¿SABÍAS QUE… Satoshi Tajiri creó Pokémon en base a su propio autismo?

¿SABÍAS QUE… Satoshi Tajiri creó Pokémon en base a su propio autismo?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, el apartado de AlfaBetaJuega dedicado a la historia de los videojuegos y sus curiosidades. Y hoy hemos venido dispuestos a hacernos con todos, a coleccionar hasta el último de ellos. ¿De qué? Pues de lo que sea, insectos, cromos, Pokémon… Porque de eso trata la serie de juegos desarrollada por Game Freak y creada por Satoshi Tajiri, y no es ninguna casualidad.

En realidad, Tajiri se inspiró en una afición de su niñez para crear una franquicia de videojuegos histórica, pero lo que el diseñador no suele reconocer, solo ha hecho en contadas ocasiones, es que esta afición es fruto de padecer lo que se conoce como autismo de alto funcionamiento. Una condición que le ha llevado a ser leyenda de los videojuegos y por tanto a que hablemos de él en esta entrega de ¿Sabías que…?



Hazte con todos

Desde finales del siglo pasado, hay un término que se ha terminado vinculando a los videojuegos tanto o más que otros ya en desuso como “comecocos” o “marcianitos”. Allá por el 2000, los niños ya no jugaban con la maquinita ni con el Nintendo, jugaban con el Pokémon. Una palabra procedente de Japón, donde son bastante aficionados a comprimir varios términos en un uno solo, y que tiene su origen en Poketto Monsutaa (Pocket Monsters), el títulooriginal de una de las principales franquicias asociadas a Nintendo y una de las más famosas en todo el mundo en la actualidad.

Hasta alguien que no tenga el más mínimo contacto con los videojuegos puede no ser del todo ajeno al concepto de Pokémon. La caza y captura de criaturas fantásticas con poderes y capacidades para la lucha en virtud de sus especies es algo que se lleva practicando tanto tiempo que la idea básica ha anidado con bastante facilidad. Y como no dista tanto de una afición de coleccionismo relativamente normal no es difícil de comprender. Ayuda, eso sí, saber que en Japón hubo y sigue habiendo una verdadera fiebre por la caza de insectos, con especial atención a los escarabajos rinoceronte. Los jóvenes nipones los crían y hasta los enfrentan entre sí. Es más, el joven Satoshi Tajiri, mucho antes de crear la saga Pokémon, lo hacía también. Con una particularidad, y es que Satoshi Tajiri tiene autismo.

Tajiri se mantiene dentro del autismo de alto funcionamiento, algo similar al Síndrome de Asperger que tan popular ha hecho Sheldon Cooper. Y es este trastorno el que convierte esa afición a los bichos en una obsesión. El pequeño Satoshi, en sus años de pantaloncitos cortos y rodillas peladas, tenía tal pasión por los bichos que llegó a ser conocido como "Konchuu-hakase" (“Dr. Bicho”) entre los otros niños. Pero eso le daba igual, él aprovechaba cualquier momento para buscar por los alrededores rurales, descubrir sus hábitats y estudiarlos, tomando concienzuda nota de sus características, clasificándolos y finalmente capturándolos. Y cuando veía que estos insectos no se llevaban bien en cautividad, provocando que luchasen hasta la muerte, optaba por liberarlos de nuevo al medio natural.



El joven Satoshi encontró otra afición cuando los recreativos y las consolas llegaron a su vida, y supo que los videojuegos era a lo que quería dedicarse. Pero esos años de estudio de insecto no habían dicho su última palabra. Cuando Game Boy llegó al mercado, a Satoshi Tajiri le llamó la atención sobremanera que dos de estos dispositivos se pudieran comunicar a través de un cable de conexión. Dos Game Boy, en efecto, se asociaban para que sus usuarios pudieran jugar juntos, pero a ojos de Satoshi, aquello era una suerte de cordón umbilical y los datos, seres vivos que pasaban de una máquina a otra. Si has ido juntando las piezas, sabrás que el resto es historia.

Porque si te has dado cuenta, todas estas características están en Pokémon. La captura y cría de seres coleccionables puestos a luchar entre sí para mejorar con la opción de ser liberados o intercambiados con otro usuario “viajando” a través de ese cable. Sin embargo, la filosofía japonesa y especialmente la de Tajiri hacen que la parte más beligerante no se vea de la misma manera que en occidente. Y es que si llama la atención que los Pokémon no puedan morir en batalla, sino solo caer desmayados, es porque el diseñador quería que los niños tuvieran respeto hacia la muerte. Esto desata la pregunta lógica: ¿Por qué poner, entonces, monstruos con brutales habilidades a luchar en un juego para niños? La web Autism Key tiene la respuesta de sus propias palabras: “Un caballo es peligroso si galopa sobre tí, pero si tú montas sobre él, es un fiel amigo. Lo que importa es que los monstruos están bajo el control del jugador. Pueden ser sus monstruos interiores, el miedo o la ira, por ejemplo. Y los puede guardar en cápsulas”.

No se trata, por tanto, de que un monstruo sea muy fuerte. Se trata de que un humano enseñe a un monstruo concienzudamente escogido a ser muy fuerte. Algo que para Tajiri, en Estados Unidos, donde priman los artículos promocionales que muestran a Ash y Pikachu juntos frente a los habituales productos exclusivos de Pikachu que se venden en Japón, indica que se ha comprendido mejor que en su propio país natal, donde se pasa más por encima del componente humano. Satoshi Tajiri tomó así su monstruo particular y no lo encerró en una cápsula, sino en un cartucho lleno de magia convirtiendo de esa manera su obsesión compulsiva en el primer Pokémon en sentido metafórico de la historia.

Hasta aquí esta entrega de ¿Sabías que…? Volvemos la próxima semana con más curiosidades e historia de los videojuegos. Hasta entonces, toma tus monstruos interiores y evoluciónalos en algo mejor. A ser posible de tipo dragón, es una buena opción. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar