¡Tarzán cumple cien años! Te proponemos celebrarlo haciendo el mono con estos videojuegos

Hay personajes que no necesitan presentación. Y el mítico Tarzán es uno de ellos. Él es la historia personificada de una vieja leyenda: el niño que es abandonado en la selva y criado con los monos. Un ser salvaje que se siente más cómodo entre las fieras salvajes que con los propios seres humanos. Un argumento, ya decimos, que ha inspirado a multitud de creadores a lo largo de los siglos, y que ha tenido en Tarzán su mayor exponente.

¿Quién no conoce al inseparable compañero de Chita? Creado hace más de cien años, Tarzán ha protagonizado películas, cómics e inspirado infinidad de obras de la más diversa índole. Y también en los videojuegos ha tenido su poso cultural, cómo no, directa o indirectamente. Al fin y al cabo, ¿en cuántas aventuras ambientadas en la selva no hemos esperado, de un momento a otro, escuchar su característico grito o ver al mismísimo rey de los monos saltando de liana en liana?

Tarzán

En el año 2000, Disney adaptó las aventuras de Tarzán en una de sus entrañables películas de dibujos animados. Y como suele ocurrir, también tuvo su propio videojuego. Una aventura de plataformas bastante entretenida y dinámica, que vio la luz en PlayStation y Game Boy, entre otros sistemas. Un juego sencillo, pero que supo hacer suyo el clásico desarrollo horizontal de toda la vida.

Tarzan Freeride

Debido al éxito del primer juego del personaje, Disney lanzó pocos años después del estreno de su película un nuevo juego de Tarzán. En este caso un título de acrobacias deportivas que vio la luz en PlayStation 3 y GameCube. La crítica no lo valoró muy positivamente, aunque estuviese claramente enfocado a los más pequeños de la casa.

Pitfall

Este clásico entre clásicos, uno de los mejores juegos de Atari 2600, nos hacía saltar de liana en liana cual Tarzán. Y también evitar cocodrilos, esquivar troncos y demás peligros selváticos. Fue un gran bombazo en su momento, e incluso tuvo una ambiciosa secuela. También ha tenido versiones modernas (como una destacable de dieciséis bits), aunque ninguna logró alcanzar la popularidad del original.

 

 

Uncharted: El Tesoro de Drake

También en la época moderna existen juegos ambientados en la selva, como el propio Uncharted. Una saga donde los tesoros milenarios escondidos en lo más remoto de Sudamérica nos han llevado a disfrutar de lo mismo. Además, ¿nadie ha visto un cierto parecido entre Jane, la clásica novia de Tarzán, y Elena Fisher?

Tomb Raider

Y claro, hablar de Uncharted es hablar de Tomb Raider. La arqueóloga Lara Croft no fue criada por los monos, pero bien podría haber sido así viendo los saltos que se gasta. En su primer juego nos perdíamos en lo más profundo de México, y hasta encontrábamos dinosaurios. El nuevo Tomb Raider, que ya hemos podido probar en profundidad, también tendrá sus selvas. Faltaba más.

El Libro de la Selva

¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? En este caso los lobos. Porque El Libro de la Selva, la selección de cuentos que también inspiraron la película de Disney, sirvió de influencia a la primera novela del propio Tarzán. Las aventuras animadas de Mowgli y compañía también nos llevaron a lo más profundo de la selva en la época de los ocho y dieciséis bits, en forma de divertidos plataformas.

Donkey Kong Country

Pero si un videojuego merecería estar en el trono de aventuras selváticas y con monos, ese sería sin duda la saga Donkey Kong Country. Un título que ha dado muchas alegrías a los usuarios de Nintendo, incluyendo en el brillante Donkey Kong Country Returns de Wii.

Estos son algunos de nuestros juegos favoritos para hacer el mono cual Tarzán. ¿Cuáles son los vuestros, socios?

Publicaciones relacionadas

Cerrar