Smaug, el temido dragón de la saga El Hobbit, se vuelve algo más dulce gracias a esta figura hecha de jengibre

No cabe duda de que Smaug es un ser muy querido entre los fans de El Hobbit. A pesar de su cruel naturaleza y más que temible aspecto, ha sido el protagonista, por ejemplo, de un late night junto a Stephen Colbert. Ahora la afición por este dragón vuelve y lo hace de una manera muy dulce: a través de jengibre.

Una artista polaca llamada Caroline Eriksson ha decidido elaborar una pequeña gran escultura de Smaug utilizando exclusivamente ese material. Le ha llevado un total de dos semanas poder finalizar este trabajo, incluyendo todas sus partes y numerosas escamas.

Cada fragmento ha sido horneado individualmente y se le ha sumado a la base utilizando sirope, que ha funcionado a modo de pegamento. Como adorno, se le ha añadido unos cuantos elementos que simulan la destrucción que el dragón ha dejado tras de sí.

Aunque suene fantástico leer sobre esta elaboración, resulta más fascinante comprobarlo con los ojos, por lo que os dejamos con la demostración de cómo se ha realizado:

Publicaciones relacionadas

Cerrar