¿SABÍAS QUE… la presentación oficial de Super Mario Bros. 3 para América se hizo en una película?

Bienvenidos de nuevo a nuestra sección ¿Sabías que…?, donde esperamos que cada semana aprendáis o hagáis memoria sobre alguna curiosidad relacionada con los videojuegos. Hoy en día estamos acostumbrados a que los anuncios de los grandes videojuegos de las principales desarrolladoras se efectúen en eventos especiales, ya sean ferias de videojuegos o incluso conferencias organizadas por las propias compañías para dar cobertura mediática. Pero si os parece que plantarse en el E3 con un tráiler es ir a lo grande, imaginaos si dieseis a conocer al mundo uno de los juegos más esperados para la consola de moda en mitad de una película mientras se estrena en cines.

Pues esto es justo lo que hizo Nintendo, y nada menos que con Super Mario Bros. 3. Después de su salida en Japón, su exportación a Estados Unidos se anunció oficialmente cuando el cartucho fue mostrado en pleno funcionamiento en la secuencia final de una película juvenil del año 1989. Y ya que Nintendo echaba mano de chequera para la puesta de largo de este bombazo no faltaron muchos de los productos y cartuchos licenciados por los japoneses. Leed a continuación como el bueno de Mario hizo de telonero de Fred Savage (o al revés) en la película El Campeón del Videojuego.

Consolas, mandos… ¡acción!



No hace falta decir lo exitoso que fue Super Mario Bros. para Nintendo, pero aún con toda la fama de la que gozaba el cartucho por excelencia para la Nintendo Entertaintment System, en occidente la gran N nos hizo un poco la trece catorce con la secuela de este juego. Y es que el Super Mario Bros. 2 que vimos aquí no era realmente Super Mario Bros. 2, como bien es sabido y os contamos el mes pasado en esta misma sección. Pero es más, mientras aquí seguíamos con el primer Super Mario Bros. como juego puramente Super Mario casi raspando ya el final de la década de los ochenta, en Japón ya contaban con tres entregas de esta serie.

Super Mario Bros. 3
incluía muchas novedades con respecto a sus antecesores, que básicamente eran el mismo juego solo que con nuevos niveles y una dificultad digna de arrancar lloros y gritos en el caso de la segunda entrega japonesa. En esto caso entraban en juego los famosos disfraces de Mario que le conferían nuevas habilidades, además de otros objetos, nuevos enemigos, la aparición de los retoños de Koopa y muchas otras características que propiciaron que Super Mario Bros. 3 llegara a lo más alto. El juego era una apuesta segura para llegar a occidente, pero lo curioso fue la manera de anunciarlo. Nintendo no se conformó con un comercial en televisión o un anuncio para la prensa. En su lugar, patrocinó una película entera.

El Campeón del Videojuego, o The Wizard en su título original, era una película protagonizada por Fred Savage, que estaba por entonces de moda gracias a su papel en la serie Aquellos Maravillosos Años. La película en cuestión, la verdad, no es que haya quedado para la posteridad más allá de ser un catálogo de Nintendo en toda regla, y es que el acuerdo con los japoneses llenaba la cinta de consolas NES y montones de juegos a los que todo el mundo jugaba a la menor oportunidad. Hasta los salones arcade contaban con una de estas consolas de ocho bits bajo cada uno de sus muebles, pese a ser un sistema doméstico.



La película cuenta el viaje de tres niños hacia Reno para tomar parte en un torneo de videojuegos llamado Video Armageddon, dado que Jimmy, el hermano autista del protagonista, tiene una habilidad innata para esto de darle al mando y esto pone los 50.000$ del premio al alcance de sus prepúberes manos. Con un cierto aire a Rain Man pero con niños y videojuegos, el mayor interés de la cinta es ver por doquier juegos y más juegos de NES, a veces incluso sin que los guionistas se molesten en justificar su aparición. Pero cuando un chaval presenciaba la conocida escena de esta película en la que el chulillo Lucas Barton desafía presume de su guante Power Glove y de tener todos y cada uno de los juegos de NES que había por entonces no se paraba a pensar en esas cosas.

Así, entre andanzas, partidas y persecuciones familiares, llega el momento cumbre de la película cuando Jimmy toma parte en la final de Video Armageddon, en donde los cuatro finalistas competirán en un juego en el que parten en igualdad de condiciones por la sencilla razón de que no se encuentra a la venta. En efecto, es el estreno de dicho juego, pero en la vida real es también el anuncio oficial en territorio americano. Todo el metraje anterior iba encaminado a un último acto que comenzaba cuando tras unos paneles se mostraba Super Mario Bros. 3 en una gigantesca pantalla por primera vez a unos ojos que no fueran japoneses. 

Y más aún, no se trataba de pantallazos como pudiera haber en las revistas. Se veía una partida en movimiento, mostrando la jugabilidad del juego y sus novedades. Y aún hay más, puesto que Jimmy, por sabe Dios qué motivo, ¡resulta que conoce trucos reales para un juego que acaba de descubrir que existe y los pone en práctica para tomar ventaja! El apuntarse unos cuantos truquitos por la patilla para el nuevo juego de moda es un buen negocio para el jugón a cambio del pequeño precio de la suspensión total de la incredulidad. Al final, pese a que los críticos se cebaron con una película que realmente no dejaba de ser una excusa para lucir catálogo, Nintendo se salió con la suya e hizo su maniobra de publicidad más demencial hasta la fecha. Por intentar hacer un símil, imaginaos a Iron Man jugando al nuevo Mass Effect o algún otro juego de relumbrón aún por presentar en la próxima película de Los Vengadores. Pero sin Power Glove (algo hemos adelantado).



Aquí dejamos por esta semana nuestra sección ¿Sabías que…?, la cual volverá el próximo jueves como es costumbre. Hasta entonces, sed felices y pasad una gran semana. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar