Super Mario 64 tenía una broma que trajo de cabeza a los jugadores

Super Mario 64 tenía una broma que trajo de cabeza a los jugadores

Super Mario 64 está reconocido como uno de los mejores juegos de todos los tiempos, y ciertamente uno de los mejores de este sistema. Sin embargo, llama la atención que, habiendo acompañado a su hermano a lo largo de entregas anteriores de su saga, el bueno de Luigi, el honesto pero gris Luigi, no hiciera acto de presencia en Super Mario 64. ¿O sí lo hizo? Una broma de los programadores consiguió traer de cabeza a la comunidad de usuarios y ponerles durante un tiempo a buscar fantasmas.

Gizmodo nos recuerda en un interesantísimo artículo aquella anécdota sucedida a finales de 1996, motiva por una estatua presente en el juego cuya placa, con texto muy pixelado, resultaba casi ilegible. Aún así, algunos veían el texto “Eternal Star”, pero otros leían todo lo claramente que podían “L Is Real 2401”. ¿L de Luigi? Tenía que ser la L de Luigi, qué iba a ser si no. Cuando se extendió el rumor, con brote de trucos falsos incluidos (hola, modo historia de Dragon Ball Z Super Butouden 3), hubo webs como N64.com o IGN que ofrecieron 100 dólares a quien diera con el fontanero desaparecido. Nadie reclamó la recompensa.

Porque, sencillamente, Luigi no estaba. Unas cartas que hace un mes rescataba Reddit confirman que lo de la estatua fue una broma de los programadores que fue seguida luego en The Legend of Zelda: Ocarina of Time, incluyendo el mismo objeto. Pero no significaba nada. Al menos Luigi puede consolarse sabiendo que pese a ser un anodino segundón, durante unos meses tuvo a jugadores buscándolo incansablemente. Aunque fuese por 100 dólares.

Publicaciones relacionadas

Cerrar