¿SABÍAS QUE… Samurai Shodown iba a ser un Double Dragon con monstruos?

¿SABÍAS QUE… Samurai Shodown iba a ser un Double Dragon con monstruos?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, el apartado de AlfaBetaJuega dedicado a la historia de los videojuegos y sus curiosidades. Esta semana vamos a viajar hasta Japón para echar un vistazo a su época de los samuráis, esos tiempos feudales de guerreros letales con la espada capaces de cortar cualquier cosa de un solo tajo. Solo nos asomaremos fugazmente para recordar el concepto de la saga Samurai Shodown y luego imaginar lo que pudo haber sido.

Porque luego, todavía con la imagen del rudo Haohmaru en la mente, del serio Ukyo Tachibana, de Galford, Nakoruru y demás personajes, cobraremos conciencia de que de todos ellos solo uno sobrevivió de los bocetos preliminares de lo que inicialmente iba a ser el juego. Ese es el horripilante Genan Shiranui e iba a ser uno de los protagonistas. ¿De qué? Pues del proyecto que Yasushi Adachi, uno de los creadores originales de la saga tenía en mente y que te contamos tras el salto.



Que se mueran los feos


Caen los pétalos de la flor del cerezo mientras suena de fondo la melodía lacónica de un biwa. El camino del samurai es el camino del hombre recto. El honor y la fuerza lo son todo para quien empuña una espada y está dispuesto a arrebatar vidas con ella. Es el Japón de los samurai tal como lo enseña SNK en Samurai Shodown, una saga llega de arquetipos arraigados en la cultura popular y seguramente no muy fidedignos, pero que mezcla con elementos de fantasía bastante marcados. Porque en el Japón de Samurai Shodown, además de espadachines de toda clase hay hechiceros malvados que buscan dominar el mundo, invocaciones demoníacas, gente que domina el fuego y el agua, monstruos hechos de retales, ninjas de 150 kilos con aerofagia, y claro, dioses tiene que haber alguno. Vamos que terrenal, lo que se dice terrenal no es.

Pero menos lo era la idea que inicialmente manejaba el llamado Samurai Gumi, el equipo de desarrollo original de la saga, y más en concreto el diseñador Yasushi Adachi. La aparición de Samurai Shodown no fue del todo extraña porque en aquel 1993 estábamos en los años posteriores a la manía desatada por Street Fighter II, que todavía coleaba. Por lo tanto, y pese a que Fatal Fury ya se había postulado como la respuesta al juego de Capcom, tenía sentido que SNK siguiera golpeando con ese flanco con un juego bastante más parecido al referente del género. Eso sí, con interesantes vueltas de tuerca, principalmente la introducción de armas y el ritmo necesariamente más calmado y meditado que había que adoptar debido la gran penalización de errores que traía implícita el juego. Un golpe mal dado te podía costar la partida. Qué acertado, si ese hubiera sido el plan original… y qué afortunado fue que éste no se siguió.

“Probablemente soy el único de SNK que sabe esto, pero la idea original era un juego de acción con varios monstruos”, contraba recientemente Adachi a la web Polygon en una entrevista sobre los orígenes de Samurai Shodown. Si curioso era el planteamiento de lanzar una especie de King of the Monsters mezclado con Double Dragon, más curiosa era la elección de uno de los protagonistas principales: “Soy un gran fan de la idea de las manos de tijera y la inspiración de las manos de Genan Shiranui viene de ahí [de la película Eduardo Manostijeras]. Es un personaje muy importante para mí. Él iba a ser un héroe. Me encantan los héroes oscuros […] Creo que coincidirás conmigo en que Genan es más guapo que Johnny Depp [risas]”.



Adachi aclara que Genan no hubiera sido el único monstruo a elegir por el jugador, sino que “hubiera habido muchos”. Pero al final, mientras aún daba forma al juego, decidió cambiar de idea radicalmente. Y es precisamente gracias a ello que Samurai Shodown es conocido en occidente, porque ahí está justamente la razón: “Cuando estaba creando el concepto para el juego de monstruos, me paré a vislumbrar qué vendería en un mercado global. Al final tuve la sensación de que un juego de lucha con ninjas y samurais que representase a personajes distintivamente japoneses, vendería mejor que un juego que solamente tuviera monstruos. Así que cambié el concepto de acuerdo a eso”.

Y una cosa llevó a la otra, y finalmente el juego de lucha y acción entre monstruos acabó siendo un juego de lucha uno contra uno que pretendía representar la crudeza de un combate con armas blancas. “Queríamos ilustrar el terror de la lucha con armas, el impacto de luchar con una espada en el juego”, razón por la que no es lo mismo recibir una patada que un tajo de katana, mucho más letal y que se lleva por ello mayor cantidad de vida por delante. Ahora bien, ¿a qué nos hubiésemos enfrentado en ese juego germen de Samurai Shodown? Y sobre todo, viendo a Genan Shiranui que está a medio camino entre el Vengador Tóxico y Freddy Krugger, ¿qué pinta hubiera tenido el resto de personajes? Eso jamás lo sabremos, pero de lo que sí estamos seguros es de que ese cambio de planes dio pie a una de las mejores series de juegos de lucha de la historia.

Hasta aquí esta entrega de ¿Sabías que…? Volvemos la semana que viene con más curiosidades sobre videojuegos. Hasta entonces, recuerda que no hay que correr con objetos afilados en la mano. 

Cerrar