Surgen nuevos detalles del turbulento desarrollo de Cyberpunk 2077

Desvelan numerosos problemas de gestión dentro del equipo polaco.

El lanzamiento de Cyberpunk 2077 ha sido uno de los más polémicos de los últimos años, debido a numerosos problemas técnicos, sobre todo en consolas, y una actitud desastrosa por parte de CD Projekt. Poco más de un mes después de su lanzamiento, continúan llegando historias sobre su desarrollo y los problemas de gestión interna dentro del equipo polaco.

El pasado 13 de enero, el CEO de CD Projekt RED, Marcin Iwinski, publicó un comunicado en las redes sociales de la compañía donde asumía la responsabilidad de los errores, pidió disculpas y compartió la hoja de ruta de actualizaciones y contenidos para 2021. Iwinski aseguró que buena parte del retraso del juego se debió a los intentos por mejorar la versión para las consolas de anterior generación (PS4 y Xbox One), aunque esta afirmación choca con el último reportaje de Bloomberg. Una fue interna anónima asegura a Jason Schreier que la compañía tenbía la intención de poner a la venta el juego antes de la llegada de las consolas de nueva generación para poder «volver a lanzar» una versión de próxima generación unos meses después.

Pero no acaba ahí la cosa, esta fuente revela muchos más detalles del desarrollo de Cyberpunk 2077, como el hecho de que la producción no empezó hasta finales de 2016 o que se utiliza un nuevo motor gráfico que estaba siendo desarrollado a la par que el juego, algo que también se comentó de Halo Infinite en reportes similares. En 2016 también tomó el control Adam Badowski como director del juego y exigió numerosos cambios que originaron choques internos y la renuncia de varios cargos.

CD Projekt llegó a doblar su personal para el desarrollo del juego, pero sin una dirección clara, originó numerosos equipos desorganizados. De igual manera, la gestión del juego se ocupó más de la parte del marketing que del desarrollo en sí, comenta el artículo de Schreier, y eran plenamente consciente de sus problamas. Desmintiendo así las palabras de Iwinski. Llegaron a falsear la demo del E3 2018 en una etapa en la que aún se encontraban definiendo el código y las mecánicas del juego.

Cuando se anunció la fecha de lanzamiento para 2020, todo el mundo sabía que al juego le faltaban aún meses o años de desarrollo. Legó a pensar que era una broma y se retrasaría a 2022, asegura la fuente de Schereir, pero no. Conforme se fue acercando la fecha límite, la compañía borró silenciosamente su promesa de no hacer crunch a sus trabajadores. Aunque no había la obligación de hacer horas extra, comenta la fuente, muchos sentían la presión interna por realizar jornadas de hasta 13 horas de trabajo diario y aún así, no fue suficiente.

Uno de los trabajadores de CD Projekt RED compara este caso con Anthem, el juego de Bioware que también contó con un difícil desarrollo por desorganización, falta de liderazgo y choque de intereses. Como se venía rumoreando desde hace unas semanas, este error podría ser incluso más grave de lo esperado y desembocar en una posible venta de CD Projekt RED.

Luis Avilés

Periodista de profesión y jugador de vocación. Me he criado con una consola entre las manos y me esfuerzo día a día en convertir mi hobby en una forma de vida.
Cerrar