de la desarrolladora era soltarse la melena y buscar algo como lo que había en la segunda película a la que vamos a hacer mención: Contacto sangriento. Basada en la historia real de Frank Dux, esta película es famosa por sus violentos combates, que no escatiman en sangre ni en mostrar crudas paliza o incluso en dejar a alguno de sus personajes reducido a una masa de hematomas balbuceante. Eso es lo que en Midway buscaban, un juego de lucha crudo, oscuro y que fuera cuanto más bestia mejor.



Hubo un problema, y es que Midway no pudo hacerse con los derechos de imagen de Van Damme. En cuanto a Soldado Universal, tampoco había inconveniente puesto que encontraron un plan B, concretamente coger Turrican II y hacerle los cambios justos para convertirlo en una adaptación que se comercializó con bastantes pocos escrúpulos para Mega Drive y Game Boy. Pero ya que tenían movimientos digitalizados y trabajo de actores hecho, la idea del juego de lucha siguió adelante con una trama aún más demencial que incluía una dimensión alternativa. En vez de Jean-Claude Van Damme se creó al personaje de Johnny Cage, interpretado por Dan Pesina, que cuenta en su haber con el repertorio de golpes del belga de oro, incluido su famoso “spagat” que tantos aullidos de dolor masculinos ha causado solo con ver.

Y hablando de actores, alguno de ellos debería encarnar a varios personajes a la vez, porque la cosa no estaba como para ir derrochando. Suerte que uno de ellos era un profesional con cierta carrera a sus espaldas. Era el especialista coreano Ho-Sung Park, sobre cuyos hombros recaía el papel del protagonista del juego. Claro que lo conoces, claro que sabes su nombre. Venga, digámoslo al unísono: Yoshitsune Minamoto. Ah, perdón, es que este nombre era muy difícil de recordar para el reparto. De ahí que luego se cambiara por Liu Kang. Park, sin embargo, se encargó de otro papel, el del villanesco Shang Tsung, personaje que fue creado, aquí viene la tercera referencia cinematográfico, en base a David Lo Pang, el anciano demoníaco de Golpe en la Pequeña China. Precisamente la misma película de donde sale Raiden, que está inspirado en el electrizando Relámpago, uno de los tres Tormentas.



Nos queda un eslabón en esta cadena que va a rematar emparejando a Mortal Kombat con Jackie Chan. No es el que el actor aparezca de tapadillo en la recreativa (ya tuvo las suyas propias con no muy buenos resultados). El culpable es el propio Ho-Sung Park, y es que además de a Liu Kang y Shang Tsung también interpretó a Henry, uno de los secuaces del villano de la película La leyenda del luchador borracho, a quien un Jackie Chan que libera su mejor estilo de lucha cuando está beodo como una cuba le parte la cara en un par de ocasiones. En resumen, a Ho-Sung Park le atizaron Jackie Chan y Jean-Claude Van Damme pero con la cara de otro señor, en una película y en un juego que iba a ser de una película pero que al final no lo fue para parecerse a otra película mientras interpretaba a un personaje inspirado en el malo de otra película. Está clarísimo, ¿verdad?

Hasta aquí esta entrega de ¿Sabías que…?. Nos despedimos amigablemente invitándote a que escojas tu destino mientras te emplazamos a la próxima semana. Hasta entonces, recuerda no separar las piernas en ángulos de los que luego puedas arrepentirte. 

Cerrar