Tencent, propietaria de League of Legends, factura más que Sony y Microsoft

Todos conocemos al estudio que hay detrás del gigantesco League of Legends, Riot Games; pero pocos conocen realmente a la compañía que hay detrás de todo. Tras el telón de este exitoso MOBA se mueve una firma china que está convirtiéndose en todo un tita´n de la industria del videojuego. Tencent, nombre de esta compañía, está demostrando su fuerte presencia con unas cifras de facturación realmente mareantes.

Y tal es su crecimiento que en 2017 ha cosechado unos números que echan la pierna por encima de otros referentes como Sony, Activision Blizzard, Microsoft o incluso Apple en lo referente a los videojuegos. Unas estadísticas recogidas por Statista, grupo especializado en el estudio de datos de mercado, recogen las 10 empresas que más han facturado gracias a los videojuegos este año, y Tencent lidera con 6.291 millones de euros.

El gráfico, que podéis ver bajo estas líneas, señala a Sony como la segunda en cuanto a ventas, con un amplio margen por debajo de la firma china. La casa de PlayStation 4 ha facturado 3.640 millones en lo que va de año y, tras ella, la siguiente ha sido el binomio Activison Blizzard, con 2.864 millones de euros.

Uno de los grandísimos motivos de las cifras cosechadas por esta compañía asiática es su expansión en el mercado de los videojuegos. Tencent posee acciones en Epic Games, la citada Activision Blizzard, Riot Games e incluso SuperCell (Clash Royale). Esta diversificación ha conllevado a la posesión de un 13% del mercado de videojuegos global, obteniendo a consecuencia unos resultados tan sorprendentes como los que podemos ver en el estudio lanzado por Statista.

Y no parece que vayan a parar. La firma sigue creciendo, lanzando nuevos productos y afianzando los ya existente, como Arena of Valor, además de buscando nuevos estudios en los que dejar su firma para dar forma a un potente conglomerado en la industria del videojuego. ¿Hasta dónde llegará?

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar