Take Two envía investigadores a la casa de un youtuber por las filtraciones de Borderlands 3

El youtuber ha estado varias semanas fuera de las redes.

Portada de Borderlands 3

Tras dos semanas sin noticias de un conocido youtuber, ha reaparecido por sorpresa con un vídeo donde explica que su ausencia se ha debido a que Take-Two, compañía de la que es subsidiaria 2K Games, había bloqueado su canal por diversas denuncias de violación de contenido y había enviado investigadores a su casa para aclarar una serie de filtraciones referidas al inminente Borderlands 3.

«La acción que hemos tomado es el resultado de una investigación de 10 meses y un historial de este creador que se beneficia de romper nuestras políticas, filtrar información confidencial sobre nuestro producto e infringir nuestros derechos de autor«, dijo un representante de 2K Games en un comunicado que hemos podido leer vía Kotaku. «No solo fueron muchas de sus acciones ilegales, sino que también tuvieron un impacto negativo en las experiencias de otros creadores de contenido y nuestros fans en anticipación del juego».

2K Games no revela qué tipo de infracciones legales en concreto rompió Matt “SupMatto” Somers, pero es evidente que manejaba información sensible antes de que se hiciese oficial. Aunque lleva desde 2015 publicando simples partidas y curiosidades de la serie Borderlands, fue uno de los principales canales de «filtraciones» y «rumores» sobre Borderlands 3 que revelaron detalles sobre los 4 nuevos personajes jugables, el nuevo tipo de daño por radiación o la existencia de un DLC que conectaría la historia del segundo y tercer juego, entre otras cosas.

Somers explica que el pasado 25 de julio varios investigadores llegaron a su domicilio de Nueva Jersey y lo cuestionaron en nombre de Take-Two, con sede en Nueva York. Asegura que le preguntaron sobre la procedencia de la información sensible que manejaba, como la nueva rareza de color arcoiris del último DLC de Borderlands 2. Tras su marcha, comenta que encontró en LinkedIn vínculos entre el grupo privado de investigación y Take-Two.

Explica que, al igual que otros yotubers, consiguió esa información debido a un error de los encargados de publicitar y promocionar Borderlands 3. Por un descuido en un vídeo promocional, los dataminers dieron con una cuenta de Twitch que en su código guardaba información de la extensión oficial de Borderlands 3 y gran parte de detalles jugables del shooter, como los nuevos árboles de habilidades.

Su canal de Discord fue cerrado de manera repentina por una falsa acusación y el consiguiente bloqueo por parte de la compañía por estar «involucrado en la venta, promoción o distribución de trucos, hacks o cuentas crackeadas», asegura Somers.

Somers no ha hecho más declaraciones al respecto con los medios de comunicación, pero los representantes de 2K Games aseguran que su versión de la historia es «incompleta y falsa por momentos». «Take-Two y 2K toman muy en serio la seguridad y la confidencialidad de los secretos comerciales», y agrega que la compañía «tomará las medidas necesarias para defenderse contra fugas e infracciones de nuestra propiedad intelectual que no solo afectan potencialmente a nuestros negocios y socios, pero más importantes es que afecte negativamente las experiencias de nuestros fans y clientes».

A raíz de este asunto, Somers comenzó una campaña de boicot a Borderlands 3 en las redes sociales bajo el hashtag #BoycottBorderlands3 que rápidamente se hizo viral.

Luis Avilés

Periodista de profesión y jugador de vocación. Me he criado con una consola entre las manos y me esfuerzo día a día en convertir mi hobby en una forma de vida.

Publicaciones relacionadas

Cerrar