¿SABÍAS QUE… un personaje recurrente de los Monty Python protagonizó su videojuego para ordenadores?

¿SABÍAS QUE… un personaje recurrente de los Monty Python protagonizó su videojuego para ordenadores?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, el apartado de AlfaBetaJuega dedicado a la historia de los videojuegos y sus curiosidades. Hoy tenemos un día extraño, nos hemos levantado con unos andares muy tontos y nos duele el cerebro, y ni un buen desayuno a base de spam, spam, spam, spam, bacon y huevos parece librarnos de estos males, tan inesperados como la Inquisición Española. Será porque nos hemos acordado de uno de los videojuegos más curiosos que pasaron por nuestros ordenadores en 1990.

Monty Python’s Flying Circus es, además de una famosa serie de sketches del surrealista grupo británico, el nombre de su adaptación al videojuego, que está protagonizada por uno de los personajes recurrentes de los Monty Python: el señor Gumby, un clásico currito inglés al que por razones que no vienen al caso le suele doler el cerebro. Y eso dará pie a que Core le busque un problema en un juego altamente irreal. Lo vamos a ver tras el salto.



Y ahora, con algo completamente diferente…

En España no fueron especialmente populares, pero en Inglaterra los británicos se partían de risa con un programa de televisión humorístico, tremendamente irreverente y surrealista, que solía empezar con John Cleese interpretando a un presentador que anunciaba “Y ahora, con algo completamente diferente…”. Lo siguiente era ver un náufrago apareciendo en el plano en el lugar más inverosímil para colocarse en frente a la cámara y decir simplemente “Es…”, y por el fin el título de esta locura: Monty Python’s Flying Circus, o como se llegó a ver subtitulado en español, El circo volador de Monty Python. Una sucesión de sketches de este sexteto cómico a cuál más loco y con menos sentido, pero entre los que figuran piezas tan memorables como la terrible historia real del chiste más gracioso del mundo, que deja multitud de muertos de risa a su paso en la Segunda Guerra Mundial, o un vistazo a lo que se cuece en el Ministerio de los Andares Tontos cuando alguien va a pedir una subvención porque su manera de andar es muy tonta.

Aunque realmente cada programa era distinto, los Monty Python tenían una serie de códigos y elementos recurrentes en sus chanzas. Y entre ellos estaba un personaje que reflejaba lo peor de la clase baja a ojos de los Python. Se trata del señor, o más bien los señores, Gumby. Los Gumby son un estereotipo del currito británico, un señor de pocas luces y más bruto que un arado pero que de todo sabe tres, que se caracteriza por hablar a gritos, liarse a trompazos a la mínima y su peculiar pinta: bigote recortado, gafas de alambre, tirantes, jersey, pantalones hasta las rodillas, botas de pocero y un pañuelo anudado sobre su cabeza. Gumby, habitualmente encarnado por Michael Palin, o cualquiera de sus parientes interpretado por el resto de los Python suele dar su ciertamente estúpido punto de vista sobre determinadas cosas para, ocasionalmente, quejarse a voz en grito de que le duele el cerebro. Y eso hizo que a Core Design, a la postre desarrolladores de Tomb Raider se les encendiera la bombilla.



Monty Python’s Flying Circus no es una licencia en que uno pensaría para llevar al videojuego, pero en 1990 y dentro de los juegos para ordenador poco importaba la coherencia todavía, y el universo Python y la loca imaginería de las ilustraciones de Terry Gilliam que adornaban los episodios ponían el caldo de cultivo perfecto a un arcade que tampoco sería mucho más raro que tener a un minero recogiendo cosas brillantes mientras salta por encima de retretes andantes. Así pues, a Gumby se le escoge como el protagonista del videojuego de Monty Python’s Flying Circus para tratar de poner remedio a su eterno problema. Y es que su cerebro se ha acabado por dar a la fuga en cuatro partes repartidas por otros tantos niveles y nos corresponde hacer que este peculiar individuo consiga recuperar sus sesos, aún si para ello ha de convertirse en un pez, un pájaro o una bota por el camino.

El juego es un arcade en el que en cada uno de los niveles la cabeza de Gumby es alojada en un cuerpo acorde para poder superar las condiciones de cada zona, si es que necesita nadar como un pescado o volar como un pájaro, siendo en ocasiones un juego de plataformas y otras veces un shoot’em up, y no faltan los elementos Python. Desde los enormes pies que Gilliam gusta de dibujar pisoteando cosas con pedorretas a Ministros de Andares Tontos, policías hadas o las preciadas latas de spam (jamón enlatado y cocido con especias) que podremos intercambiar luego por trozos del cerebro de Gumby. Además, la protección del juego obliga a que el jugador reconozca varios tipos de quesos para demostrar su conocimiento superior en cosas fermentadas, la puntuación empieza en el máximo de 99.999.999 puntos para ir disminuyendo en lugar de aumentar y en medio de la partida se nos muestran sketches breves, como las lecciones para reconocer árboles desde una distancia razonablemente lejana.



Un juego tan extraño no dejó fríos a muchos, y si bien en general la recepción fue buena, dado que el juego tiene una alta calidad para los estándares de ese 1990 en todos sus sistemas, incluyendo los de 8 bits, que reproducen la célebre sintonía del programa una y otra vez a modo de machacona banda sonora. Y no, Monty Python’s Flying Circus no era lo más raro que habíamos visto, aunque sí llegaba un poco tarde con respecto al resto de locuras del software británico. Claro que siendo Gumby, es normal.

Hasta aquí esta entrega de ¿Sabías que…?, para cuya elaboración han sido necesarios trece dromedarios, nueve nutrias, ocho marsupiales, cinco gaviotas africanas, otras cinco europeas, todas ellas transportando cocos con palos sujetos entre sus patas, un ornitorrinco porque es el animal que demuestra que Dios tiene sentido del humor y la inestimable ayuda de los lamentos plañideros de los hombres de la División Q de la Policía de Escocia. Volvemos en siete días para traer algo completamente diferente.

Publicaciones relacionadas

Cerrar