Se pasa el Nuevo Año chino jugando a la consola durante demasiadas horas y termina en el hospital

Cuando vemos este tipo de noticias, el objetivo no es, evidentemente, ni demonizar los juegos ni meter el miedo en el cuerpo a nadie, sino aplicar un poquito de sensatez. Según  nos cuenta Strait Times, un jugador chino de 36 años terminó en el hospital con una apoplejía menor por plantearse el Año Nuevo chino de una manera un tanto peculiar.

Ese fin de semana se pasó una larga jornada nocturna viciándose, se echó un rato la siesta y luego se fue a beber con los amigos. Lógicamente, no aplicar la mesura le llevó al hospital.

Así que ojo, los viodejuegos nos encantan pero hay que medir, como con todo, las horas que nos tiramos sin despegarnos de una actividad.

Publicaciones relacionadas

Cerrar