Sagas de videojuegos que rozaron el lado oscuro

En todas las familias hay una oveja negra. Mires donde mires, sea la firma más prestigiosa o la menos conocida; pero siempre hay una mancha en el historial, un capítulo ante el que todos quieren pasar página para que caiga en el olvido lo antes posible por lo oscuro que era. 

Algo que ha pasado en numerosas franquicias tanto dentro como fuera de la industria del videojuego. Hay momentos en los que una IP cae en las manos menos adecuadas o en los que, simplemente, se busca innovar por unos derroteros diferentes o seguir la moda de turno para intentar subirse al carro de la fama y saludar al público con alegría entre vítores. El problema es que en la mayoría de ocasiones en lugar de llover vítores llueven tomates.

El tiempo no perdona, y nosotros tampoco. Vamos a repasar esos capítulos oscuros de algunos de los iconos más famosos de los juegos, vamos a dar un paseo por aquellas sagas de videojuegos que rozaron el lado oscuro con unas entregas que pudieron destrozar por completo su reputación y hundirla en lo más profundo del averno.

 

Resident Evil

Sobrevivir con angustia por las balas que quedan y la constante amenaza de unos seres con muy malas pulgas y nada de cerebro. Esta era la máxima de la saga Resident Evil hasta que comenzó a extenderse tras su tercera entrega. La franquicia comenzó a experimentar un poco para alejarse del género del survival horror, pero se salió por completo de las vías con Resident Evil 6. No había nada de la saga ahí, y Capcom trató de acercarse mucho más a la acción que al terror para intentar acercarse a lo que más se estilaba por aquel entonces. Aunque pudo haber sido peor, pudo ser como Umbrella Corps.


Call of Duty

Con tantos años a sus espaldas, es inevitable que haya entregas en las que el listón baje, lo malo es cuando baja tanto que hay que retirar metros de tierra para poder sacarlo. Call of Duty – Black Ops: Declassified, lanzado en PlayStation Vita, tiene el dudoso honor de ser la oveja negra de la franquicia. Problemas de rendimiento, una inteligencia artificial de todo menos inteligente y una calidad de imagen que dificultaba ver bien lo que sucedía en la pantalla fueron los clavos para este ataúd que nunca debió ser desenterrado.


Metroid

Después de la magistral trilogía de Retro Studios, Metroid Prime, Samus Aran volvía a Wii con un experimento del Team Ninja. El estudio nipón trató de contar los acontecimientos de la saga con un capítulo ubicado entre Super Metroid y Metroid Fusion. De esta forma, presentaron al mundo un Metroid: Other M que parecía fresco y heredero del espíritu original; pero que se quedaba en una secuela poco inspirada con una protagonista que causaba más desesperación que asombro.


Bomberman

Una franquicia con un marcado diseño simpático y colorido, que parecía sacada de un anime para niños a los que les guste lanzar bombas a diestro y siniestro (si es que pueden existir infantes así). ¿A quién se le ocurrió intentar darle un toque maduro y para adultos? A Konami, cómo no. Bomberman: Act Zero es el renegado, el pariah, una entrega que nunca tuvo que haber llegado al mercado. No solo fallaba en el estilo elegido, todo estaba mal, desde los cambios en las mecánicas hasta los controles.


Sonic

El erizo azul corre que se las pela, y viendo las perlas que tiene en su historial no nos extrañaría que lo hiciera para alejarse cuanto pudiera de esos juegos que es mejor olvidar. Sonic tiene varios videojuegos que no es que se acercaran, es que se lanzaron al lodo del lado oscuro y retozaron sin pudor alguno. Podríamos hablar de Sonic: The Hedgehog, el de 2006, de sus fallos, de sus niveles rotos y de ese guion que mejor no vamos a sacar a relucir más; pero también podemos coger Sonic Boom o el reciente Sonic Forces. Corre, puercoespín, corre cuanto puedas y aléjate.


Metal Gear Solid

Si Snake levantara cabeza, probablemente pediría a Big Boss que se espabilara para poner a la franquicia en su sitio. Es cierto que los problemas entre Kojima y Konami han sido letales para la saga Metal Gear, pero lo que la compañía japonesa ha hecho con la IP tras su marcha no es ni de lejos lo más adecuado. Metal Gear Survive pierde toda la esencia para convertirse en una mezcla entre Survival y TPS que rezuma falta de ambición por todas partes.


Devil May Cry

Dante tampoco se libra, y no vamos a mirar precisamente a su versión más emo y escuálida, al que vimos en DmC. Vamos a centrarnos en sus orígenes, en un Devil May Cry 2 que fue todo un “bajón” con respecto a su predecesor. La mano de Kamiya y Mikami desapareció por completo para dar paso a Hideaki Itsuno. ¿El resultado? Un afán por plasmar escenarios más grandes y una pérdida total de calidad en el resto de componentes. 


The Legend of Zelda

Nintendo sigue maldiciendo la hora en la que decidió firmar aquel acuerdo con el que sacar juegos de sus franquicias más icónicas en la consola Philips CD-i. Fruto de este nacieron algunas de las entregas más vergonzosas de la saga The Legend of Zelda. Sí, la misma franquicia capaz de traernos Breath of the Wild tiene en su historial monstruosidades como The Faces of Evil, The Wand of Gamelon o Zelda’s Adventure. Creednos, no exageramos catalogándolos como monstruos en el peor sentido de la palabra.


Tomb Raider

Cada vez que sale el nombre Tomb Raider: Ángel de la oscuridad, algo se remueve en las entrañas de los fans de Lara Croft. Algo muy oscuro tuvo que adueñarse de las mentes de Core Design y Eidos Interactive para dar luz verde al peor juego de toda la saga. Se supone que estuvo tres años en desarrollo, pero dado el pésimo acabado a nivel visual, lo torpe de sus cámaras y la torpeza de la propia Lara, por no añadir también unas más que dudosas mecánicas (¿sigilo?, ¿por qué?), tuvieron que ser años de puro tormento.


Super Mario

Podrán llamarlo el Mickey Mouse de los videojuegos, pero ni siquiera los fontaneros se libran de un horrible pasado. Aunque podríamos centrarnos en su horrible paso por la consola Philips CD-i con Hotel Mario (pura carne de meme), también podemos echar un vistazo a su etapa en Super Nintendo. Porque sí, después de sorprender a medio planeta con Super Mario World; Nintendo fue capaz de lanzar en su consola Mario is Missing!, un juego en el que hay que encontrar al “bigotes” encarnando a Luigi y resolviendo preguntas mientras se viaja por grandes ciudades. De verdad, ¿a quién se le ocurrió?
 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar