Skyrim y el secreto de su prisión más escondida

Hace casi seis años que The Elder Scrolls V: Skyrim llegó originalmente a nuestras vidas y la obra maestra de Bethesda sigue estando de actualidad gracias a sus futuros proyectos, entre los que se incluye la esperada versión para Nintendo Switch y la adaptación a dispositivos de realidad virtual como PlayStation VR. En AlfaBetaJuega somos grandes aficionados a este RPG de acción y nos gusta hablarte de él a menudo.

A lo largo de las semanas te hemos hablado sobre personajes secretos, misterios sobre el juego que siguen sin resolverse o de extrañas localizaciones que tan solo los más aventureros han conseguido encontrar. Lo que hoy te traemos forma parte del tercer grupo de los que acabamos de mencionar, pues queremos hablarte de una interesantísima localización que, incompresiblemente, no viene marcada en el mapa.

Nos estamos refiriendo a La Fresquera, una cueva situada en medio del hielo del mar de los Fantasmas y que está mucho más al norte de la ya gélida región de Hibernalia, donde se asienta el Colegio de Magia de Skyrim. Lejos de ser una cueva cualquiera, este lugar era la prisión de la mencionada ciudad, como podrían ser las mazmorras de Cuenca del Dragón en Carrera Blanca o cualquier otra cárcel del norteño país.

Esta cárcel está tan lejos de Hibernalia que, para que te hagas una idea, está todavía más lejana y al norte que el Puesto avanzado de Séptimo Signo al que debemos dirigirnos en alguna ocasión para poder avanzar en la historia principal de The Elder Scrolls V: Skyrim. Que La Fresquera es la prisión de Hibernalia no es una mera suposición, sino que si nos adentramos en su interior podremos verlo con nuestros propios ojos.

En el interior de La Fresquera podemos ver algunas jaulas con esqueletos dentro, lo que ya nos indica que el lugar fue abandonado con algunos presos todavía dentro y que nadie se molestó en sacarlos de allí una vez la prisión dejó de utilizarse, motivo que se desconoce. Custodiando la localización y los ingredientes que allí podemos encontrar hay un peligroso atronach de escarcha que nos puede complicar la vida si nos descuidamos.

Por si el exterior no fuera lo suficiente peliagudo por la gélida temperatura, también encontraremos alguna que otra dificultad para poder llegar a la zona no marcada en el mapa de La Fresquera. En los alrededores del lugar se encuentran otros tres atronach de escarcha y dos horkers. Si se nos juntan varias de estas criaturas podríamos pasarlo muy mal para poder llegar a acceder a la que un día fue la prisión de la decadente Hibernalia.

Como ves, tantísimos años después The Elder Scrolls V: Skyrim sigue teniendo grandes misterios y secretos que muchos no conocían pese a haber dedicado cientos de horas al videojuego de Bethesda. Esta ha sido otra curiosidad, pero hay muchas más. Si te ha gustado el artículo y quieres que hagamos más del estilo háznoslo saber a través de la caja de comentarios para que lo tengamos en cuenta para futuros reportajes y textos.

 

Cerrar