Un streamer de Twitch se da un susto de muerte con una donación mientras juega a Man of Medan

Hay que escoger bien las alertas, y más cuando son tan terroríficas.

Dark Pictures Man of Medan Muerto

Supermassive Games se ha lanzado al terreno multiplataforma con toda una antología de terror. The Dark Pictures: Man of Medan es el primero de una serie de juegos que cogen el testigo de Until Dawn y que suman aspectos como el juego en cooperativo para sumergir a los jugadores. Una obra tensa y en la que el terror se apodera del jugador, hasta el punto de quedar totalmente aterrorizado. Una obra que facilita momentos como el protagonizado por el streamer KonviktTV, que se ha llevado un susto de muerte jugando a Man of Medan en directo.

Este conocido usuario de Twitch decidió emprender una partida cooperativa en directo con otra conocida como Bashley168. Tal y como cuentan en GameRant, la historia iba sobre ruedas para ambos, dentro de lo que cabe en un juego donde el miedo y el suspense son constantes; pero el momento clavé llegó cuando un espectador decidió donar 6,66 dólares. La alerta, protagonizada por la niña de El Exorcista, pilló por total sorpresa a Konvikt, dándole un susto que le obligó a dejar la partida durante un momento. Podéis verlo a continuación:

El momento más oportuno para la notificación más inoportuna. Con el afán de darle un toque más terrorífico a sus directos, este streamer tomó la decisión de coger un clip que, con las defensas bajas, puede dar un susto importante. Lo que no se esperaba era que se volviera en su contra, y más aún, que se usara en un momento tan adecuado como este.

Un golpe de efecto totalmente inesperado y que, seguro, ha hecho que se tome el resto del juego con algo más de calma. Esperamos que la próxima vez KonviktTV escoja mejor, o no, ya que, de no haber sido así, no habríamos visto este pequeño gran momento en Twitch con Man of Medan.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar