Secuencias ocultas en videojuegos que son totalmente inolvidables

Secuencias ocultas en videojuegos que son totalmente inolvidables

Cuando nos pasamos un videojuego creemos haber sacado todo el juego que hay en él, pero muchas veces pasamos por alto algunas secuencias pensadas para recompensar nuestra curiosidad. Las escenas ocultas son una práctica muy habitual, pequeños guiños y hasta easter eggs con los que satisfacer a los jugadores más férreos y sedientos de descubrimientos.

Muchísimos títulos esconden escenas de este tipo. Frases, acontecimientos y hasta revelaciones escondidas tras una rutina, tras una puerta, tras un combate o algo que no siempre está a la vista. Hay que saber buscar y, normalmente, ser bastante bueno en un juego para conseguir encontrar algunas de sus escenas secretas; pero el resultado es algo que no suele dejar indiferente.

Hoy vamos a echar un vistazo a algunas de las escenas más memorables, las secuencias ocultas de videojuegos que son, francamente, inolvidables. Desde un alto al fuego hasta una toma falsa que trae susto, os aseguramos que muchas de ellas os van a gustar.

 

El abrazo de la paz – Halo

Cuando lograbas superar el primer Halo en dificultad Legendaria, la secuencia final contaba con un pequeño extra a modo de simpático easter egg. El Sargento Johnson, que se encontraba combatiendo con un soldado de Elite, descubre que todo está a punto de acabar con la explosión del Pillar of Autumn y, en ese momento, decide soltar las armas para dar un abrazo al enemigo al que instantes antes quería aniquilar. 

 

Paz vive – Metal Gear Solid V: The Phantom Pain

Una de las secuencias y subtramas más turbulentas del último Metal Gear numerado. Paz, que parecía haber muerto en el final de Ground Zeroes, aparece en la enfermería de Mother Base viva, aunque totalmente amnésica. A medida que le entregas fotos y despiertas sus recuerdos, te acabas dando cuenta de que en realidad es una alucinación causada por el trauma de todo lo sucedido. Impresiona, y más aún, cuando eres consciente de que tu personaje no es quien dice, o cree, ser.

 

La conversación secreta – Metroid Fusion

Un easter egg difícil de conseguir y bastante satisfactorio. En uno de los momentos del juego, si decides hacer una ruta exacta y tremendamente exigente con Samus (requiere dominar la carrera y medir los saltos al milímetro), puedes llegar a una sala de ordenadores en la que Adam te felicita e incluso rompe la cuarta pared para hablar directamente sobre el jugador. Uno de los easter eggs más famosos que, además, sirvió para bautizar el aura de la cazarrecompensas cuando acumula energía corriendo como «Shinespark».

 

El secreto de la Mansión Shinra – Final Fantasy VII

Una escena que muchos pasaron por alto en su momento y que era realmente fácil de desbloquear. Una vez Cloud recuperaba sus recuerdos, solo había que ir a la Mansión Shinra de Nibelheim para hacer que este comenzara a recordar lo que sucedió allí. Sin duda, una de las grandes claves para saber qué pasó con Zack y por qué ambos estuvieron tan unidos incluso después de su muerte. La historia original a partir de la que se construyó Crisis Core.

 

«Es un Assassin, papá» – Watch_Dogs

Ubisoft quiso unir mundos con un poco de sorna a través de esta secuencia. Para acceder a ella había que acudir a un búnker y, con Aiden, hackear una cámara para ver a un padre y su hijo jugando a Assassin's Creed. El progenitor no entiende la mitad de cosas que pasan por pantalla e incluso considera al juego una completa absurdez. «¿Por qué habla con la persona que acaba de asesinar?» y demás perlitas en una escena muy breve, pero bastante divertida.

 

Este muerto está muy vivo – Uncharted: El Abismo de oro

Si decidías completar Uncharted: El Abismo de Oro en su dificultad más elevada, el juego se ofrecía a darte un gracioso guiño durante la partida. Cuando los protagonistas se topan con el cadáver de San Esteban, el muerto se levanta para asustar y casi provocar un infarto a Marisa Chase. Todo una broma hecha como guiño a las tomas falsas de la película y que rompe la cuarta pared para dar al jugador la sensación de que todo forma parte de un complejo rodaje.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar