¿SABÍAS QUE… los deportes gaélicos también han tenido videojuegos?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…? , la sección dedicada a las curiosidades relacionadas con los videojuegos. El deporte es una de las actividades más recomendables que podemos hacer como seres humanos, pero si temes a las lesiones o te quedas sin resuello después de dar cinco pasos, un paseíto diario y una partidita con algún simulador también es una interesante opción para los de espíritu no tan atlético.

Precisamente, y ya que ayer fue el día de San Patricio, vamos a comentar una curiosidad que llega desde Irlanda, y es que aunque en este país se suele manejar el mismo catálogo de software que en el Reino Unido, Sony se anotó un tanto en PlayStation 2 con simuladores de algunos de sus deportes nacionales que provocaron con su título inicial que el juego volara de las tiendas y batiera récords históricos de ventas en el país. El mérito: que lo consiguió el que está considerado como un juego atroz. Veamos qué trajo a Irlanda la serie Gaelic Games en esta entrega de ¿Sabías que…?



Somos quince contra quince y no hay rival pequeño


No solo de FIFA y de NBA vive el jugón. Hay otros deportes que cuentan con no pocos aficionados en diversas partes del mundo, y muchos de ellos saben lo que es tener un videojuego, puede que hasta con licencia oficial. En el lado de los más conocidos, seguro que no te extraña ver simuladores de fútbol americano como la saga Madden, juegos de béisbol con la licencia de las Grandes Ligas, los combates extremos de las artes marciales mixtas de la UFC y exponentes del mundo del motor como la licencia de la F1. Menos común, pero los ha habido en algún momento, es dar con juegos de voleibol, hockey, ya sea sobre hierba o sobre hielo, ciclismo – ya sea con una reciente licencia del Tour de Francia o nuestro añejo Perico Delgado Maillot Amarillo – o de boxeo, que tampoco ha sido ni mucho menos una rara avis pero cuya estela parece apagada en esta década.

No obstante, hay disciplinas de carácter mucho más local que pueden resultar bastante desconocidas para el gran público, pero que no por ello pueden dejar de inspirar juegos. En Irlanda, ese verde país de ancestrales costumbres, disponen de varios deportes propios de gran calado entre sus fronteras. Y si aquí nos volvemos locos por un simulador de fútbol europeo, ¿acaso no tendría tirón uno de fútbol gaélico entre el público irlandés? Sony se planteó esta misma pregunta y experimentó la respuesta de primera mano. Para ello se hizo con los servicios de un estudio, pero no irlandés sino australiano, Trasismsion Games, que se encargaría de llevar a cabo las entregas de la franquicia Gaelic Games


Gaelic Games aspiraba a ser precisamente eso, simuladores de los deportes gaélicos propios de la región, comenzando por el de más tirón, el fútbol. No fútbol como lo conocemos, ya que la diferencia entre un partido de FIFA y uno de Gaelic Games: Football es muy grande. Principalmente por un motivo de peso en el que luego entraremos, pero la más evidente es que el fútbol gaélico se juega entre equipos de 15 jugadores y se pueden usar también las manos para llevar el balón. Una variante que apasiona al público irlandés y que al fin se pasaba a PlayStation 2 en aquel año 2005, una consola que dominaba el mercado gracias a la efectiva campaña de publicidad de Sony Irlanda, y que con Gaelic Games: Football se anotaba otro tanto. Tan es así que el juego tuvo unas ventas de récord, y de hecho, llegó a ser el videojuego más vendido de la historia en Irlanda. ¿Cuál es esa diferencia importante con respecto a los simuladores de EA Sports? Pues que Gaelic Games: Football también era uno de los peores juegos de deportes que han tocado el sistema de Sony.

El amor que le profesaban los jugadores al juego de fútbol gaélico se daba la vuelta como un calcetín en cuando comprobaban que hacía gala de un apartado técnico más que discreto, que los comentarios del bueno de Mícheál Ó Muircheartaigh, el locutor oficial de estos deportes en la radio y televisión nacional, eran tan escasos que se hacían repetitivos, que los efectos de sonido tampoco eran nada del otro mundo y hasta sonaban fuera de sincronía, que no contaba con nombres reales de los jugadores profesionales o que en un aspecto tan clave en el partido como era la defensa, los controles no respondían en absoluto. El juego era tal despropósito que igual que había desaparecido de los apartados destinados a los estrenos había vuelto para llenar otras baldas, las de los juegos seminuevos

Pese a ello, con las cifras en la mano el aparente interés por este tipo de juegos era evidente, por lo que Transmission Games se encargó de trasladar al videojuego otra disciplina gaélica: el hurling. Un, para nosotros, extraño deporte que cuenta sin embargo con el mérito de ser el más rápido de todos los que se celebran sobre cancha, o al menos así está considerado. Con rasgos del fútbol gaélico y el uso de palas y un stick, este deporte milenario de más de 3.000 años de existencia hizo su debut en PlayStation 2 con Gaelic Games: Hurling. Sin embargo, la losa que había acabado siendo la escasa calidad de Gaelic Games: Football acabó haciendo mella tanto en este nuevo simulador como en la secuela del anterior, Gaelic Games: Football 2. Una y no más, dijo el público irlandés. Puede que algún día EA Sports se plantee un GAA Hurling o un GAA Football, pero ante un mercado potencial de menos de 5 millones de usuarios no parece demasiado probable.

Suena el pitido final para esta entrega de ¿Sabías que…?. Volveremos en otra ocasión con más curiosidades sobre videojuegos. Cuidado con las lesiones si practicas deporte de manera demasiado intensa o con la embriaguez si celebras a posteriori el día de San Patricio con la misma intensidad. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar