¿SABÍAS QUE… los juegos de acción te hacen tomar decisiones más rápido?

¿SABÍAS QUE…  los juegos de acción te hacen tomar decisiones más rápido?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, la sección de AlfaBetaJuega dedicada a la historia de los videojuegos y sus curiosidades. “Si sigues jugando con el ordenador/a los marcianitos/con la maquinita se te va a podrir el cerebro“. Esta frase la hemos oídos muchos, muchísimos jugadores de la vieja escuela. Es una frase muy de padre o de madre, o de ambos al unísono. Pero, ¿es cierta? La ciencia apuesta a que no. Porque, de hecho, podría ser más bien al contrario.

Las conclusiones de varios experimentos han mostrado a lo largo de los años que el uso continuado de videojuegos, siempre con la justa moderación, favorece ciertos procesos cognitivos y desencadena efectos que en otras personas no habituadas a este ocio, no se producen. Una de ellas es particularmente interesante, y es que los juegos de acción, además de poner a prueba nuestros reflejos y puntería, también parecen tener un efecto secundario en la vida real. Nos hacen tomar mejores decisiones, y en menos tiempo.

Y es que sobrevivir en un campo de guerra virtual no es tan difícil, en el fondo, a encarar elecciones cruciales en el día a día. Por ello, la Universidad de Rochester realizó un estudio en el año 2010 en el que llegaron a esta conclusión.

Así que quizá todas esas horas que estás echando en Fortnite Battle Royale, más las que ya llevas a cuestas en juegos como Counter-Strike: Global Offensive o sagas como Call of Duty o Battlefield, al final sí sirvan de algo. Esto es lo que dice la ciencia en esta entrega de ¿Sabías que…?

¿SABÍAS QUE…  los juegos de acción te hacen tomar decisiones más rápido?

Decisiones, decisiones…

Cada vez que surge alguna de las ya habituales acusaciones que señalan a los videojuegos como fuente de todos los males de la humanidad, hay un estudio científico que lo tumba, o cuanto menos, concluye que no hay indicio de que haya correlación entre su uso y ciertas actitudes. Y no solo se ha estudiado el poso que pueden dejar los juegos en cuanto a la posibilidad de desarrollar actitudes violentas o asociales. También se han observado algunos otros efectos que se antojan bastante más beneficiosos.

Por ejemplo, no hace mucho se observó que durante el sueño, los jugadores habituales parecen padecer menos pesadillas que aquellos que no lo son. O mejor dicho, no es que no sufran de ellas, puesto que no dejan de ser un mecanismo del subconsciente que sigue produciéndose, y más nos vale por nuestro propio bienestar. Más bien, saben manejarse mejor en su entorno, las amenazas son menos inquietantes porque el soñador se sabe capaz de hacerles frente en mayor medida, y esto previene, en buen grado, un despertar repentino y la sensación de terror. A ello hacía mención un artículo publicado en The Wall Street Journey en 2012, y posiblemente este rasgo que favorece un sueño más plácido, pueda tener que ver con la conclusión a la que llegó dos años antes la Universidad de Rochester.

Si la vida son decisiones, los jugadores pueden manejarse en ella más rápido e igual de bien. Así concluyeron científicos cognitivos de la mencionada institución tras descubrir que jugar a videojuegos, y particularmente a juegos de acción, favorece una toma más rápida de las mejores decisiones. Los investigadores, como se publicó en Medical Xpress, dedujeron que esta afición favorecía una mejor comprensión del entorno en el usuario, y con ella ciertas habilidades que favorecen determinadas tareas. La toma de decisiones es una de ellas, y ésta se realiza más rápidamente sin que por ello sean menos efectivas.

La investigación se realizó entre jóvenes de 18 a 25 años que no eran jugadores habituales. Los científicos dividieron a la muestra en dos grupos, de los que uno iba a jugar a Call of Duty 2 y Unreal Tournament durante 50 horas espaciadas de una manera habitual. El otro grupo también empleó sus 50 horas en un juego, Los Sims 2. Tras ello, a los dos grupos se les pidió que observaran una pantalla, analizaran lo que pasaba en ella y respondieran una pregunta sencilla sobre la acción que habían presenciado en el menor tiempo posible.

Los investigadores observaron que los usuarios que habían estado jugando a juegos de acción tardaron un 25% menos en lapso de tiempo respecto al otro grupo en llegar a una conclusión. Y sus respuestas fueron correctas en el mismo grado que las de sus compañeros que habían estado empleando su tiempo en el simulador estratégico. “No se da el caso de que los jugadores de juegos de acción sean más impetuosos y menos precisos. De hecho, son igual de precisos, y también mejores“, decía Daphne Bavelier, una de las autoras del estudio. “Los jugadores de juegos de acción pueden tonar más decisiones correctas por unidad de tiempo. Tanto si eres un cirujano como si estás en medio de un campo de batalla, eso puede marcar la diferencia”.

“El cerebro siempre está computando probabilidades. Mientras conduces, por ejemplo, puedes ver un movimiento a tu derecha, estimar si estás en rumbo de colisión, y basándote en esa probabilidad, tomar la decisión binaria de frenar o no frenar”. En este caso, el uso continuado de videojuegos de acción favorecería este tiempo de reacción. Ahora bien, tampoco hay que subirse a la parra y pensar que jugar a videojuegos nos convierte en superhumanos ni nada de eso. Lo que sí parece claro es que reconfiguran las capacidades cognitivas de ciertas maneras. Algo que, bien empleado, puede ser provechoso. Aunque sea para tener sueños felices.

Hasta aquí esta entrega de ¿Sabías que…? Tú decides si quieres regresar dentro de siete días para conocer más curiosidades relacionadas con videojuegos. Nosotros ya hemos tomado nuestra decisión: estaremos allí.

Publicaciones relacionadas

Cerrar