Skyrim: El Dovahkiin existe en la vida real

Han pasado ya más de seis años desde que The Elder Scrolls V: Skyrim llegó a nuestras vidas y todavía no ha hecho ni un amago de desaparecer de ellas. Hay dos motivos para que esto haya ocurrido: el primero es que el videojuego de Bethesda es toda una obra maestra que ha quedado grabada en la memoria de los fans, mientras que el segundo es que la compañía norteamericana no ha dejado que caiga en el olvido de nadie.

En los últimos meses hemos recibido una Special Edition para PlayStation 4, Xbox One y PC, una nueva versión para Nintendo Switch e incluso una para realidad virtual a través del dispositivo PlayStation VR. Pero si hay algo mítico en Skyrim esos son sus dragones, a los que solo una persona puede derrotar. Es el llamado Dovahkiin, que en castellano se traduce Sangre de dragón y en inglés, Dragonborn. Aunque en realidad da igual cómo lo digas.

Se trata del único personaje de Skyrim capaz de derrotar de forma definitiva a un dragón, pues absorbe su alma. Es precisamente por ello que la figura del Dovahkiin tiene una gran importancia tanto en el videojuego como, en su día, en la promoción de la obra de Bethesda. Tanto es así que la compañía norteamericana inició una campaña publicitaria de lo más surrealista allá por el año 2011, cuando se lanzó Skyrim.

Esta promoción invitaba a cualquier persona del mundo a que llamaran a su hijo (o hija) Dovahkiin si nacía el 11 de noviembre de 2011 (11/11/11), la que era exactamente la fecha de lanzamiento del videojuego. Lejos de tomárselo a broma, unos padres llamados Eric y Megan hicieron caso a Bethesda y llamaron a su primogénito Dovahkiin Tom Kellermeyer, pues su nacimiento coincidió con la fecha de estreno de Skyrim.

Fue entonces cuando Bethesda hizo realidad su promesa para aquellos valientes padres que pusieran Dovahkiin a su hijo. El premio era merchandising exclusivo de Bethesda de por vida. Y así fue hasta el día de hoy, en el que Eric y Megan siguen recibiendo materiales y productos de la compañía de videojuegos por haber puesto un nombre que ayudó a la promoción de The Elder Scrolls V: Skyrim a finales del año 2011.

Ahora el pequeño Dovahkiin ya tiene seis años y será consciente de lo que su nombre significa. Puede que parezca ridículo, pero es un nombre que significa mucho para una gran cantidad de personas en todo el mundo, de modo que este joven puede considerarse afortunado. La suerte que tuvieron Eric y Megan es que The Elder Scrolls V: Skyrim acabó siendo una obra maestra venerada, pues de lo contrario sí habría sido un problema.

Pese a que han pasado más de seis años desde su lanzamiento, la grandeza de Skyrim nos recuerda que siempre hay historias que contar sobre este videojuego, ya sea algo que ocurre dentro de la ficción o algo que sucedió fuera de ella. Si te ha gustado el artículo te invitamos a que nos lo hagas saber a través de la caja de comentarios para que lo tengamos en consideración para futuros textos similares sobre el videojuego.

Publicaciones relacionadas

Cerrar