Skyrim y Fallout, ¿dos sagas en un mismo universo?

Cuando hablamos de Bethesda, son dos sagas las que siempre se proyectan automáticamente en nuestras cabezas, por un lado The Elder Scrolls y por otro, por supuesto, Fallout. La compañía lleva años forjando dos grandes iconos del rol y el mundo abierto con aventuras que han llevado a los jugadores desde los bosques y la fantasía medieval hasta los páramos y los yermos de un mundo postapocalíptico.

Dos franquicias que tienen en Skyrim y Fallout 4 dos entregas que representan a la perfección su espíritu y que, además, son las últimas en haber llegado a nuestras consolas y ordenadores. Todos hemos conocido ya al Sangre de Dragón y su mítico «FusRoDah», como también nos hemos enfundado en una armadura para saber qué ocurre con nuestro hijo tras una hecatombe nuclear que ha llevado a la humanidad a una situación inimaginable.

Nunca las habíamos planteado como franquicias relacionadas. A pesar de que ambas provienen de una misma matriz, Bethesda, sus creadores nunca han hecho que ambos lores estén conectado, ni tampoco han dado pie a que los jugadores especulen con una posible conexión. O al menos no lo habían hecho hasta ahora, y es que la cuarta entrega de Fallout esconde un secreto que apunta directamente a la quinta de The Elder Scrolls. De hecho, lo hace de tal forma que es imposible negar que ambas guardan relación y que, incluso, podrían tener lugar en un mismo mundo, solo que en épocas muy diferentes.

La culpa es de un easter egg de Fallout 4, uno que nos presenta ante un elemento aparecido también en la aventura de dragones y mazmorras y que, a todas luces, supone un guiño pensado para ubicar ambos mundos en un mismo universo. La tierra asolada por un desastre nuclear tuvo dragones sobrevolándola hace eones, ¿o puede que al revés?

Las plantas experimentales que véis sobre estas palabras son las protagonistas de este huevo de pascua introducido totalmente a propósito por Bethesda en Fallout 4. En el interior de uno de los complejos de investigación de la nave de la Hermandad de Hierro hay reunidos infinidad de animales, especímenes de todas clases y plantas sometidas a estudio para su modificación o aprovechamiento. En realidad, da igual el motivo por el que tengan todo eso ahí, porque lo realmente importante se encuentra en el nombre de una de las plantaciones que hay en este lugar.

En el juego postapocalíptico se las denomina como Plantas Experimentales. Cuentan con un pequeño resplandor y unas propiedades curativas que las hacen especialmente llamativas… y familiares. De hecho, su aspecto es idéntico al de la Raíz de Nirn tan popular en la saga Elder Scrolls. Aun así, si esto os parece razón insuficiente para promulgar esta conexión entre mundos, la cosa va incluso más allá.

Al consultar la información sobre esta extraña planta, el registro la tiene etiquetada con las letras «NRT» (NirnRooT) y su localización, según los datos mostrados, habla de aparición frecuente en las desembocaduras de los ríos. Todo el que haya jugado a Skyrim  o cualquier entrega de la saga, como incluso Elder Scrolls Online, sabrá que suelen aparecer en zonas con abundante agua, sean ríos o incluso lagos.

¿Un easter egg completamente aleatorio e inocente? Está claro que no. Los desarrolladores y diseñadores son muy recelosos con todo lo que conforma sus juegos, y la inclusión de un objeto así señala una clara unión entre The Elder Scrolls y Fallout que, además, es perfecta para construir un lore mucho más profundo y enriquecido. Otro nuevo debate con el que tratar de buscar más conexiones y tratar de explicar cómo el mundo de épica medieval llegó a sufrir una catástrofe nuclear, o incluso viceversa…

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar