Super Mario ha hecho cosas tan terribles que podría no ser siempre el bueno

Si le preguntas a alguien que no sabe de videojuegos que te diga el primer juego que se le venga a la cabeza probablemente te diga algo de Super Mario. El ya exfontanero de Nintendo se ha convertido con el paso del tiempo en un auténtico icono y en el símbolo de la industria del ocio electrónico. A nadie debería caberle ninguna duda de que Mario siempre ha sido el bueno de las historias que ha protagonizado, pero tal vez no fuera así.

Y es que en muchos videojuegos el italiano bigotudo ha demostrado no ser tan buen tipo como podría parecer en un principio. La familia de Donkey Kong lo ha descubierto experimentándolo por sí misma. Una vez que Mario rescató a Pauline en el Donkey Kong original encerró al simio en una jaula. Hasta ahí todo parece adecuado, pues otros animales que han cometido actos atroces no han tenido tanto suerte como tuvo Donkey.

Sin embargo, en el videojuego Donkey Kong Jr. la cosa empieza a ponerse turbia. Como el lógico, el hijo de Donkey quiere rescatar a su padre de las garras de Mario y poder vivir pacíficamente con él. No obstante, el exfontanero ha preparado trampas eléctricas, cepos para oso, pájaros asesinos y todo lo que te puedas imaginar para dificultarle la tarea a Júnior. Una vez que lo consigue todo se reinicia y Mario está dispuesto a poner las cosas todavía más difíciles.

Cuando Donkey reaparece en Donkey Kong Country como Cranky Kong es un viejo amargado. Podríamos considerar que es cosa de la vejez, pero tal vez las torturas a las que le sometió Mario también hayan tenido que ver. No obstante, en lo de torturar psicológicamente a villanos Mario tiene mucha experiencia, pues Wario ha sido otro de sus objetivos más habituales. En Super Mario Land 2 le robó toda su fortuna, que era robada, así que no había demasiado problema.

Podríamos pensar que Mario la invertiría en ayudar a los desamparados, pero lo cierto es que vive en un gigantesco castillo. Nada mal para ser un fontanero. En Wario Land: Super Mario Land 3 la cosa cambia. Aquí, un arruinado Wario emprende un viaje para hacerse con una estatua de oro de la Princesa Peach, con la que pretende recuperarse de su desdicha. Una vez lo ha conseguido tras un duro camino algo desgraciado le ocurre.

Mario vuelve a aparecer y le arrebata la estatua sin ningún tipo de esfuerzo. Wario se vuelve a quedar en la estacada, arruinado y sin nada con lo que poder mantenerse. Mientras tanto, Mario acapara todas las riquezas del Reino Champiñón y las guarda todas en su enorme castillo. Todo ello nos hace pensar que siempre hay dos prismas para mirar una misma situación y que no siempre todo es lo que parece a simple vista.

Como ves, el pasado de Mario es peor de lo que podrías recordar y el ahora exfontanero de Nintendo no siempre ha sido el chico bueno que parecía que era. Hay muchas más curiosidades que contar sobre Super Mario, de modo que si te ha gustado el artículo y quieres que te acerquemos alguno más de este estilo tan solo debes hacérnoslo saber a través de la caja de comentarios y lo tendremos en cuenta para futuros textos similares.

Cerrar