Surgen brutales acusaciones a Activision Blizzard por acoso y comportamiento sexista contra sus empleadas

Un nuevo escándalo de ambiente laboral abusivo contra las mujeres.

Un nuevo artículo de Bloomberg desvela que Activision Blizzard, responsables de juegos como OverWatch, Diablo o World of Warcraft, han sido demandados por acoso laboral y lo cultura de «chicos de fraternidad» en el que las empleadas sufren constantemente acoso sexual, desigualdad salarial y represalias, detalla la demanda presentada por el Departamento de Vivienda y Empleo Justo de California.

Una investigación de dos años llevada a cabo por el organismo estipula que la compañía discriminó a sus empleadas tanto en compensación y asignación, como en la promoción interna y las condiciones de despido. De igual manera, afirma que la dirección de la empresa fracasó a la hora de tomar medidas contra la desigualdad y el acoso. Las empleadas, un 20% del total de los trabajadores, habrían sufrido una «cultura generalizada en el lugar de trabajo de chicos de fraternidad», que incluye «recorridos de cubos», en los que los empleados masculinos «beben grandes cantidades de alcohol mientras se abren paso a través de varios cubículos en la oficina y, a menudo, se comportan de forma inapropiada con las empleadas«.

No queda ahí la cosa, ya que la agencia recoge también que empleados masculinos delegan trabajo en las mujeres mientras juegan a videojuegos, hacen bromas sexuales y hablan abiertamente de temas como la violación. Varias de estas empleadas aseguran haber sido descartadas para promociones internas por miedo a que se quedasen embarazadas, haber sido reprendidas por ir a buscar a sus hijos a la guardería o ser expulsadas de salas de lactancia para que otros compañeros pudieran mantener una reunión.

La demanda recoge también dos casos concretos. Mientras que el primero relata las declaraciones de una desarrolladora de World of Warcraft donde asegura que los empleados y supervisores los golpeaban, hacían comentarios despectivos sobre la violación y, de lo contrario, se involucraban en comportamientos degradantes, el segundo cuenta el caso de una empleada que se quitó la vida durante un viaje de negocios con su supervisor. Esta empleada había sido víctima de un intenso acoso sexual, incluso se habrían difundido imágenes suyas donde aparecía desnuda a través de un grupo de vacaciones de la empresa.

Por su parte, Activision Blizzard no ha dudado en desmentior estas acusaciones, asegurando que se trata de una etaopa ya cerrada dentro del estudio. “Valoramos la diversidad y nos esforzamos por fomentar un lugar de trabajo que ofrezca inclusión para todos. No hay lugar en nuestra empresa o industria, ni en ninguna industria, para la conducta sexual inapropiada o el acoso de ningún tipo ”, dijo un portavoz. “Nos tomamos en serio todas las acusaciones e investigamos todas las denuncias. En los casos relacionados con la mala conducta, se tomaron medidas para abordar el problema «.

Aún así, la compañía no termina de hacerse responsable del todo y tira algunos valones fuera. “El DFEH incluye descripciones distorsionadas, y en muchos casos falsas, del pasado de Blizzard. Hemos sido extremadamente cooperativos con el DFEH a lo largo de su investigación, incluso proporcionándoles datos extensos y amplia documentación, pero se negaron a informarnos qué problemas percibían”, continuó el comunicado. «La imagen que pinta DFEH no es el lugar de trabajo de Blizzard de hoy», dijo la compañía.

Desgraciadamente, estos casos de acoso laboral y sexual hacia las mujeres en su entorno de trabajo se repiten en algunos de los más grandes estudios de desarrollo de la industria, como CD Projekt RED, o Ubisoft, aunque los actos citados por esta demanda hacia Activision Blizzard podrían ser, fácilmente, los más abusivos de los últimos tiempos.

Luis Avilés

Periodista de profesión y jugador de vocación. Me he criado con una consola entre las manos y me esfuerzo día a día en convertir mi hobby en una forma de vida.
Cerrar