Seis gamers que también fueron torpes delincuentes

Seis gamers que también fueron torpes delincuentes

Hace un tiempo hablamos de esos gamers que, haciendo uso de su ingenio, lograban disfrutar de su hobby de la mejor manera posible. Sin embargo, no todos los aficionados a los videojuegos han sido capaces de compaginar su pasatiempo favorito con la vida diaria, sobre todo si en el camino se han topado con la justicia.

Por eso te acercamos la historia de seis individuos que, pese a disfrutar como nadie de los videojuegos, como League of Legends, Pokémon, Half-Life 2 o Sonic Genesis; algunos incluso formando parte de la propia industria, tuvieron que vérselas con la policía o el mismísimo FBI, que se vieron obligados a intervenir y poner fin a su diversión.

A continuación, , y gracias a Dorkly, recopilamos algunos de los casos más sorprendentes que se han dado en los últimos años. Posesión de drogas, secuestro de datos, tenencia de armas, piratería a gran escala y otros delitos tan llamativos como ridículos que no dejaron en muy buen lugar a los protagonistas que te presentamos ahora:

1. James Stumbo y Kevin Norton trataron de acceder armados al Pokémon World Championship de Boston en 2015. Afortundamente fueron atrapados por las autoridades, que habían sido alertadas de sus intenciones a causa de un mensaje publicado en las redes sociales de uno de ellos.

2. Un streamer apodado Mr. Big, aficionado al videojuego New Z, fue detenido por un agente de policía que acudió a su domicilio tras las quejas de un vecino por sus constantes gritos. Tras resistirse, e incluso negarse a facilitarle sus datos, el jugador fue arrestado a la vista de la cámara. Solo unos minutos después, el vecino se colaba en el piso para robarle, también ante el asombro de los espectadores de Mr. Big.

 

3. Jing Zeng fue despedido tras desarrollar un videojuego para móviles para su compañía. A modo de souvenir, decidió descargar los datos de miles de usuarios, aquellos que este tipo de aplicaciones utilizan para ofrecer una experiencia personalizada al jugador, con los que chantajear a los antiguos jefes.

4. Un usuario alemán logró acceder, en 2003, a los servidores de Valve y robar el código de su próximo juego, Half-Life 2. Acto seguido, contactó con la compañía reconociendo el delito y ofreciéndose como experto en seguridad online, una circunstancia que la empresa aprovechó para ofrecerle una falsa entrevista de trabajo que, en realidad, era una redada del FBI.

 

5. Durante el Championship Tournament de 2012 de League of Legends, un usuario fue visto, en repetidas ocasiones, espiando la posición del equipo rival. Su equipo, Team Azubu Frost, fue multado con 30.000 dólares por la infracción, que el jugador negaba a pesar de haber sido grabado con una cámara que se situaba a centímetros de su cara.

6. Un hombre acudió en octubre de 2015 a una tienda de empeños para vender una copia de Sonic Genesis. El empleado de turno inspeccionó el producto y descubrió que, dentro del cartucho, se escondía una pequeña cantidad de metanfetamina. La policía fue alertada y el individuo fue acusado de posesión de drogas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar