Splinter Cell: Diez años de acción y espionaje

Hace diez años, veía la luz uno de los mejores juegos de espionaje y acción que hayan pasado por nuestras consolas: Splinter Cell. Un título duro, realista y de gran calidad técnica que instantáneamente se convirtió en uno de los grandes clásicos de la primera generación de ciento veintiocho bits.

Desde entonces, todos los aficionados a las aventuras hemos acompañado al invisible Sam Fisher en un título tras otros, y en multitud de plataformas. Prepárate para repasar con nosotros todo lo que han dado de sí estos diez años de lucha en la sombra.

Splinter Cell (2002)

El comienzo de la saga. En él conocíamos a Sam Fisher, un agente de la NSA que vuelve a la acción tras varios años de retiro. Además de por su gran dificultad, el juego destacaba por su elaborada historia, el cuidado diseño de sus misiones y el carisma de cada uno de sus personajes.

 

 

Pandora Tomorrow (2004)

Dos años después del original, esta secuela mejoró la jugabilidad, incluyó significativas novedades y apostó por un potente modo online. De nuevo el espionaje predominaba sobre la acción, convirtiendo a Sam Fisher en uno de los personajes más importantes del género.

 

 

Chaos Theory (2005)

Siguiendo con su planteamiento adulto y elaborado (cien por cien Tom Clancy), esta tercera entrega nos llevaba a Asia, con un peligroso conflicto entre todas las potencias de la zona. Por suerte, para la ocasión Fisher mejoró sus habilidades (presentando también movimientos y animaciones mejor realizados) y con el que posiblemente es el mejor diseño de niveles de la serie.

 

 

Essentials (2006)

Pese a tener una larga trayectoria también en portátiles, la franquicia no llegó a brillar en esta entrega para PSP. Es cierto que la aventura tenía una calidad aceptable, pero se mantuvo alejada de sus mejores momentos de sobremesa, sobre todo por sus problemas de cámara y de diseño. Aún así, suponía un interesante eslabón entre los capítulos anteriores y lo que estaba por venir.

 

 

Double Agent (2006)

Con el salto generacional, la serie presentó una nueva entrega, que ponía a Fisher entre la espada y la pared. En el trabajado argumento, debíamos de infiltrarnos en una banda terrorista y decidir de qué lado estábamos. Al final contábamos con varios finales diferentes.

 

 

Conviction (2010)

En esta última entrega lanzada (hasta la fecha), los responsables de la saga decidieron darle nuevos aires, con un desarrollo más enfocado a la acción (y más fácil, más accesible) y un estilo más oscuro. Su trepidante desarrollo y estilo cinematográfico gustó a muchos, aunque decepcionó a los más acérrimos seguidores de los primeros títulos. 

 

Blacklist (2012)

Despues de un pasado tumultuoso, Sam volverá a estar de parte de los buenos, en esta nueva aventura anunciada oficialmente y de la que ya sabemos bastante. Intentará tener un desarrollo más profundo de lo que hemos encontrado últimamente y tendremos que eliminar a los criminales más peligrosos (lista negra).

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar