Skyrim oculta una reliquia daédrica que probablemente nunca pudiste encontrar

Si han pasado seis años desde el lanzamiento original de The Elder Scrolls V: Skyrim y el videojuego de Bethesda sigue siendo todo un éxito y constante tema de conversación para los amantes de los videojuegos será por algo. Su épica historia y su profundo lore son de esas cosas que no se olvidan, pero lo más impactante de toda la obra es la enorme cantidad de secretos y curiosidades que esconde y que ni siquiera conocías.

Puede que hayas jugado 300 horas a Skyrim en diversas partidas y creas haberlo visto todo, pero siempre hay algo nuevo capaz de sorprenderte por muchos años que hayan pasado. Hoy te queremos hablar de uno de esos secretos escondidos, uno que probablemente no conocieras. Nos referimos a la misión de los nombres olvidados, que no está marcada en el mapa y solo se puede activar siguiendo unos pasos muy concretos.

Se trata de una misión que debe activarse en una cueva oculta bajo el Colegio de Magia de Hibernalia, en la zona norte de Skyrim. Allí encontrarás unos guanteletes daédricos con una palabra daédrica grabada. Junto al artefacto misterioso encontrarás el informe de incidentes del lugar, en el que se explica que cuatro estudiantes del Colegio fallecieron intentando hacerse con la reliquia y que ahora yacen allí junto al artefacto.

También se indica que necesitamos cuatro anillos y la llave del investigador (que se encuentra en la zona) para poder hacernos con el guantelete. Todos los anillos se encuentran en una caja cerrada en el Arcaneum, que puedes abrir con la mencionada llave o forzando la cerradura, de nivel maestro. Los anillos correspondían a Katarina, Treoy, Balwen y Pithiken y hay que introducirlos en ese mismo orden que hemos indicado.

Cuando hayamos cumplimentado estos pasos se presentará ante nosotros Velehk Sain, el poseedor de ese guantelete daédrico. Nos informa de que el guantelete tenía el poder de mantenerle con vida en el mundo y reconoce el asesinato de los cuatro jóvenes estudiantes. Sin embargo, nos ofrece grandes riquezas a cambio de dejarle con vida. Si lo hacemos nos ofrecerá un mapa del tesoro que nos proporcionará mucho dinero.

No obstante también podemos intentar mandarle al Oblivion. En ese caso Velehk Sain se defenderá, como es lógico, y tratará de darnos muerte. Cuando acabemos con él no recibiremos más botín que el guantelete que custodiaba, pero probablemente sea la opción más sensata teniendo en cuenta que ese daedra es capaz de matar a cualquiera que entre en su santuario, como ya ha quedado demostrado con los cuatro estudiantes.

Como ves, The Elder Scrolls V: Skyrim siempre tiene algo nuevo que ofrecer sin importar el número de horas que le hayas dedicado, pues siempre podrá volver a sorprenderte. Si te ha gustado el artículo te invitamos a que nos lo hagas saber a través de la caja de comentarios para que lo tengamos en cuenta para futuros reportajes y podamos seguir hablándote del maravilloso Skyrim, que pronto llegará a Switch.

Cerrar