Samurai Warrior: The Battles of Usagi Yojimbo, mañana en nuestro AlfaBetaRETRO

Un día, mientras se emitía uno de los episodios de la serie animada de las Tortugas Ninja, apareció en él un conejo samurai que respondía al nombre de Usagi Yojimbo. Era un personaje curioso, en realidad procedía, al igual que los cuatro ninjas adolescentes, de un cómic independiente americano, y de hecho, su figura de acción se convirtió en la más valorada de la serie. El crossover ya era llamativo de por sí, pero más de un usuario de Spectrum, Amstrad, y sobre todo Commodore 64, corrió con incredulidad a comprobar lo que le había parecido en un primer momento. Que aquel conejo samurai ya lo habían visto antes en su propio videojuego. Era Samurai Warrior, y te lo traemos en nuestro próximo AlfaBetaRETRO.

Samurai Warrior: The Battles of Usagi Yojimbo es la adaptación del cómic Usagi Yojimbo de Stan Sakai, editado en nuestro país por lal editorial Planeta en tomos, y pese a lo que pudiera parecer por sus personajes con forma de animales antropomorfos, es una obra bastante adulta que transcurre en un Japón feudal lleno de firmes creencias en el honor y férreas tradiciones. Y como tal, la empresa británica Firebird quiso tener miras muy altas para este juego, contemplando un desarrollo bastante ambicioso para la época.

Las restricciones técnicas obligaron a cambiar planes, pero pese a ello, Samurai Warrior es un juego que incluye un concepto tan interesante como es el karma. Es decir, ya en la época de los 8 bits teníamos un título donde cada acción tenía consecuencias morales. Y para un samurai, eso es vital.

Mañana, en nuestro AlfaBetaRETRO, te hablamos de Samurai Warrior: The Battles of Usagi Yojimbo, de lo que fue y de lo que pudo llegar a ser. No te lo pierdas.

Cerrar