Estos son todos los finales de Sekiro: Shadows Die Twice

Estas son las formas para desbloquear todos los desenlaces del juego

Sekiro Todos los finales

El nuevo título de FromSoftware nos transporta hasta el Japón feudal con una historia llena de espectaculares combates, técnicas ninja y un sinfín de muertes. Por ello, si queremos llegar hasta el final del juego, tendremos que aprender de nuestros errores y cada decisión que tomemos a lo largo de la aventura condicionará a descubrir uno de los cuatro finales disponibles actualmente.

Algunos de estos finales requieren actos u objetos muy específicos para desbloquearlo, pero la recompensa es gratificante. Cada final otorga un trofeo propio, así que si estás en busca del platino de Sekiro tendrás que pasarte el juego de todas las formas posibles.

Final 1 – Shura

Este es el más sencillo de todos. Al derrotar al Simio Guardián y al Mono Corrupto Brillante tendrás que volver al castillo Ashina. Arriba en el tejado te esperará el Gran Shinobi Búho, entonces tienes dos opciones: hacerle caso a él o a Kuro. Para conseguir este final deberás obedecer al Búho, lo que te llevará a entablar un par de enfrentamientos contra jefes finales.

Final 2 – Abandono de la inmortalidad

Este final parte de la anterior decisión: obedecer a Búho o ser leal a Kuro. Para desbloquear este final debes elegir la segunda opción, lo que nos dará acceso a la última zona del mundo de Sekiro y nos permitirá obtener el preciado trofeo.

Final 3 – Purificación

Este final es similar al de Shura, debes ir al tejado del castillo Ashina y hablar con el Búho y ponerte del lado de Kuro. Tras esta lucha, deberás seguir estos pasos:

  1. Visita la habitación de Isshin en el Castillo de Ashina y espía la conversación con Emma.
  2. Visita la habitación de Kuro y espíale
  3. Descansa en un ídolo y regresa con Emma para discutir sobre Kuro. Debes darle la razón a ella.
  4. Descansa otra vez y vuelve a hablar con ella.
  5. Viaja al ídolo Tumba Antigua, visita el cementerio de al lado y habla con Emma.
  6. Regresa al Templo Desolad, espía a Emma y al escultor desde la parte trasera de la vivienda.
  7. Habla con Emma para recibir la campana.

Con la campana podrás viajar a la segunda versión de la Hacienda Hirata. En ella podrás dirigirte a la zona final donde te tocará vencer a un viejo conocido para acceder al final de Purificación.

Final 4 – Retorno

Este es el final más complejo de todos, pero sin duda uno de los más satisfactorios. Para conseguirlo debemos hacer los mismos pasos que con el final Abandono de la inmortalidad, pero sin llegar a derrotar al jefe. Después, hay que visitar algunas de las serpientes que nos hemos ido encontrando durante la partida para obtener las dos Vísceras de Serpiente. Para conseguir la primera debemos matar a la Gran Serpiente, pero no tendremos que enfrentarnos a ella cara a cara. Al principio del Templo Senpo, hay una cometa atada a un mecanismo, debemos vencer por la espalda al enemigo más cercano y así activar el Ninjutsu del titiritero, seguir el camino, atacar la cometa y desencadenar un enfrentamiento con la Gran Serpiente para obtener una de las dos vísceras.

La segunda víscera requiere viajar hasta el ídolo del Valle Bodhisattva y dirigirse a la dirección opuesta donde se combate contra el Simio Guardián. En esta zona encontraremos una cueva donde se encuentra la otra Gran Serpiente. Desde aquí debemos seguir el sendero y desplazarnos hasta abajo por el lado izquierdo hasta que se vea la cabeza de la serpiente. Entonces, debes lanzar el Ninjutsu del titiritero en el mono para que distraiga a la serpiente, lo que nos permitirá entrar en la guarida y obtener el preciado objeto.

Sekiro: Shadows Die Twice ha sido uno de los lanzamientos más esperados para este año ganándose así el respeto de muchos jugadores, incluso algunos de estos han recreado el brazo mecánico del protagonista. En otros post te hemos enseñado cómo conseguir la dificultad especial en Sekiro y el número total de jefes que aparecen en el juego.

Jorge Torrijos

Periodista. Formo parte de esa minoría que se elegía el inicial de tipo planta.

Publicaciones relacionadas

Cerrar