¿SABÍAS QUE… la primera mujer desarrolladora de videojuegos revolucionó la industria y se retiró a los 35 años?

¿SABÍAS QUE… la primera mujer desarrolladora de videojuegos revolucionó la industria y se retiró a los 35 años?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, el apartado de AlfaBetaJuega dedicado a la historia de los videojuegos y sus curiosidades. Hoy toca más de lo primero que de lo segundo, pero es que no es para menos. Carol Shaw quizá no te suene de buenas a primeras, y su inactividad en los videojuegos desde 1990 puede ser el motivo. Pero lo que importa es lo que hizo antes.

Shaw fue una pionera de la industria, la primera mujer que se internaba en un mundo de hombres, que lo hacía además en una gran compañía como Atari y que encima triunfaba con su código. Hoy vamos a repasar su trayectoria, breve pero intensa, en esta entrega de ¿Sabías que…? que empieza tras el siguiente salto.



El toque femenino

El mundo de la informática, y en particular el de los videojuegos, da la sensación de ser algo esquivo e intimidatorio para las mujeres. La actualidad no suele ir sobraba de nombres femeninos, y generalmente las grandes declaraciones y anuncios vienen promulgados por algún diseñador, productor, varón en general, porque es un mundo de hombres. Solo que no es así, y una diseñadora de videojuegos, la primera de la historia, se encargó de demostrar en la década de los ochenta que el género no es obstáculo para poder triunfar y revolucionar la industrial.

Se trata de Carol Shaw, y es una figura que merece más reconocimiento del que tiene porque estamos ante una de las grandes desarrolladoras de los inicios de los videojuegos domésticos con una mente brillante. No solo consiguió entrar a trabajar en Atari en 1977, justo mientras teminaba sus estudios universitarios, sino que además consiguió anotarse varios éxitos durante su trayectora profesional. Una trayectoria tan brillante que le permitió colgar el teclado muy pronto.

La web Gamer Women rescata y rinde tributo a Carol Shaw repasando su trayectoria, que da comienzo durante su enseñanza secundaria. Carol es hija de ingeniero, pero cuando se da cuenta de que el ordenador también sirve para jugar, su interés por la informática cobra una nueva dimensión. A los 22 años se gradúa de la Universidad de California, Berkeley, donde obtiene una licenciatura en Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación, complementada con un Máster en Computación que le abre las puertas de Atari en su último semestre. Sin embargo, trabajar en los videojuegos entonces no era como ahora, y un desarrollador lo era para todos los campos, tanto en lo referido a jugabilidad como a la hora de confeccionar gráficos y sonido.



Pero lo que le valió elogios a Shaw era su manera de programar. En seis meses creó 3D Tic-Tac-Toe, un cuatro en raya que transcurre a lo largo de cuatro planos, aportando una nueva dimensión y nuevas formas de ganar. Pero hay más, y es que el juego se puede jugar contra la CPU de la Atari 2600, algo no muy común. No eran pocos los desarrolladores que se devanaban los sesos intentando descifrar la pauta de comportamiento del juego. Pero en realidad, no la habiía. Shaw había dotado al cartucho de su propia inteligencia artificial para interpretar los movimientos y reaccionar, algo revolucionario.

Tras varios desarrollos para Atari, e incluso aparecer en el catálogo de juegos de la empresa en fotos promocionales, Carol Shaw ve venir vacas flacas para los videojuegos y decide que es hora de cambiar de aires. Pasa a trabajar en la compañía Tandem como programadora en lenguaje ensamblador, y aunque le encanta sigue sintiendo la llamada de los juegos. Una llamada que respondería uniéndose a la otra grande la segunda generación, Activision. Nada más llegar, Carol dió con la tecla creando River Raid, un shoot’em up vertical con el que además le hizo un pequeño vacile a su jefe. Y es que cuando éste le dijo que ya había demasiados juegos de naves en el espacio, Shaw optó por que la acción transcurriera en un río, que de esos no había tantos.



River Raid es uno de los clásicos de la Atari 2600, ganó varios premios incluido el de Juego del Año para la consola, pero Carol no llegó a ser muy consciente de ello. Ella simplemente programaba y no prestaba mucha atención al resto. Un día, Carol llegó a la empresa como siempre hacía, subió al ascensor y para su sorpresa, los comerciales allí presentes empezaron a ovacionarla en cuanto la reconocieron. Aquella joven con gafas y pinta introvertida les había hecho ganar pingües beneficios que se traducirían en suculentos bonos, aumentos de sueldo y pagas extras. Nada es para siempre, y satisfecha su labor en los videojuegos, Carol regresa a Tandem donde sigue haciendo un gran trabajo. Tanto como para que en 1990, con solo 35 años, se permitiera retirarse, vivir de sus rentas y dedicarse simplemente a dar clases ocasionalmente a las nuevas generaciones de programadores. A la primera mujer desarrolladora le bastó una década aproximadamente para llegar a lo más alto en la industria.

Hasta aquí esta entrega de ¿Sabías que…? Esperamos que el ejemplo de Carol Shaw te inspire en la vida. Nosotros aún no nos retiramos, volveremos en siete días con más curiosidades. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar