¿SABÍAS QUE… las Little Sisters de Bioshock no empezaron siendo humanas?

¿SABÍAS QUE… las Little Sisters de Bioshock no empezaron siendo humanas?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, la sección de AlfaBetaJuega dedicada a la historia de los videojuegos y sus curiosidades. A lo largo de los últimos 10 años hemos visto nacer unas cuantas franquicias de videojuegos que al final han quedado grabadas para la posteridad por su calidad y relevancia. Bioshock ha sido una de estas series, precisamente una que cumplirá 10 años este mismo verano. Y parte distintiva de ella son los Big Daddy y sus inseparables Little Sisters.

Pero la imagen que a día de hoy tenemos de las Little Sisters, la de esas niñas siniestras aunque hasta cierto grados mínimamente monas que van por ahí extrayendo el ADAM de los cadáveres que encuentran por Rapture podía haber sido muy, pero que muy diferente. ¿Hubiera sido lo mismo Bioshock si en lugar de estas niñas se hubieran encargado de recolectar esta sustancia unos perros en silla de ruedas? Pudo haber pasado, y todos lo hubiésemos permitido. Te lo contamos en esta entrega de ¿Sabías que…?



Cry, Little Sister

Las niñas buenas cosechan. Eso es lo que hacen las Little Sisters en Rapture, ciudad de vacaciones, el paraíso bajo el mar salvo que tengas idea de querer seguir con tu pellejo intacto una vez tengas la desgracia de poner el pie en esa locura de sitio. Las Little Sisters cosechan, y no cosechan cualquier cosa. Cosechan la sangre de los cadáveres de splicers que encuentran porque en ella aún hay rastros de ADAM que pueden reciclarse. Y eso te viene bien si das con una de ellas, pero ten presente que donde hay una Little Sister suele haber un Big Daddy. Claro que, a estas alturas, quien no sabe eso.

Las dos primeras entregas de Bioshock tienen estas figuras como parte de sus imágenes más iconográficas. La pequeña niña de siete años, fea como el demonio pero con un deje de inocencia retorcida que en cierto modo la hace hasta casi entrañable. Casi. ¿Cómo de diferente hubiera sido la cosa si llegan a tener alguno de sus modelos preliminares? Muy diferente, nos tememos. Y es que no es lo mismo toparse con una niña que con un animal cruelmente deforme.



Y sin embargo, hubo un momento en el que esa idea navegó por las mentes de los artistas del juego encargados del diseño de los personajes. En esta etapa, todavía no estaba claro qué clase de figura iba a ser la encargada de dedicarse a pasear por Rapture recolectando el ADAM, aunque la idea sí que estaba sobre la mesa. Solo hacía falta darle forma, en más de un sentido, por las primeras ideas incluyen una especie de ser amorfo parecido a una babosa, y en 2K Games querían conseguir una cierta empatía con el jugador. Algo que les hiciera cuesta arriba la decisión entre salvarles o hacerles daño para conseguir su preciada carga. La directriz, según el artista conceptual Robb Waters era la siguiente: “¿Puede el jugador tener una conexión emocional con ello? ¿Qué es patético? ¿Qué puede romperle de verdad el corazón a un jugador?”.

Y entonces empezaron a surgir las ideas con esta noción de patetismo en mente. Entre las primeras, de las que aún pueden encontrarse bocetos, están una especie de ranas con un recipiente conectado a lo que debería ser su trasero. También se flirteó con una especie de ardillas con un aspecto bastante inofensivo, dentro de las posibilidades de una ardilla de varios palmos de alto embutida en una especie de mono con capucha. Y entonces surgió esa loca idea que cuenta Shawn Robertson, animador jefe de Bioshock: “Alguien dijo ‘dibujemos algo realmente patético’ y yo dije ‘¿Qué hay más patético que un perro en una silla de ruedas?’ He estado pagando por ello desde entonces. En lo que respecta a bromas internas, esta es una de las más grandes”, y es que el perro en silla de ruedas, aunque no fue considerado demasiado en serio durante mucho tiempo, se convirtió en un verdadero meme recurrente en las oficinas de Bioware.



Finalmente, las Recolectoras, luego conocidas como Little Sisters, tomaron forma. Primero como una especie de pequeños gnomos similares a Gollum, luego se fueron aseando, obtuvieron vestiditos, se repeinaron y se convirtieron en las niñas carroñeras que conocemos a día de hoy. Pero sabe Dios que en un universo alternativo, los jugadores tuvieron que decidir, seguro que con lágrimas en los ojos, si sacrificaban a un perro famélico con las patas traseras reemplazadas por dos ruedas a cambio de un poco de ADAM. Suerte que todos los perros van al cielo.

Hasta aquí esta entrega de ¿Sabías que…? Volvemos dentro de siete días después de que recolectemos nuevas curiosidades relacionadas con los videojuegos para tu disfrute. Porque eso hacemos, cosechar, cosechar…

Publicaciones relacionadas

Cerrar