Se viene abajo un mito: soplar los cartuchos de la NES no valía para nada

Atención, que vamos con una noticia generacional que puede ofender a más de un clásico. Soplar los cartuchos de la mítica consola de Nintendo, la NES, no servía para nada. Y nos preguntamos, ¿qué levante la mano el que no haya soplado jamás en un cartucho de la consola después de que saltara un error en el juego? Exacto, ninguno. Así que todos nuestros cuidados para soplar flojito y que no cayeran babillas en el interior del cartucho eran innecesarios. Vale, es cierto que ya lo sospechábamos, pero es que ahora un estudio científico lo demuestra.

Desde Metal Floss (a través de Eurogamer) se asegura: “Si las cosas iban mal con tu NES, el problema se debía en la mayoría de los casos a una mala conexión entre cartucho y ranura. Esto se provocaba por culpa de la corrossión, la guarrería acumulada, clavijas débiles o el empañamiento”.

Correcto, problema detectado. Pero aquí viene lo mejor. Frankie Viturello de Digatal Press Webcast ha realizado una prueba de estrés a dos cartuchos de NES. Ha abierto dos juegos, los ha conservado en las mismas condiciones y durante un mes en uno de ellos ha soplado una media de 10 veces diarias sobre el cartucho.

El resultado diferencial se aprecia en estas dos imágenes:

Y, por supuesto, aquí viene la explicación de los resultados de este variopinto experimento: “ Es cierto que puedo haber soplado algún cartucho cuando era un ingenuo joven, pero llevo mucho tiempo aconsejando que no se haga porque si bien puede servir como ayuda en el momento, a la larga produce daños y dificulta la labor al hardware”.

Lo curioso, es que, aunque no sepamos quién nos lo enseño, todos soplábamos los cartuchos y el juego funcionaba a las mil maravillas después de hacerlo. Pues aquí viene la explicación de nuevo: “Quitar, soplar y meter de nuevo el cartucho daba otra oportunidad aleatoria a que se realizase una mejor conexión. Por lo que si quitáramos el cartucho diez veces y lo volviéramos a poner sin soplar tendríamos el mismo resultado sin tener que soplar en él cada vez”.

Y sigue: “la humedad que se genera al soplar el cartucho tiene un efecto inmediato en la conexión eléctrica. Puede ayudar a eliminar cualquier porquería presente al realizar el contacto, o aumenta la conectividad. De ahí que el truco pudiera dar algún resultado”.

Pues sabéis qué: que nosotros vamos a seguir soplando los cartuchos de nuestra NES, faltaría más. Estamos mu locos en AlfaBetaJuega.

Publicaciones relacionadas

Cerrar