Silent Hill tiene algunos de los finales más extraños de todos los tiempos

Atención, este artículo contiene SPOILERS de Silent Hill.

Terminar un videojuego de forma correcta y satisfactoria es imprescindible para que esa obra se quede grabada en la mente de los jugadores. A lo largo de la historia del ocio electrónico nos hemos encontrado con todo tipo de situaciones: grandes juegos que tiraban por la borda un fenomenal trabajo por un mal final y juegos más reguleros que acababan por todo lo alto y nos hacían tener una extrañamente positiva perspectiva sobre ellos.

Hay otros que van más allá y nos permiten cosechar nuestro propio final dependiendo de las decisiones que hayamos tomado. En esa cara de la moneda se encuentra la legendaria saga de terror Silent Hill, que vive ahora los momentos más bajos de su historia. Ello, sin embargo, no empaña lo que fue a finales de los 90 y a principios de los 2000. Y es precisamente por ello que hoy queremos hablarte de sus finales.

No nos quedaremos con los finales buenos y malos de la saga, sino que nos centraremos en sus finales más surrealistas y casi cómicos, concretamente de la primera y segunda entrega de la franquicia. El Final UFO (u ovni) del primer Silent Hill cogió por sorpresa a todos los usuarios. Para activarlo sencillamente tenemos que hacer que Harry utilice el talismán en cinco lugares, siendo el último de ellos en lo alto del faro.

Al hacerlo un grupo de ovnis aparecerá en el cielo. Es entonces cuando el protagonista les pregunta si han visto a su hija, pero ellos responden derribándolo y llevándoselo con ellos. Lo cierto es que este final tiene poco de cómico y casi parece mucho más terrorífico que los “normales”. En Silent Hill 2 podemos acceder a dos finales del estilo pero solo en una segunda partida, por lo que aquí sí tenían ese aire más de broma.

El primero de estos finales humorísticos recibe el nombre de Dog (o perro, en castellano), pues lo que ocurre en él es que James descubre una habitación en la que un perro ha estado controlando todo lo que ha sucedido durante el videojuego a través de un panel de control. La palabra Dog al revés nos da God (Dios), por lo que este animal actúa como una especie de entidad divina omnisciente y omnipotente. Raro, raro…

El otro extraño final de Silent Hill 2 es una continuación del final UFO de la primera entrega, que se incorporó como parte de la versión extendida del juego. Lo más curioso de este final no es que James acabe secuestrado por los extraterrestres como ya le pasó a Harry, sino que es el propio Harry el que colabora con los alienígenas para llevarse también a James al planeta del que quiera que hayan venido esos seres extraterrestres.

Incluso tantos años después del comienzo de la saga Silent Hill es interesante seguir hablando de la obra de Konami, de la que muchos esperan que vuelva a ser lo que era o, al menos, que vuelva. Aunque tras la cancelación de Silent Hills está complicado. Si te ha gustado el artículo y quieres que hagamos más sobre Silent Hill no tienes más que hacérnoslo saber a través de la caja de comentarios para que lo tengamos en consideración.

Cerrar