¿SABÍAS QUE… Papá Noel llegó a tener un videojuego “oficial” para obras benéficas?

¿SABÍAS QUE… Papá Noel llegó a tener un videojuego “oficial” para obras benéficas?

Venid, lectores y lectoras, y reuníos para disfrutar de una entrega especial de Navidad de ¿Sabías que…?, la sección de AlfaBetaJuega dedicada a las curiosidades de los videojuegos y su historia. Hoy especialmente acompañada de sonidos de campanillas y de la risotada más famosa del mundo, esas tres carcajadas que caracterizan a Papá Noel, la imagen navideña más famosa en todo el mundo. Aunque cada cual le llame de una manera.

Porque nombres hay muchos para nuestro orondo y desprendido caballero al cual le bastan solo unas horas para recorrer el mundo de cabo a rabo y dejar a los niños y no tan niños que han sido buenos los últimos doce meses lo que le hayan solicitado en su carta. Y al igual que se le llama de muchas maneras, se le han hecho muchos videojuegos.

Eso sí, rechaza imitaciones porque solo uno es el verdadero juego de Papá Noel. Al menos si hacemos caso a su título, que nos asegura que se trata del juego oficial de este personaje. Y si lo dice una carátula de un videojuego de 1989, quiénes somos para dudar. 

Esperamos que hayas dejado leche y galletas bajo el árbol, porque aquí llega el juego oficial de Papá Noel, que ocupa esta entrega de ¿Sabías que…? 

Sí, Virginia, hay un juego oficial de Papá Noel

Existe en el folclore estadounidense un famoso editorial publicado en el diario neoyorquino The Sun que fue escrito por el doctor Philip O'Hanlon, ayudante del forense en el Upper West Side de Manhattan, y con el cual respondía en 1897 a la pregunta que su hija de 8 años le había formulado con anterioridad. «Sí, Virginia, hay un Santa Claus», decía el médico apoyándose en un hecho impepinable, y es que si lo leías en el Sun, es que era cierto.

Ahora bien, avanzando siglo y pico en el tiempo y llevando la cuestión a nuestro terreno, uno se podría formular la siguiente pregunta: ¿Existe un videojuego de Santa Claus, Papá Noel, San Nicolás, El Hombre de los Regalos Anuales o como quieras llamarle? La respuesta es obvia. Los hay a montones, a carros. Algunos son incluso material de arqueología por ser ilustres desconocidos, hacks descarados u obras de regiones poco frecuentes en el panorama de juegos comerciales. Ahora, si hablamos de juegos con la vitola de «oficial«, en ese caso sí, hay uno. Y además, lo deja bien claro en su título.

The Official Father Christmas es, según Alternative Software, el verdadero juego que refleja lo que es ser Papá Noel en la noche más ajetreada del año. Cómo obtuvo la licencia ya es un misterio. Quizá les llegó por burofax desde el Polo Norte o aprovecharon las reglas y la pidieron en su carta del año anterior en el que se portarían especialmente bien. Sea como fuere, el grado de oficialidad queda en segundo plano al ver el logo de la organización caritativa Save The Children, dedicada a velar por los derechos infantiles y brindar ayuda a los más pequeños. Y es que The Official Father Christmas es un juego creado para la beneficiencia.

A través de The Official Father Christmas, sus compradores podían sentirse como Papá Noel por partida doble. Por un lado, porque comprando el juego colaborarían en dar ayuda a los niños necesitados. Por otro, porque el juego nos pone en las botas del personaje que le da título, el cual tiene ante sí una noche muy larga. El juego se editó para los ordenadores de 8 bits ZX Spectrum, Amstrad CPC y Commodore 64, y su desarrollo es bastante similar entre ellos. Lo primero que Papá Noel debe hacer es recomponer su trineo juntando sus piezas, que han sido separadas y escondidas por su propia casa. Con un agravante, y es que los elfos de su taller le robarán la pieza que haya encontrado si no la lleva antes a la entrada y la volverán a colocar en otra ubicación. Papá Noel debería tener más contentos a sus empleados. 

A continuación, viene una parte un tanto extraña pero que forma parte de la tradición, como es confeccionar la carta. Para ello, debemos elegir varios regalos de entre una selección de posibles que conformarán el pedido de un niño, y será tarea de Papá Noel cogerlos al vuelo, tal como suena. Se trata de una fase en la que caen objetos desde las alturas y que no se completará hasta que nuestro bonachón protagonista se haga con todos los de la carta, porque llegar a un niño algo que no ha pedido es algo que el Papá Noel  oficial nunca haría. Ejem.

Y como cúlmen, finalmente podemos surcar los cielos de varios continentes (solo de América en Spectrum y Amstrad, pero ya se sabe que no hace falta más) montando en el trineo tirado, en este caso, por un solo reno mágico y dejando caer los regalos en los edificios señalados con flechas. Pero cuidado, porque en su trayectoria pueden cruzarse aviones, pájaros y hasta nubes que se llevarán el regalo y las ilusiones de un niño hasta donde jamás vuelvan a ser vistos. Así era esta curiosa experiencia, que la verdad, no daba para un gran juego pero tampoco figura entre los peores con temática navideña. Y eso sí, si Papá Noel ha dado su visto bueno para que el juego lleve su nombre, será por algo.

Hasta aquí esta entrega navideña de ¿Sabías que…? Nos vemos pronto con más curiosidades sobre los videojuegos y su historia en una nueva entrega 100% oficial de esta sección. Feliz Navidad. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar