Shadow of the Colossus, un clásico intemporal

Atención, este artículo contiene SPOILERS de Shadow of the Colossus.

Los recién llegados al mundo de los videojuegos tal vez solo conozcan al Team ICO por The Last Guardian, su más reciente obra de las tres que ha creado en sus poco más de veinte años de historia. Sí, a la compañía japonesa liderada por Fumito Ueda le gusta tomarse las cosas con calma, pero así les ha ido muy bien. Aunque la fundación del estudio se produjo en 1997, el primer videojuego no llegó hasta cuatro años después.

¿Su título? ICO, que da nombre a la propia compañía. Nos contaba una peculiar historia de un joven atrapado en un palacio que, por el camino se encontraba a otra presa a la que debía y quería liberar. El videojuego fue aclamado y bien recibido, pero no dejaba de ser una aventura de corte más o menos lineal en la que íbamos completando acertijos y fases de combate hasta llegar al final. Pero el siguiente juego lo cambió todo.

Ahora sí hablamos de Shadow of the Colossus, una obra maestra que fue considerada como tal prácticamente desde el momento de su lanzamiento, que se produjo otros cuatro años después, en octubre de 2005. Todo en el nuevo videojuego de Fumito Ueda recordaba a ICO, pero al mismo tiempo todo parecía diferente. Ahora éramos Wander, otro joven que cabalga hacia una tierra lejana y peligrosa para resucitar a su amada.

Aquella otra joven había perdido la vida en circunstancias conocidas, pero Wander quería hacer todo lo que estuviera en su mano para salvarla. Una voz poderosa, Dormin, nos daba la oportunidad de hacerlo: él la resucitaría si nosotros acabábamos con los dieciséis temibles colosos que poblaban aquella tierra sagrada. Sin más dilación, y en compañía de nuestro caballo Agro, nos disponíamos a cumplir era ardua misión.

La cosa en Shadow of the Colossus ya cambiaba. No era una aventura lineal, sino que nos metía de lleno en un gigantesco mundo abierto que, a diferencia del resto de los vistos hasta aquel momento, no estaba repleto de cosas que hacer. Era enorme, sí, pero solo lo era para aumentar nuestra sensación de soledad ante el peligro. Es cierto que por aquí y por allá podíamos encontrar tablas para guardar la partida o dar caza a unas lagartijas para incrementar nuestra barra de salud.

El camino desde un coloso a otro era bello, tranquilo, pero al mismo tiempo nos hacía reflexionar seriamente sobre lo que estábamos haciendo. ¿Acabar con dieciséis bestias que no hacen ninguna intención de acabar con nosotros hasta que nos adentramos en sus dominios para salvar a nuestra amada? Puede que mientras jugabas por primera vez te hicieras esa pregunta, pero nadie (o casi nadie) podía prever en qué acabaría todo.

Fumito Ueda nos brindaba el final más cruel y retorcido que nos haya proporcionado ningún juego del Team ICO, que en cierto modo siempre ha intentado ser complaciente. Shadow of the Colossus revolucionó también la forma de hacer videojuegos. En él hay algunos tintes de exploración, pero si nos fijamos bien el título no es más que una sucesión de enfrentamientos contra enormes jefes que, a priori, parecen indestructibles.

La obra maestra del Team ICO tiene una mecánica maravillosa: la de trepar. Todos los colosos tienen una parte peluda (o están completamente recubiertos de pelo, de hecho), por lo que Wander puede agarrarse y trepar por esas zonas. Gracias a ello podremos acceder a los puntos débiles de las bestias, en las que deberemos clavar nuestra espada o lanzar flechas para acabar con la vida de un coloso que puede fácilmente aplastarnos de un plumazo.

Todas las mecánicas jugables, toda la narrativa y todas las batallas se han mantenido inalterables en este remake que llega el 7 de febrero a PlayStation 4, pero Bluepoint Games ha hecho un magnífico trabajo de mejoría gráfica, ha incorporado algunas zonas novedosas a modo de guiño a otros juegos del Team ICO y ha añadido un Modo Foto alucinante que nos permitirá crear obras maestras de la forma más sencilla.

Shadow of the Colossus ya fue remasterizado para PlayStation 3 en el año 2011 junto a ICO, pero lo que llega a PlayStation 4 no tiene nada que ver con aquello. Nuevamente Bluepoint se ha encargado del que quizá haya sido su trabajo más concienzudo y profundo hasta la fecha. Pero todo ello podrás comprobarlo en el análisis que hoy mismo publicamos a través de la página web de AlfaBetaJuega.

Recuerda que Shadow of the Colossus Remake ya está a la venta en PlayStation 4 a un precio reducido y que supone el regreso de una de las grandes obras maestras intemporales de la industria del videojuego casi trece años después de su estreno oficial en PlayStation 2. ¿Vas a hacerte con el videojuego del Team ICO más renovado y mejorado que nunca? Cuéntanoslo a través de la caja de comentarios.

Publicaciones relacionadas

Cerrar