¿SABÍAS QUE… un juego clásico español llegó a tener hasta cinco títulos?

Bienvenidos una semana más a nuestra sección ¿Sabías que…?, donde repasamos algunas curiosidades acerca de los videojuegos. Y en esta ocasión no nos iremos muy lejos en el espacio, aunque sí en el tiempo. Nos vamos a remontar a la Edad de Oro del software español para ver el curioso caso de nomenclatura múltiple de uno de los juegos que desarrolló la empresa Topo Soft.

Una historia en la que no solo tienen que ver los bautizos múltiples, sino también las licencias y las conversiones de recreativas desde la sombras. Y es que Capcom fue fuente de inspiración en algunos títulos de nuestra producción patria. Os vamos a nombrar cinco títulos, pero en realidad todos son el mismo. Seguid con nosotros a través de la siguientes páginas para conocer los muchos nombres de Desperado.

 

Tu cara me suena, forastero

 



El Oeste, terreno abonado para grandes aventuras. Primero fue en folletines y novelas en formato económico, después se llevó al cine, y por último, los videojuegos no podían ser la excepción. Y si frente a las cámaras contábamos en la piel de toro con el caluroso desierto de Almería para albergar los duelos entre pistoleros, en lo tocante a videojuegos también teníamos recursos. Dinamic, Opera y Topo Soft eran tres de los grandes nombres de la época, y las tres, en mayor o menor medida, acabaron tocando esta ambientación.

El año es 1987, y Topo lanza al mercado un arcade protagonizado por un sheriff con la misión de detener a varios forajidos con precio puesto a su cabeza. Diversos decorados del Far West como una polvorienta ciudad, las vías del ferrocarril o un asentamiento indio servían de fondo a un arcade de scroll vertical. En él, nuestro hombre de gatillo fácil disparaba a discreción bien en línea recta o bien en diagonal sobre todo cuanto le salía al paso hasta llegar a dar con el bandido en cuestión que hacía las veces de jefe de nivel. Con el acompañamiento de una magnífica banda sonora a cargo de César Astudillo, más conocido como Gominolas, el juego llamado Desperado comenzaba a hacerse notar en los medios.

Pero lo que más llamaba la atención a los asiduos a los salones recreativos es que este juego les recordaba poderosamente a Gun Smoke, una máquina que venía firmada por Capcom. No es para menos, porque Gun Smoke estaba protagonizado por un sheriff con la misión de detener a varios forajidos con precio puesto a su cabeza. Y diversos decorados del Far West, como una polvorienta ciudad, las vías del ferrocarril o un asentamiento indio servían de fondo, una vez más, a este arcade de scroll vertical. Y cómo no, nuestro hombre de gatillo fácil disparaba a nuestra discreción bien en línea recta o bien en diagonal sobre todo cuanto le salía al paso hasta llegar a dar con el bandido que servía de jefe de nivel. ¿Sensación de déjà vu? Es comprensible, porque Desperado no era sino una conversión no oficial de este arcade.



Dado que Topo Soft no tenía potestad para llamar a su juego Gun Smoke, se inclinó por renombrarlo. En un primer momento, la opción era simple y breve: Bang!, un título que venía como anillo al dedo. Pero finalmente se optó por Desperado, una palabra para denominar a forajidos, cuatreros y demás gente de baja estofa allá por finales del siglo XIX en Estados Unidos. Pero resultó que Topo estaba a solo un grado de separación de Capcom, y ese grado se llamaba U.S. Gold. Esta compañía era la que tenía las licencias de los japoneses para publicar conversiones de sus juegos en ordenadores domésticos, y al mismo tiempo eran los distribuidores de Topo Soft más allá de nuestras fronteras. Felizmente, U.S. Gold se encontró con una conversión de Gun Smoke lista para vender, con una calidad más que aceptable que les evitaría agravios a los japoneses y con los derechos para usar su título original. Miel sobre hojuelas.

De modo que, dependiendo de dónde se comprase, podíamos tener una cinta de Gun Smoke o una de Desperado, aun siendo el mismo juego. Dos títulos para un juego no es raro, tres si contamos Bang!, para el que se llegó a realizar la portada a cargo de Alfonso Azpiri antes de la denominación definitiva. Pero la historia de Bang!/Gun Smoke/Desperado no termina. Topo Soft y U. S. Gold se ocuparon de los sistemas de 8 bits, pero… ¿y qué hay de los ordenadores de 16 bits? Pues de eso se ocupó la compañía francesa Infogrames, que se encargó de realizar una conversión de Desperado para Commodore Amiga, es decir, la conversión de la conversión. Ya sin ningún tipo de complejos, los galos no tuvieron reparos en calzar la sintonía de Bonanza como tema musical del juego, pero nuevamente hubo que realizar un cambio de nombre por el tema de la propiedad intelectual. Wanted fue en esta ocasión la nueva identidad de este software. Y para rizar el rizo, hasta la versión alternativa tuvo un nombre alternativo: Outlaw. ¡Pero todos son el mismo! En resumen, estamos ante un juego originalmente llamado Bang! que acabó siendo llamado Desperado, Gun Smoke, Wanted y Outlaw. Que para más señas era una conversión no oficial, pero que acabó oficializándose fuera del país donde fue programada. El Oeste está loco, loco, loco.

Aquí termina por esta vez nuestra sección ¿Sabías que…? Ya ensillamos nuestros caballos y nos preparamos para partir hacia el atardecer, sin saber muy bien hacia dónde vamos o cómo nos llamamos, pero eso no importa. Lo que importa es que el próximo jueves volveremos con una nueva entrega de esta sección a la que no tenemos previsto cambiar su título. De momento.

Publicaciones relacionadas

Cerrar