¿SABÍAS QUE… la MTV realizó un concurso a través de un juego de NES?

¿SABÍAS QUE… la MTV realizó un concurso a través de un juego de NES?

Bienvenidos a una nueva entrega de nuestra sección ¿Sabías que…?, el apartado de las curiosidades de videojuegos en AlfaBetaJuega. Créelo o no, mientras aquí los mirábamos con desdén en los Estados Unidos tenían a los videojuegos en la suficiente consideración como para organizar concursos a través de ellos. Verdaderas competiciones en las que se ponía a prueba la habilidad de los jugadores a los mandos. Y los premios no estaban nada mal, tampoco. Aunque fuesen maniobras claramente destinadas a público infantil o juvenil, había premios lo bastante suculentos como para ser tenidos en cuenta. Porque a nadie le amargan, por ejemplo, 10.000 dólares.

Esa era la cuantía de una de las opciones que contemplaba el primer premio del concurso que la cadena MTV organizó mediante el cartucho Treasure Master, de Software Creations, para NES. Un juego más bien regulero, sin nada que lo hiciera destacar especialmente… salvo esta competencia de la que te vamo a hablar en la presente entrega de nuestra sección ¿Sabías que…?



Aquí hemos venido a jugar

En AlfaBetaJuega nos encantan los concursos, tú ya lo sabes. Periódicamente traemos premios para tí en base a unas ciertas indicaciones, y si tienes suerte pueden ser tuyos. No está nada mal llevarse algo de vez en cuando, pero sería una verdadera pasada que se pusieran de moda concursos como los que ha visto el público de Estados Unidos durante el siglo pasado. Recordemos la que se lió con Swordquest, un desafío repartido a lo largo de cuatro juegos para Atari 2600, con pistas en las páginas de su cómic oficial y premios valorados en miles de dólares que eran auténticas piezas de orfebrería con oro y joyas. Y además, para ganar debías demostrar tu habilidad a los mandos del juego, lo cual es más atractivo y hace pensar en tener más posibilidades que un sorteo puro, dónde va a parar.

Pero es que no todo el mundo tiene el poderío como para poder montar un concurso que gire alrededor de un videojuegos, como hizo en 1992 la cadena MTV. El hogar de lo radical y lo que molaba en aquella época estaba a tope con los videojuegos, cómo no estarlo si eran lo que más triunfaba entre los chavales. Por eso, en colaboración con Software Creations, llevaron a cabo un concurso en el que ofrecían 36.252 premios, ni uno más ni uno menos. Ahora bien, atención a los premios, porque si bien es cierto que 36.000 afortunados podían hacerse con el certificado de ganador en que consistía el tercer premio, otros 250 podían ganar el segundo, y ese segundo premio era una flamante consola Super Nintendo, ¡el Cerebro de la Bestia! Los 2 únicos primeros premios que ofertaba la cadena tampoco estaban mal, ya que daban a elegir entre cuatro posibilidades: la asistencia a un concierto o evento deportivo, una sala de audio o vídeo o el importe en metálico de 10.000 dólares contantes y sonantes. Y todo lo que había que hacer era pasarse un juego llamado Treasure Master.

Treasure Master se lanzaba al mercado estadounidense para la NES el mes de diciembre de 1991. Desde ese momento y hasta el 11 de abril, los participantes tenían tiempo para entrenarse y practicar con el juego, un título de plataformas con algunos elementos de puzzle y videoaventura en el que controlamos a un adolescente de rumbosos andares, gorra de béisbol y pinta de protagonizar anuncios de bollería industrial. Porque ese mismo día, el 11 de abril, tendría lugar la resolución definitiva del concurso. Ese día habría que introducir un código suministrado por la propia MTV junto al número de serie del cartucho antes de empezar la partida, y eso posibilitaría que, en caso de superar los niveles regulares, apareciera un mundo extra. El objetivo era llegar a ese mundo adicional y completar el juego antes de la medianoche de ese 11 de abril de 1992, lo cual generaría en pantalla una contraseña que habría que comunicar a la cadena para saber con qué premio se había sido agraciado.



Por supuesto, habría pilluelos que por esa Super Nintendo, y por qué no, esos 10 de los grandes estarían dispuestos a cruzar ciertas líneas. Líneas llamadas Action Replay o Game Genie, accesorios que permitían guardar la partida en cualquier momento en el primer caso, o introducir códigos para activar efectos como vidas o energía infinita en el segundo. Pero cuando ellos iban, la MTV y Software Creations ya habían vuelto. El uso de estos artefactos generaba un código propio que al ser detectado por Treasure Master provocaban un cuelgue instantáneo dejando la pantalla en gris, dejando fuera de la competencia a esos ingeniosos briboncetes hasta que fuesen legales. El concurso se llevó a cabo, y en la red hay testimonios de ganadores, como es el caso del redditor honcas, al que le llegó a casa una Super Nintendo gracias a sus esfuerzos. De los dos primeros premios, eso sí, ni palabra.

De todas formas, y si bien es cierto que el concurso es la verdadera sal de Treasure Master, hay que decir que el mérito no es ya pasarse el juego, sino aguantarlo hasta el final porque hay que tener ciertas tragaderas. No es que Treasure Master sea un desastre de proporciones tan épicas como otros títulos, pero le viene bastante, bastante justito. Ni el trabajo del genial Tim Follin en su banda sonora puede enmendar la plana a un juego bastante anodino, con buenas ideas pero una ejecución tremendamente discreta. Por ejemplo, tiene fallos que provocan la pérdida de objetos necesarios para avanzar, con lo que hay que volver atrás y conseguirlos nuevamente. Tampoco es que sea un trauma jugarlo, y seguro que los participantes en el concurso lo recuerdan con cierto cariño por ese añadido de los premios a conseguir, pero puede entenderse por qué es un juego relativamente oscuro del catálogo de la NES.

Eso sí, no estaría nada mal un concurso de este índole por estos lares a día de hoy, aunque fuera con un juego, digamos, no muy excelente. No hablamos de torneos, sino de algo más abierto al público y proactivo. Servidor recuerda que en uno de los programas contenedor de series animadas de Antena 3 de los noventa – puede que fuera La Merienda, pero no podría jurarlo – había un concurso donde los jugadores se enfrentaban entre sí en plató por ver quién sacaba más puntos en el primer nivel de Super Mario Bros. Desde luego, llegar a extremos de crear un juego adrede para un concurso parece algo ya en desuso. Y es una lástima, porque no deja de ser algo bonito a su modo.

Sea como fuera, aquí concluye esta edición de ¿Sabías que…? donde para nosotros el ganador siempre serás tú. Te emplazamos a otra entrega, con el primer y único premio de nuestra devoción incondicional. Nos leemos en siete días.

Publicaciones relacionadas

Cerrar