Super Mario y su evolución a lo largo de la historia

La historia de Super Mario es la de Nintendo y estas, a su vez, son la historia del mundo de los videojuegos. Y es que para hablar del inicio de este mundillo y la popularización del ocio electrónico como fenómeno de masas hay que hablar obligatoriamente de la Gran N y de su personaje estrella, su buque insignia, el icono de la industria. Nos referimos, claro está, al fontanero italiano Super Mario.

Los tiempos han cambiado y el bueno de Mario ha sabido adaptarse a ellos. Modernizando su aspecto, incrementando el número y la variedad de mecánicas de juego y aterrizando en plataformas cada vez más potentes que le permitían pasar a un nuevo nivel (entiéndase el juego de palabras). Tras el desembarco de Miitomo y Pokémon GO, ahora es el fontanero creado por Shigeru Miyamoto el que llega a los dispositivos móviles en su salto más arriesgado hasta ahora.

Será dentro de dos días cuando Super Mario Run llegue a los sistemas iOS. Más tarde lo hará en Android, aunque de momento no hay fecha confirmada para ello. Lo que supondrá el videojuego tanto para el personaje como para Nintendo o la propia industria del ocio electrónico es imposible de adivinar. Lo que sí está claro, no obstante, es que Mario sigue en plena forma más de treinta años después de su creación.

A mediados de los años 70 la Gran N estaba decidida a irrumpir por la puerta grande en el mundillo de los videojuegos. Para ello intentaron por todos los medios hacerse con la licencia de Popeye, con el fin de adaptarlo. Finalmente no se consiguió y se optó por plasmar la idea de la serie de una forma diferente. El resultado fue Donkey Kong, Jumpman y Pauline en lugar de Brutus, Popeye y Olivia.

Como ya sabrás, ese Jumpman se convertiría en Mario en 1983, con el lanzamiento de Mario Bros. en máquinas recreativas y, más tarde, en NES y Atari 2600. Aquel era el comienzo de todo, pero el bueno del fontanero daría el salto definitivo a la fama con Super Mario Bros. en 1985. Concretamente lo haría él y toda la tropa que ha llegado hasta nuestros días, entre los que se incluyen Luigi, Peach, Bowser, Toad y muchos más.

Los personajes no serían los únicos que se harían populares gracias a Super Mario Bros., sino que también lo haría la estética, el diseño de niveles, la increíble e inolvidable banda sonora y, por supuesto, el género de las plataformas, que experimentó un boom sin precedentes. Todo ello no había hecho más que comenzar y el fontanero italiano y sus amigos volverían una y otra vez hasta convertirse en lo que son hoy.

La saga principal, bajo el nombre Super Mario, ha crecido de forma meteórica, dando como resultado obras tan reconocidas y emblemáticas como Super Mario Land, Super Mario World, Super Mario 64 o Super Mario Galaxy. Algunos de ellos son considerados como los mejores videojuegos de plataformas de la historia y no es para menos.

El año pasado, además, teníamos la fortuna de recibir Super Mario Maker, una obra que es la conjunción de todo lo anterior. Tenemos niveles de los Mario clásicos y también de los más modernos. Pero lo más importante es que Nintendo puso a nuestra disposición centenares de herramientas para que creáramos nuestros propios niveles, los compartiéramos y también jugáramos a los de otros usuarios.

Se trata del Super Mario definitivo, en el que todo es posible y podremos encontrar retos infinitos y hechos a nuestra justa medida. Este Super Mario Maker también ha llegado recientemente a Nintendo 3DS, por lo que es una buena opción si quieres iniciarte en el mundo del fontanero y sus amigos. De hecho, es probable que no necesites nada más tras jugar a este título.

Sin embargo, quedarnos en la saga principal (la de Super Mario) no solo sería una torpeza, sino que sería un error mayúsculo. Y es que el bueno de Mario ha tenido la fortuna de protagonizar otras obras que se han convertido en referentes en su género. El ejemplo más obvio es el de la saga Mario Kart. Es difícil mencionar un juego de karts que le pueda hacer sombra a esta subfranquicia (más allá de Crash Team Racing).

La gran variedad de circuitos, personajes elegibles u objetos que lanzarse y hacer todavía más caóticas las carreras no es nada comparado con la sensación de diversión de jugar a un Mario Kart con amigos. O, gracias a los avances tecnológicos, vía Internet con otros jugadores de cualquier parte del mundo. Mario Kart es otro gran éxito del fontanero.

Otra de las grandes disciplinas en las que ha triunfado Mario y su panda es en la de los juegos familiares y sociales y de carácter multijugador. En este caso nos referimos a la saga Mario Party, en la que cuatro competidores se enfrentan en un divertidísimo juego de tablero en el que deben conseguir más monedas que el resto gracias a llegar antes que el resto a un punto del tablero en particular o a vencer en alocados minijuegos que siempre consiguen poner patas arriba la partida.

Doctor Mario, Mario’s Picross, Paper Mario o las diversas participaciones de personajes de la franquicia en Super Smash Bros. son otras de las series que han conseguido que el nombre de Mario nunca caiga en el olvido y siga siendo un personaje de éxito más de treinta años después de su primera aparición. Super Mario Run es un paso importante para el fontanero, pero es sencillamente un nuevo paso que le permitirá agrandar, ampliar y hacer todavía más duradera su leyenda.

Cerrar